Norte

Las tablas recuperan las calles de Icod y La Guancha por San Andrés pero con limitaciones

El alcalde icodense apuesta por acompañar la tradición con normas que garanticen la seguridad sanitaria, como la prohibición de instalar kioscos y asaderos en la vía pública

Los jóvenes no dudan en tirarse con su tabla de las empinadas calles de la Ciudad del Drago. Sergio Méndez

Atrás quedó 2020, el año en que Icod de los Vinos y La Guancha se quedaron sin poder celebrar una de las fiestas más esperadas: el arrastre de las tablas por las empinadas calles de los municipios donde San Andrés y la apertura de las bodegas es una tradición que se mantiene viva y que congrega a cientos de personas cada año, miles en la Ciudad del Drago.

A excepción de San Juan de la Rambla, que decidió no volver a autorizarla por precaución ante el aumento de casos por COVID-19, los otros dos municipios de la Comarca han apostado por recuperar la calle para vivir esta fiesta. En la Ciudad del Drago solo se disfrutará los días 29 y 30 de noviembre, en la víspera y festividad de Santo, mientras que en La Guancha se extenderá cuatro días, dado que comenzará este fin de semana junto con la gran fiesta de los vinos y tapas en la plaza de la Iglesia, con aforo limitado y en la que participarán una nutrida representación de bodegas de las denominaciones de origen Ycoden Daute Isora e Islas Canarias.

“Tras la celebración de la Junta Local de Seguridad y del Consejo Escolar, se analizó la posibilidad de acompañar desde el Ayuntamiento esta fiesta que organiza el pueblo pero se ha entendido que era positivo establecer una serie de limitaciones que garanticen la seguridad sanitaria”, señala el alcalde icodense, Francis González.

Para ello, ha dictado un bando de Alcaldía para defender que San Andrés se pueda celebrar este año en el que se establece que se favorecerá el arrastre los días lunes y martes, lejos del fin de semana, cerrando e iluminando las calles e instalando las gomas al final de la calzada que sirven para amortiguar los duros golpes de los pilotos que hacen temblar al público.

En vías específicas, como El Plano, la preferida de los más jóvenes por su elevada pendiente, se establecerá un aforo limitado, que aseguren el distanciamiento social y el uso obligatorio de mascarillas, controlado por los efectivos de la Policía Local, Protección Civil y agentes de seguridad privada, confirma el alcalde.

Las calle Los Franceses, San Sebastián y El Sol también tienen sus planes específicos con una serie de medidas específicas y en todas ellas el bando prohibe instalar asaderos y puestos de perritos calientes y venta de castañas y vino nuevo con música. “Este año lo que cabe es defender la tradición, por eso pedimos que el consumo de los productos tradicionales de nuestra gastronomía se haga dentro de los ambientes protocolizados de la restauración y no de forma popular y espontánea como antaño”, recalca el mandatario.

Francis González no teme que la situación se descontrole. Hasta el miércoles solo había siete casos activos en el municipio en el que además, se desarrollaron actos en el marco de las Fiestas del Cristo y no hubo ningún inconveniente. Aún así, pide prodencia y que se cumplan las normas sanitarias y los criterios establecidos en el bando.

En La Guancha, una veintena de calles quedarán cerradas al tráfico en el casco (La Palmita, El Agua, El Sol, La Caldera, Los Alfareros, La Hoya de Arcos, Las Colmenitas, El Pinalete, San Antonio, Lanzarote, Icod de los Vinos y El Risco), Santo Domingo (La Mayorina, San Felipe y Las Sabinas) y en Santa Catalina (Cañada Baja y Paseo El Parque).

Unos más, otros menos, lo importante es que este año las tablas recuperan las calles y los vecinos podrán gritar, más fuerte que nunca: “Viva San Andrés”.