la laguna

Recomiendan realizar una “conservación preventiva” de la escultura de Anchieta

La Fundación valora en un informe que no detecta “un grave deterioro” en el estado de la estatua, pero sí daños “por la exposición a una atmósfera urbana” y “el poco cuidado que se ha tenido” de la obra

La Fundación Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio (Cicop) recomienda que se realice “una conservación preventiva para la escultura” dedicada a San José de Anchieta, situada en la actualidad en la rotonda del mismo nombre ubicada en la entrada de La Laguna, y que “no presenta un grave deterioro en su estado de conservación”, aunque sí diversos daños “por la exposición de la obra a una atmósfera urbana sometida a una exposición directa al tráfico rodado” y “el poco cuidado que se ha tenido sobre la escultura”.

Así se recoge en un estudio realizado por la Fundación Cicop, a petición del alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, sobre el estado de la escultura, y se exponen los motivos que aconsejan un cambio de ubicación de la obra. El alcalde había anunciado, en el transcurso del Pleno del pasado jueves, que ya se contaba con este informe, en el que la Fundación Cicop “nos invita al Ayuntamiento a llevar a cabo una mejora de la estatua por las circunstancias en las que se encuentra, producto de la erosión por tantos años en esta rotonda”, afirmó.

En concreto, en dicho estudio se explica que “la estructura general de la obra no presenta un grave deterioro en su estado de conservación, ya que superficialmente no se encuentra comprometida físicamente; no obstante, sí presenta una gran cantidad de corrosión por cloruros debido a la reacción del SO2 atmosférico que se oxida a SO3 reaccionando rápidamente con el agua para formar ácido sulfúrico”.

Además, “la ubicación de la obra en el acceso al centro histórico de la ciudad, se caracteriza por tener una gran concentración de tráfico rodado durante todo el día”; y también “está situada a pocos kilómetros de la costa de Santa Cruz, con el problema añadido de la exposición a aerosoles marinos con una humedad relativa muy elevada, llegando a niveles entre el 50 – 80%”. “Todo ello aconseja su traslado a un medio menos contaminante”, apunta el informe.

Asimismo, se señala que la obra “también se encuentra expuesta a una radiación solar directa, provocando grandes cambios térmicos, responsables de las patologías sufridas”, experimentando, además, “la acción directa y permanente del viento, que, transportando partículas en suspensión, realiza una erosión constante sobre la superficie de la escultura, produciendo un desgaste sobre la superficie del bronce, alteraciones, incrementando la contaminación y depositando elementos sobre la escultura”, ya que en el lugar donde se ubica “no se encuentra resguardada de la acción del viento y, por lo tanto, recibe directamente la corriente de aire, erosionándola constantemente”.

Igualmente, “se observan alteraciones cromáticas, que los contaminantes y partículas ambientales han ido generando a lo largo del tiempo, se trata de recubrimientos con un grado de adherencia más o menos bajo, también asociados con los compuestos de corrosión. Esta deposición, ha provocado una interacción constante con el metal, provocando una mayor corrosión en las zonas de pliegues y rehundidos”.

También se apunta a las alteraciones “provocadas por un biodeterioro por la acción en la escultura por deyecciones de aves”, que “provocan unos procesos químicos muy graves, ya que estas deposiciones contienen ácidos que interactúan con el soporte creando una corrosión grave al bronce”. Y se observa “en la base de la escultura ausencias de material, debido a golpes y causas accidentales que, sumadas a la falta de mantenimiento, presentan un aspecto que requiere de una intervención de consolidación y reposición”.

Por último, el informe destaca “el nulo mantenimiento que ha gozado esta obra a lo largo de toda su existencia, sin que se conozcan datos de intervenciones”.

Cabe recordar que la escultura, obra del artista brasileño Bruno Giordi, se inauguró el 27 de noviembre de 1960, y fue promovida por una comisión nombrada al efecto por el Ayuntamiento y costeada por los laguneros y el Gobierno brasileño.

Por todo ello, el informe elaborado por la Fundación Cicop concluye que “se ha podido observar que los daños presentes en la obra en su mayoría son consecuencia por la exposición a una atmósfera contaminada y el poco cuidado que se ha tenido sobre la escultura. Si hubiera sido tratada con un mantenimiento regular y eficaz no presentaría la mayoría de las alteraciones”.

Además, “un problema característico de esta escultura metálica expuesta al exterior es la alta inestabilidad química del material constituyente, por ello se recomienda un mantenimiento constante de la misma para conocer, además, la evolución que está teniendo que comprometa su durabilidad”.

Por lo que “se recomienda una limpieza anual con agua nebulizada evitando de este modo dañar la capa protectora que se aplique y eliminar los residuos depositados sobre la obra, así como mantener un control sobre la capa de protección, ya que es la que reduce la interacción del medio con la escultura”.

Por todo lo expuesto en el informe, “se propone un cambio de ubicación y una conservación preventiva para la escultura con la finalidad de observar su evolución y mantenerla en un correcto estado de conservación, minimizando así los daños que podría sufrir en el lugar que ocupa en la actualidad”.

En cuanto a la ubicación, la Fundación Cicop propone en el estudio los jardines del Campus Central de la Universidad de La Laguna, reubicando la placa conmemorativa en memoria del Doctor Antonio González a un lugar mas cercano al edificio histórico de la ULL.

Tanto el Ayuntamiento de La Laguna como el Cabildo ya han confirmado que la escultura se ubicará provisionalmente en dicho jardín, mientras duren las obras del proyecto de la pasarela peatonal en la rotonda de Padre Anchieta. De hecho, el consejero insular de Carreteras, Enrique Arriaga, apuntó que el traslado tendrá lugar a lo largo de este mes, aunque aún no hay una fecha exacta, según adelantó DIARIO DE AVISOS.

Además, en el transcurso del Pleno del pasado jueves, el concejal de Obras e Infraestructuras, Josimar Hernández, anunció que una vez finalicen dichos trabajos en la rotonda, la escultura tendrá su ubicación definitiva en una plaza anexa a dicha glorieta. En concreto, en una plataforma de nueva creación denominada Plaza del Padre Anchieta, que estará situada frente a los edificios de la Facultad de Biología en el inicio de la avenida Astrofísico Francisco Sánchez. La estatua se colocaría sobre un nuevo plinto que la eleve para que pueda ser vista desde todo el enlace, y que podría ilustrarse con un mural para conocer mejor la vida del Padre Anchieta.

TE RECOMENDAMOS