sociedad

Lara, la canaria que vende dibujos para pagar la operación de su perra fallecida

La joven tenía 10 años cuando Luna llegó a su vida para ayudarle a salir de la depresión en la que estaba sumida por el acoso escolar que sufría: "Vino para salvarme y ahora no sé qué hacer sin ella"
Lara, la canaria que vende dibujos para pagar la operación de su perra fallecida. | DA

A Lara, de 20 años, le salvó la vida Luna literalmente. Tenía 10 años cuando le regalaron a la perra que, poco a poco, consiguió que saliera de la depresión en la que estaba sumida. “Por aquel entonces sufría acoso escolar, se me caía el pelo y necesitaba cariño”, cuenta en una conversación telefónica mantenida con DIARIO DE AVISOS la vecina de Vecindario, en la isla de Gran Canaria, quien reconoce de forma entrecortada y sin apenas poder terminar la frase que llegó a intentar suicidarse.

Sin embargo, la vida es a veces tan cruda que solo queda tratar de ser resilientes. Lara comenzó a notar comportamientos extraños en su mascota desde hacía unas semanas. “Vomitaba un líquido espumoso que no me gustaba nada y, a pesar de que su centro de veterinaria habitual me recomendó que le cambiara el pienso, decidí pedir una segunda opinión”, explica la joven que, para su sorpresa, descubrió en una ecografía que Luna tenía en el estómago “un cuerpo extraño” que resultó ser “tres bolas enormes de pelo”, dada la tendencia del can a lamer continuamente el suelo.

Lara, de niña y Luna, de cachorra. | DA

Los expertos propusieron a Lara intervenir a la perra ipso facto, pero tal apremio suponía abonar casi 600 euros más. Cantidad con la que no contaba la afectada, por lo que prefirió esperar al día siguiente, concretamente este jueves, para operar al animal aun siendo consciente de la gravedad de su situación. El coste del tratamiento ha supuesto para la grancanaria un total de 1.055 euros, que decidió financiar, pidiendo ayuda económica en redes sociales.

Pese a que estudia el Grado de Educación Primaria, Lara disfruta dibujando bocetos digitales a raíz de retratos. Un suceso trágico en su familia animó a la futura docente a rescatar una afición que creía olvidada y que, debido a la costosa intervención de Luna a la que debía hacerle frente de forma inminente, promocionó sin reparos a través de su cuenta en Instagram denominado Arte desde la esquina. “Lo hago de forma digital y el precio de las láminas es a voluntad de cada persona hasta que consiga reunir el dinero que necesito para la clínica veterinaria”, declara la joven, que admite haber recibido “muchas peticiones”.

Aunque lo que Lara jamás imaginó fue que el fallecimiento de su salvadora le sorprendiera en medio de una vorágine de pedidos y buenos deseos. Luna murió durante la tarde de este jueves por un paro cardiaco tras haber sido intervenida. El próximo mes de agosto iba a cumplir 12 años y desde cachorra se había convertido en un apoyo incondicional para Lara. “Ella sabía perfectamente cuando me encontraba mal y se colocaba a mi lado para que la abrazara; lo más doloroso para mí es pensar en que Luna llegó a mi vida para salvarme y ahora no sé qué hacer sin ella”, asegura con la voz entrecortada.

La grancanaria, que continúa solicitando colaboración en internet mediante sus trazos, agradece la labor llevada a cabo por el equipo de veterinarios que luchó hasta el último momento por ayudar a su fiel compañera y, en un anhelo de esperanza, desea que Luna, allá donde esté, “pueda seguir jugando con otros perritos”.

TE RECOMENDAMOS