santa cruz

San Andrés recuerda con un mural a ‘Andresito’, su vecino más especial

La Asociación de Vecinos El Pescador ha logrado recaudar fondos para homenajear, con un mural de Sabotaje al Montaje, a Andrés Domínguez Baute, la persona más querida del pueblo
Imagen del mural homenaje a Andrés, vecino de San Andrés. Fran Pallero

Hay personas que son especiales, que brillan de una manera distinta al resto y que dejan una huella imborrable. Es el caso de Andrés Domínguez Baute, conocido como Andresito, el vecino más carismático y querido que ha tenido el pueblo de San Andrés, en Santa Cruz de Tenerife.

Andrés nació el 26 de enero de 1962. Tenía Síndrome de Down. Falleció el 27 de diciembre de 2019, con 56 años. Muchos más de los que los médicos habían pronosticado. Durante este tiempo, le robó el corazón a todos sus vecinos, que lo recuerdan con muchísimo cariño.

Luzma Miranda, una de sus sobrinas, cuenta a DIARIO DE AVISOS que Andrés “era una persona muy feliz y un ser especial, muy cariñoso con todo el mundo. Era la vida del pueblo. Tenía su murga y todas las generaciones de niños salieron con él. En las procesiones de Semana Santa siempre estaba junto a la banda de música o junto al santo, y en las hogueras de San Juan iba a buscar madera. Y siempre estaba cantando. La música era su mundo. Lo recuerdan con el micrófono en mano, y con la ventana y la puerta abiertas para que todos le escucharan. Le encantaban las fiestas y las verbenas, y cuando venían las orquestas, él se subía con ellas al escenario.

Además, le llevaban la misma camisa que lucían los componentes y él disfrutaba muchísimo”.
Recuerda que durante sus últimos años de vida padeció Alzheimer, pero que “aún se mostraba feliz”. Cuando Andrés murió, “dejó un vacío enorme. En el pueblo nunca había habido un entierro tan multitudinario como el de mi tío. Vino el alcalde de Santa Cruz y hasta Pepe Benavente, al que Andrés admiraba mucho. Era su cantante favorito”.

Por todo esto, la Asociación de Vecinos El Pescador, a través de su proyecto Vistamos San Andrés de 1.000 colores, se ha movilizado y, desde el pasado mes de abril, ha recaudado dinero con huchas y mediante sorteos para hacerle un homenaje; un gran mural con su imagen, en una de las calles del pueblo.

El encargado de pintar este mural, en una de las paredes más visibles de San Andrés, cedida por los vecinos, en la Calle La Torre, es Matías Matas, de Sabotaje al Montaje, un artista urbano canario con muchísimos años de trayectoria a sus espaldas pintando paredes, muros y fachadas por todo el mundo.
Matías comenzó la obra el lunes y tiene previsto acabarla mañana. “Son 11 metros de alto y unos seis metros de ancho”, explica. Un mural “pintado en escala de grises, con unas 12 tonalidades”.

Para el artista, se trata de “un mural muy especial”, porque disfruta “retratando a los personajes ilustres y queridos que nos llenan de alegría en los pueblos y barrios. Andrés era una persona muy querida y eso se nota. Se ha acercado mucha gente. Todos han abrazado el proyecto y todos me están ayudando muchísimo”.
Un homenaje con el que la familia y los vecinos de Andrés se sienten orgullosos y con el que harán que su recuerdo sea imborrable.

TE RECOMENDAMOS