sucesos

El sospechoso de la muerte de una vecina de Guaza declarará hoy ante la jueza

Su padre, primero en llegar al lugar de los hechos, sostiene que la víctima no sangraba y tenía espuma en la boca, explica el abogado
José Corsino García, abogado del presunto agresor. DA

La Guardia Civil practicó ayer por la mañana un registro en la vivienda familiar de Adrián, el joven de 21 años acusado de acabar con la vida, presuntamente, de Dácil, vecina de Guaza que residía en la calle San Silvestre, en la madrugada del martes. Varios agentes del Instituto Armado se llevaron diversos objetos del sospechoso, entre ellos varias prendas de vestir para su análisis, según pudo saber este periódico.

José Corsino García, abogado designado por la familia del supuesto agresor, indicó a este periódico que hasta media tarde de ayer no se había encontrado el objeto punzante que buscan los agentes, presumiblemente un destornillador. “No se sabe si existe o no existe porque no aparece por ningún sitio”, remarcó Corsino, que recordó que la distancia entre la vivienda de su cliente y la de la víctima apenas le separa una calle.

Según su versión, el padre del presunto agresor le comentó que salió detrás de su hijo y que la víctima, de 62 años, murió en sus brazos. “Cuando se dieron cuenta de que se había escapado fueron detrás, pero no dio tiempo, fue cuestión de minutos”, indicó. También le comentó que no se percató de que la fallecida sangrara, pero sí observó espuma en su boca. Acto seguido avisó a la Guardia Civil.

Antecedentes psquiátricos

Adrián, que cuenta con antecedentes psiquiátricos y ha intentado suicidarse, según explicó Corsino, prestará declaración hoy ante el Juzgado de Instrucción Número 2 (aunque cuando se produjeron los hechos estaba de guardia el Juzgado Número 1). También declararán en calidad de testigos sus padres y su único hermano.

El suceso, que deparó en las horas posteriores momentos de gran tensión entre miembros de ambas familias, ha causado una gran consternación en el núcleo aronero de Guaza, junto a la autopista TF-1. “Aquí no se habla de otra cosa”, confirmó ayer un vecino de la zona.

TE RECOMENDAMOS