los realejos

Manuel Domínguez (PP): “Sigo sin entender a CC, que parece un partido populista que se mueve al son de la ola electoral”

Alcalde de Los Realejos y presidente del PP de Tenerife
Manuel Domínguez, alcalde de Los Realejos y presidente del PP de Tenerife. Sergio Méndez

Hay pocos políticos que pueden presumir de haber formado parte de todas las administraciones, desde el Ayuntamiento hasta las Cortes y al mismo tiempo, que esta trayectoria haya sido paralela a su carrera política interna. Manuel Domínguez es uno de ellos. Empezó siendo concejal en su municipio natal, Los Realejos, tanto en el Gobierno como en la oposición, y éste es su tercer mandato como alcalde, los tres con mayoría absoluta, cargo que compatibiliza con el Parlamento de Canarias. Fue diputado en Madrid y consejero del Cabildo de Tenerife, cuya lista encabezó en las elecciones de 2015. En lo que respecta al PP es el presidente insular desde 2011 y a partir de enero lo será a nivel regional, un cargo orgánico que le permitirá probar suerte en un nuevo reto político: convertirse en el próximo presidente de Canarias.


-Finalmente resultó ser el favorito para liderar la dirección regional del PP. ¿Le costó mucho o fue fácil tomar la decisión?
“No es fácil tomar la decisión porque hay que evaluarla con la familia y analizar los pro y los contra en cuanto a que la responsabilidad es mucho mayor y además, Canarias es un territorio difícil, muy fregmentado. La situación era ilusionante desde un primer momento pero es una decisión muy meditada”.


-La actual presidenta, María Australia Navarro, anunció a finales de noviembre que renunciaba a presidir el partido y la celebración en enero de un congreso tranquilo que favorezca un cambio tranquilo, una imagen muy diferente a la que están dando Ayuzo y Almeida en la Comunidad de Madrid…
“La verdad es que Australia ha sido un ejemplo y por eso he dicho en los últimos días que los partidos necesitamos a muchas María Australia porque al final, ella ha tomado una decisión voluntaria que lo que ha permitido es el desarrollo de un congreso con absoluta normalidad, que es lo que yo siempre he deseado. Cuando los partidos creamos esos conflictos internos al final la herida nunca acaba de sangrar y siempre hay dolor en torno a ella y no es necesario, porque todos estamos confluyendo bajo las mismas siglas políticas en un mismo proyecto y no hay necesidad de que existan problemas como los que vivimos en esta tierra el pasado congreso. Por lo tanto, aplaudo la actitud de Australia y celebro que todavía queden personas con esa calidad humana”.


-¿Es partidario también de celebrar un congreso para elegir el nuevo presidente insular del PP o que continúe una gestora con el actual secretario, Emilio Navarro, al frente?
“Soy partidario de celebrar un congreso. Además, estoy convencido de que en Tenerife no habrá problemas para hacerlo porque el partido tiene salud interna y está cohesionado y preparado para ese momento”.


-¿Podrá compatibilizar este nuevo cargo político con la Alcaldía justo en un año preelectoral?
“Es verdad que no va a ser fácil porque al final, como dije antes estamos hablando de Canarias, un territorio fragmentado que exige estar volando constantemente. Pero es un cargo público con otro orgánico que siempre he sido capaz de compatibilizar y veremos con el paso del tiempo cómo irá desarrollándose todo y cuál es la decisión que toma el partido a nivel nacional respecto a las próximas elecciones”.


-¿Eso significa que será el candidato a la presidencia del Gobierno de Canarias en 2023?
“Es una decisión que tiene que tomar el comité electoral nacional. No hay una norma estricta al respecto pero normalmente el presidente autonómico concurre como candidato a la presidencia del Gobierno. Yo he asumido este reto casi pensando en estos dos objetivos, el primero es consensuar, cohesionar y dar músculo al partido de manera interna para luego afrontar unas elecciones con base en 2023”.


-¿Qué pasaría si el PP se convierte en la segunda fuerza política en Canarias? ¿Pactaría un gobierno con CC?
“Hay que esperar a que los ciudadanos tomen la decisión y ver en qué lugar nos colocan. El PP no puede partir con una línea preconcebida ni líneas rojas porque es un absurdo. Desde mi punto de vista hay que estar abierto al diálogo, a los acuerdos globales y parciales porque normalmente se habla de los primeros pero también hay que tener en cuenta los segundos. En este sentido, el PP en el que yo creo y el que me gustaría confeccionar es un partido de diálogo, de entendimiento y colaboración”.


-Usted ha estado de la mano de CC con algunos proyectos y en otros no, como el puerto de Fonsalía. En un momento se dio a entender que había un pacto “soterrado” que seguía la línea del PP del Madrid. ¿Eso es así?
“Existen muchos ejemplos que demuestran que no es así y Fonsalía puede ser uno de ellos. Sigo sin entender el posicionamiento de CC, casi se convierte en un partido de extrema, absolutamente populista. Es el que promueve el proyecto y lleva a cabo obras como las carreteras de acceso y luego se baja del barco de manera inesperada e injustificada, pero cada uno sabe lo que hace desde su formación política. Yo entiendo que no vale eso de ir en función de las olas electorales y CC juega a eso, se va moviendo hacia un lado y hacia otro. Por lo tanto, ellos sabrán hacia donde quieren ir. El PP tiene que ser un partido recto, serio, que pueda mirar de frente, con ideas firmes, algunas seguro que serán equivocadas e intentaremos corregirlas, pero sin titubear ni dar bandazos”.


-¿Y pactaría con Vox en caso de ser necesario para conseguir la presidencia? Según las encuestas, en 2022 entraría como nueva fuerza política en el Gobierno de Canarias…
“Hay que esperar a ver dónde nos colocan los ciudadanos. Estoy convencido de que la ciudadanía con el paso del tiempo se irá dando cuenta que los populismos nacen para crear problemas no para solucionarlos. Y un claro ejemplo es el área social del Gobierno de Canarias, en manos de Podemos, que va de mal en peor cuando ciertamente era su bandera. Ellos hablaban de que lo iban a solucionar todo y es la peor de las áreas que se está gestionando actualmente”.


-¿Y al PSOE también lo incluye dentro del populismo?
“El PSOE que yo siempre he conocido no lo podría definir como un partido populista e incluso es un partido necesario para la democracia de este país. Es verdad que actualmente lo veo un poco desdibujado, prácticamente porque su líder, Pedro Sánchez, es una persona que hoy dice una cosa y mañana hace exactamente lo contrario. No es el partido socialista que a mí me gustaría que hubiese en España, por lo tanto, se me antoja difícil que sea un partido o una persona de fiar que al final lidera un partido necesario para este país”.


-¿Y si el candidato vuelve a ser Ángel Víctor Torres?
“Ángel Víctor me ha demostrado con el paso del tiempo que es un hombre bastante marioneta y sumiso de Pedro Sánchez y que en ningún momento antepone los intereses de Canarias a los de su propia formación política y a los de su líder. En este caso, merecería que tuviéramos una conversación mucho más profunda porque si ciertamente las directrices vienen marcadas por ese liderazgo nacional, de poco podemos hablar. Pero no descarto en ningún momento que podamos tener conversaciones globales o parciales, porque soy de los que creen en el diálogo y en los acuerdos y éstos no siempre son del todo o nada”.


-En las últimas semanas ha sido muy crítico con el futuro muelle deportivo y pesquero del Puerto de la Cruz ¿Se ha quedado estancado otra vez este proyecto?
“Empezando por la Alcaldía y terminando por el Gobierno de Canarias creo que no interesa. Es un proyecto que está dormido, en el que no veo visos de activación y en este sentido es una pena. Lo he dicho en el Parlamento de Canarias y en la sobremesa, el puerto es la piedra angular que necesita el Norte para reactivarse. Soy un convencido de que el día que se coloque la primera piedra, como la bolsa, el Norte de Tenerife crecerá sustancialmente. Decía el otro día el consejero que las competencias son del Cabildo pero que él entendía que debieran ser del Gobierno de Canarias y yo también lo entiendo así, pero ahora mismo, si las tiene el Cabildo, que lleve a cabo el proyecto. Lo que no podemos hacer es estar peleando por cuál es la administración competente. En cualquier caso, no veo voluntad por parte de ninguna de las dos por sacarlo adelante porque no creen en él y no son capaces de decirlo públicamente, por eso han dejado pasar el tiempo”.


-¿Considera que hay un trato a favor con el de Fonsalía?
“Creo que lo que no hay es un planteamiento genérico en Tenerife sino parches que se van desarrollando en función de ocurrencias y eso es malo, porque cuando empiezas a analizar la situación, nadie te da respuestas, sea en materia de puertos o de carreteras. De repente se empieza a hablar del puerto de Fonsalía porque un día se me ocurrió llevar una Proposición No de Ley al Parlamento de Canarias y saltó la alarma en todos lados. Pero si no lo hubiese hecho, ese puerto se hubiera quedado también durmiendo el sueño de los justos y Tenerife no tendría una planificación portuaria de desarrollo futuro. Este gobierno sigue viviendo de espaldas al mar, algo que es un error porque nos brinda oportunidades únicas”.


-¿Se prometió mucho solucionar los atascos de la Autopista del Norte (TF-5) y se hizo muy poco, o se está en el buen camino?
“No se está haciendo absolutamente nada al respecto. No veo ningún movimiento que me invite a pensar que hay solución a este problema porque sigo sin entender a quién no le interesa que no se solucione. Llevo mucho tiempo diciendo, por activa y por pasiva, que lo de la TF-5 no es un problema de llegar antes o después sino un problema de salud, de despoblación, de desempleo y familiar. Y aquí parece que a nadie le interesa poner sobre la mesa las soluciones”.


-¿No se le exige mucho al actual gobierno que lleva dos años cuando otros gobernaron más de cuatro décadas y no lo pudieron solucionar?
“Es cierto que este gobierno lleva dos años pero el PSOE en particular y unos viceconsejeros, en concreto, llevan once años al frente de áreas como Obras Públicas en el Gobierno de Canarias. Por lo tanto, no puede decir que no tenga responsabilidades al respecto, porque parece que a veces se olvidan ellos mismos que gobernaron los últimos ocho años con CC y que llevan casi tres al frente de este gobierno, con lo cual, tiempo han tenido para presentar soluciones en asuntos de tanta importancia como éste”.


-¿Es partidario de que haya cabalgata de Reyes?
“Soy partidario de que las haya como se organizaron el pasado año en Los Realejos. Se demostró que eran seguras, factibles y que elevó exponencialmente la ilusión de niños y niños, por eso espero que se puedan volver a repetir del mismo modo, sin paradas y con Sus Majestades saludando desde los vehículos al público que estaba por las calles, ya que desde las propias casas se podía ver el paso de los reyes”.


-¿Y de la celebración de los Carnavales?
“Habría que esperar un poco a ver los índices de contagio llegado ese momento. Quizás sería demasiado arriesgado celebrar los Carnavales como los entendemos, pero todavía estamos muy lejos porque la pandemia da bandazos muy rápido y planificar a dos meses vista es mucho tiempo: En este momento hay que ser prudentes y esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos”.

TE RECOMENDAMOS