Santa Cruz

Servicios Públicos inicia el programa piloto para salvar a los laureles de indias enfermos

Dos árboles de la Rambla de Santa Cruz y uno más de la avenida Reyes Católicos recibirán un aporte extra de agua a sus raíces a través de "chimeneas" que se instalarán en el paseo central

Servicios Públicos ha iniciado la señalización de los puntos en los que se instalarán las chimeneas de riego. / Fran Pallero

El área de Servicios Públicos ha puesto en marcha el proyecto piloto con el que se pretende comprobar si un aporte hídrico extra a los laureles de Indias de la ciudad, que se encuentran en peor estado, es capaz de frenar su decaimiento y muerte, tal y como recomendó el experto arborista contratado por el Ayuntamiento de Santa Cruz, Josep Selga, que apuntó a la falta de agua como el principal problema de los árboles enfermos. Así lo confirmó a DIARIO DE AVISOS el edil del área, Guillermo Díaz Guerra, quien detalló que se trata de la instalación de un punto de agua adicional que se enganchará al sistema de riego con el que se surtirá las “chimeneas” por donde se inyectará el agua al subsuelo.

Como explicaba el experto a este periódico el pasado mes de mayo, “lo que proponemos es hacer una prueba con tres ejemplares en distintos puntos de la Rambla y de la avenida de Reyes Católicos, a los que proporcionaremos un aporte hídrico extraordinario, pero no en la zona del alcorque, sino en lo que es el pavimento del paseo; lo que nos interesa es potenciar las raíces finas, absorbentes, que están metidas debajo del pavimento”.

Ya se ha comenzado a señalizar los puntos en los que se va a intervenir y que se corresponden con el ficus que está a la altura del número 122 de la Ramblas (el tercero contando desde la calle San Martín); el árbol frente al número 155 (el decimosegundo desde el inicio de la Rambla); y el laurel de la avenida Reyes Católico, a la altura del número 6. Cada uno de los puntos irá vallado y con una cartelería que explicará el trabajo que se está realizando.

Según detallaba Selga “si somos capaces de generar nueva formación de raíz debajo del pavimento, probablemente el árbol tendrá más sistema radicado absorbente, por lo tanto, tendrá más capacidad de recoger el agua que necesita”. A diferencia de lo que se pueda creer, en este caso, el de los laureles de Indias, es más importante regarlos con un gran caudal y con menos frecuencia que al revés. “De lo que se trata es de darles un aporte de agua importante durante un periodo de tiempo”. Así, durante seis meses, en los tres ejemplares elegidos se perforará el pavimento haciendo lo que Selga denomina chimenas. “A través de ellas haremos el aporte de agua. Si la respuesta es positiva, que esperemos que sí, entonces ya se tomarán medidas para todo el arbolado, medidas que afectarán a los pavimentos y que habrá que diseñar con una previsión de cara al futuro”, concluyó.