crisis migratoria

Las llegadas de migrantes en patera han aumentado un 114% este año

Más de 13.000 personas y 340 embarcaciones han alcanzado las costas de las Islas en lo que va de 2021, con 3.863 arribadas en el último mes, un fuerte incremento respecto a agosto

La llegadas de migrantes por vía marítima a las Islas aumentó un 114% en los primeros nueve meses del año. Así lo refleja el balance del Ministerio del Interior publicado ayer, donde se contabilizan 13.118 migrantes en 340 pateras y cayucos. En septiembre hubo 3.863 llegadas en 97 embarcaciones.

Las cifras de septiembre muestran un nuevo repunte en el flujo de pateras hacia las Islas, ya que suponen 2.139 inmigrantes más que los que se habían contabilizado en agosto: 1.724. Un proceso similar al que están experimentando la Península y Baleares, a donde llegaron 4.245 personas el pasado mes, 2.462 más que en agosto. En Baleares, cerca de la isla de Cabrera, fueron rescatados ayer 14 migrantes a los que se dio por muertos en un inicio. Mientras, en la ruta canaria, 50 migrantes subsaharianos que viajaban en cayuco fueron trasladados ayer por Salvamento Marítimo al Muelle de La Restinga, todos en aparente buen estado de salud.

El aumento de la presión migratoria llevó ayer a Nueva Canarias, partido que forma parte del Gobierno autónomo y apoya al Ejecutivo central, a pedir al Estado planes de cotingencia para “evitar reproducir una acogida indigna y reprobable” como la que sufrieron cientos de migrantes el año pasado en el Muelle de Arguineguín, aseguró su portavoz en el Parlamento canario, Luis Campos.

Nueva Canarias está especialmente preocupada por la isla de Lanzarote, donde se ha vuelto a ver “de nuevo” a personas ubicadas en una nave industrial improvisada, durmiendo en colchonetas a ras del suelo y con escasos baños portátiles. Según Campos, es “muy preocupante” que el Estado “no responda a la dignidad con la que toda persona debe ser tratada”. Para el portavoz nacionalista, esta situación “no es admisible”. También pidió reforzar el Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) con el que se detectan las llegadas de pateras al litoral canario y permite salvar vidas. En Lanzarote está pendiente de instalación un radar, a pesar de que se compró un aparato y lleva varios años guardado.

Campos también se quejó ayer de las derivaciones, que consideró “insuficientes”, especialmente en el caso de los menores, pues hay 2.443 en las Islas y el Gobierno autónomo se ha tenido que hacer cargo de su tutela. “No podemos seguir respondiendo solos”, dijo.

TE RECOMENDAMOS