la palma

‘Fuego eterno’, la nueva ‘rareza’ que ha expulsado el volcán de La Palma

Ya en la Antigua Roma se estudiaba este material tan curioso encontrado por científicos estos días

Aunque la erupción ya se ha dado por terminada, el volcán de La Palma no deja de sorprendernos cada día. Si primero fueron la olivina, luego los puntos fumarólicos, las nuevas playas de arena negra, y luego el azufre líquido o sólido y sus colores, maravilla ahora la ‘rareza’ del ‘fuego eterno’. Este peculiar material que se ha descubierto tiene una explicación científica y ha sido ahora sacado a la luz por el Instituto Geológico y Minero de España (IGME).

En concreto, el romántico nombre de ‘fuego eterno’ es lo que se conoce como ‘almohatre‘, que no es otra cosa que lo que los expertos conocen como ‘sales de amonio‘. Para que se entienda mejor, los científicos del IGME apuntan que las sales de amonio se forman por la sublimación alrededor de fumarolas volcánicas y ha sido hallado sobre las coladas de la erupción del volcán de La Palma.

La expresión almohatre es una palabra antigua que en química se usa para designar a una variedad de sal que se obtiene a una sustancia orgánica nitrogenada y compuesto por los ácidos clorhídrico y amoníaco.

Ya en la Antigua Roma, esta composición química fue estudiada por el romano Plinio el Viejo, que se preguntó en su libro ‘Historia Natural’ por los orígenes de esta sal, que hoy vemos que puede configurarse por la sublimación alrededor de fumarolas volcánicas como ha ocurrido en La Palma.

Por otro lado, en La Palma también ha sorprendido un árbol que ha sobrevivido a la lava en Las Manchas o, por ejemplo, la aparición de “puntos fumarólicos”, que son extraños círculos que aparecen junto al volcán. Fue el vulcanólogo Rubén López, del Instituto de Geografía Nacional (IGN), quien enseñó imágenes de estos extraños círculos y explicó que se debe “a la emisión de gases y a la condensación, la ceniza se apelmaza y no la arrastra el viento”.

Además, tras la destrucción del volcán, el terreno comienza a ganar riqueza gracias a los materiales expulsados y que llegan del interior de la tierra. Así, científicos del Centro de Investigaciones Científicas (CSIC) captaron hace semanas cómo se han formado las primeras playas de arena en la nueva fajana generada al llegar la lava del volcán de La Palma al mar.

También llamó la atención el hecho de que un equipo de científicos del Instituto de Volcanología de Canarias (Involcan) que accedió a uno de los cráteres del volcán para realizar medidas y muestreo de los gases encontraran distintos colores que llaman la atención: rojo y amarillo son los pigmentos que tiñen el interior del volcán de La Palma. Pero…¿a qué se deben estos colores? Pues a los distintos tipos de estado en los que puede encontrarse el azufre, sólido o líquido.

A la espera estamos de averiguar cuál será la nueva curiosidad que nos dejará el volcán de La Palma que, seguramente, no dejará de sorprendernos aunque haya cesado la erupción.

TE RECOMENDAMOS