sanidad

Fiebre, tos y dificultad para respirar, los síntomas más frecuentes de flurona

La convivencia de coronavirus e influenza no denota, de por sí, una mayor gravedad, indican los expertos
Canarias vuelve a superar el medio millar de contagios diarios de COVID-19. EP
Fiebre, tos y dificultad para respirar, los síntomas más frecuentes de flurona

Como ocurre con cada nueva variante, la flurona –infección de COVID y gripe a la vez– no se escapa a la incógnita sobre su impacto. Lo cierto es que, por el momento, la convivencia de coronavirus e influenza no denota, de por sí, una mayor gravedad.

Rafael Cantón, jefe del Servicio de Microbiología en el Hospital Universitario Ramón y Cajal, explica que, aparte de las complicaciones que puedan surgir a nivel respiratorio por otras comorbilidades, lo que ocurre cuando se da una coinfección como flurona es que “predomina la agresividad de uno de ellos”. Ahora, con la expansión de la variante ómicron, mucho más leve que otras anteriores, el doctor asegura que es “una situación particular” que hay que estudiar.

Gemma Craywinckel, directora del Servei Català de la Salut, puntualiza que, lejos de crear alarma, se trata de “casos esporádicos” y con una sintomatología que no comporta gravedad, al menos de momento. De igual modo, la paciente israelí que hizo saltar las alarmas en el país tampoco presentaba síntomas graves.

Una revisión de 11 estudios con un total de 79 pacientes con covid-19 y gripe publicada en junio de 2021 (antes de la expansión de ómicron) subrayaba que la fiebre, la tos y la dificultad para respirar fueron los síntomas más frecuentes de flurona. Además, se señalaba que el oseltamivir y la hidroxicloroquina fueron los fármacos más utilizados en aquellos que requirieron hospitalización. Los autores señalan que aunque la coinfección parece no comportar mayor gravedad en los pacientes, “no se puede ignorar su importancia, especialmente en personas de alto riesgo y en ancianos”.

Cantón recuerda que si bien preocupa esta convivencia de dos virus, hay otra cuestión -en su opinión- que comporta mayor preocupación. Y es que igual que se puede dar una convivencia entre dos virus, también ocurre entre virus y bacterias. De hecho, asegura que, desde el principio de la pandemia, ha habido pacientes que ingresan con coronavirus y tienen una coinfección por una bacteria. “No es infrecuente encontrar un caso de covid con neumonía por esceptococo, por ejemplo”, asegura el doctor.

Así las cosas, como también se señala en los estudios publicados hasta el momento, la convivencia del coronavirus y la influenza en los pacientes es un campo amplio por estudiar. Sobre todo, porque la aparición de nuevas variantes de covid con sintomatología variable pueden cambiar las reglas del juego.

TE RECOMENDAMOS