Arona

La obra del paseo de Las Galletas empezará de forma “inmediata”

Subtítulo: HelveticaNeue LightCond 18 ptos/20a dos líneas Subtítulo: HelveticaNeue LightCond 18 ptos/20a dosSubtítulo: HelveticaNeue LightCond 18 ptos/20a dos líne

El vicepresidente del Cabildo y consejero insular de Carreteras, Enrique Arriaga, confirmó ayer el comienzo “inmediato” de las obras en el paseo marítimo de Las Galletas y anunció que los trabajos durarán un mes.
El fuerte oleaje provocó el pasado 20 de agosto el hundimiento parcial de la avenida peatonal, frente al muelle, al resultar dañado el muro de contención, lo que llevó al Ayuntamiento de Arona a convertir la TF-66 en una vía de una sola dirección de entrada a Las Galletas.

“Tenemos que actuar con celeridad para evitar que las mareas vivas continúen descarnando los elementos estructurales del sistema de contención y se hunda la vía por completo”, manifestó Arriaga, que considera prioritario dar estabilidad a la vía, al igual que completar el relleno de la zona de carretera que se desplomó. Para ello, el Cabildo ha decretado la emergencia de las obras.

El director insular de Carreteras, Tomás Félix García, indicó que para garantizar la seguridad de los trabajos, que previsiblemente comenzarán antes del próximo fin de semana, será necesario realizar cortes puntuales en la vía y circular con tráfico alternativo. “Es fundamental cumplir estrictamente los tiempos de fraguado y cimentación”, subrayó. El presupuesto para esta actuación de emergencia es de 178.873 euros y su finalización se prevé en 30 días.

Preocupación

El Ayuntamiento de Arona transmitió la semana pasada al Cabildo su preocupación ante la posibilidad de que las obras se solapen con el inicio del curso escolar, previsto para la próxima semana, un extremo que será inevitable y que obligará al Ayuntamiento a reorganizar el tráfico en Las Galletas y en la vía que comunica con El Fraile. También la Asociación de Vecinos de Las Galletas ha expresado su inquietud por los plazos de los trabajos y su repercusión en la economía de los comercios, en plena temporada de verano, por lo que pide la “máxima celeridad” en la ejecución de la obra.