erupción en la palma

Los voluntarios crecen por las crisis volcánica y de la COVID

Más de 4.600 personas solidarias se han incorporado a Cruz Roja para desarrollar diversas tareas altruistas, que hoy cobran valor en el Día Internacional del Voluntariado
Cruz Roja en Canarias cuenta con más de 19.600 personas voluntarias. F.P.

El voluntariado aumentó por las crisis volcánica y del coronavirus en Canarias. En el Día Internacional del Voluntariado que se conmemora hoy, se pone en valor la gran importancia de su labor para la sociedad. En el caso de Cruz Roja, el voluntariado es la base fundamental, es el que permite que se desarrollen miles de proyectos que cada día dan respuesta a las necesidades a millones de personas en todo el país.

Solo en el plan Cruz Roja Responde, nacido de la necesidad de resolver los problemas sociales derivados de la crisis de la COVID-19, más de 3.800 personas voluntarias de toda Canarias (75.000 en el territorio nacional) han dado ya respuesta a 169.782 personas, el 55,5% son mujeres, en más de un millón de atenciones diferentes. Son solo una parte del músculo de Cruz Roja, formado por 19.624 personas voluntarias en la actualidad en Canarias (más de 250.000 en todo el territorio nacional).

Por otro lado, hay que destacar la labor altruista y el esfuerzo realizado por los más de 400 voluntarios y voluntarias que están participando en el dispositivo desplegado para dar respuesta a la emergencia por la erupción del volcán en Cumbre Vieja, ayudando a las personas afectadas, tanto en primera línea de la emergencia como en la asistencia social.

Una parte de este voluntariado ya formaba parte de Cruz Roja, pero otros se han sumado (aproximadamente un 21%) para apoyar este despliegue humanitario, que lleva operativo más de 70 días, realizando labores de asistencia social y entrega de ayudas, atención y traslado de evacuados, gestión de albergue y alojamiento a las personas realojadas, servicios de apoyo sanitario, colaboración en limpieza de tejados, coordinación logística en el operativo con el resto de intervinientes, apoyo y acompañamiento psicosocial, distribución de mantas y kits de higiene entre los realojados, tareas administrativas, etc.

Además de ello, cabe añadir, la importante labor del voluntariado en la crisis migratoria, tanto en la atención humanitaria a pie de costa como en la acogida posterior de las personas en extrema vulnerabilidad que llegan a Canarias en la mayor crisis migratoria casi sin precedentes.

Así como dan continuidad a los proyectos que desarrolla la Cruz Roja en Canarias en las diferentes áreas de Inclusión Social, Socorros, Empleo, Educación, Salud, Medio Ambiente y Actividad Internacional, gracias al voluntariado y dirigidos a la población más necesitada.

El número de personas voluntarias en la Institución ha ido en aumento en los dos últimos años: en 2020, se registraron 17.822 voluntarios y voluntarias en la Organización, lo que supone un incremento del 19 por ciento respecto al año anterior. A fecha actual, esta cifra asciende a 19.624, el 10% por ciento más que el año anterior y el 31 por ciento más respecto al año 2019. Esto supone que en estos dos últimos, marcados por la pandemia y emergencias como la del volcán y la crisis migratoria, se han incorporado 4.605 nuevos voluntarios y voluntarias a Cruz Roja en Canarias.

Los voluntarios se han volcado con los afectados en La Palma. DA


“Queremos rendir homenaje a todas las personas voluntarias que cada día hacen que podamos continuar respondiendo a las necesidades de las personas en situación de vulnerabilidad, y mejorar sus entorno”, destacan desde el área de Voluntariado de Cruz Roja, “creemos que este incremento está relacionado con el carácter solidario de la población, y la confianza que les genera ayudar a otras personas”.

Cáritas en La Palma

Por su parte, Cáritas Diocesana de Tenerife cuenta con un millar de voluntarios y voluntarias que, con su entrega y dedicación, construyen a una sociedad más justa y humana. El voluntariado es quien desarrolla la acción y el protagonista de prácticamente todos sus proyectos. Durante estos meses duros, a raíz de los efectos negativos de la erupción del volcán Cumbre Vieja, ha estado cerca de los damnificados, acompañando, escuchando, consolando y atendiendo de forma directa a más de 120 familias y unos 400 damnificados, la mayor parte perdió su vivienda o fue desalojada.

La ONCE supera 100.000 servicios a personas ciegas y con baja visión

El Servicio de Voluntariado de la ONCE superó los 100.000 servicios prestados a personas ciegas o con baja visión, lo que pone de manifiesto la especial importancia de voluntarios y voluntarias en estos tiempos. De hecho, una parte relevante de estas prestaciones se ha realizado en el marco del programa de acompañamiento telefónico, fundamental en unos meses marcados por la COVID-19, pero también en otros apoyos, como el acompañamiento presencial para realizar gestiones o acceder a lugares desconocidos o poco accesibles, la ayuda para practicar deporte y otras actividades de ocio o el uso de tecnología y apps .

TE RECOMENDAMOS