la orotava/santa Úrsula

Comienza la obra de la TF-21 con la promesa de no tocar en las araucarias de La Orotava

Narciso Pérez entiende que hay cumplir con la normativa de seguridad pero también que hay que salvaguardar los árboles de la zona
La carretera que une Santa Úrsula y La Orotava soporta a diario una enorme afluencia de tráfico y por eso es necesario rehabilitar el firme, que se encuentra deteriorado. DA

La araucaria del Paseo Domínguez Afonso no se eliminará ni tampoco se trasplantará como consecuencia de la rehabilitación del firme de la TF-21, que une Santa Úrsula y La Orotava, sino que se construirá una acera para salvaguardarla.

Así lo aseguró a este periódico el concejal de Urbanismo de este último municipio, Narciso Pérez, quien le trasladó la inquietud de los vecinos que viven en las zonas objeto de obras al director insular de Carreteras, Tomás Félix García, dado que se trata de una actuación que ejecuta el Cabildo de Tenerife.

Lo hizo durante la reunión celebrada el viernes para tratar el inicio de los trabajos que comprende, entre otras acciones, el reasfaltado de las dos principales entradas a la Villa, el Paseo de las Araucarias y el Paseo Domínguez Afonso, además de la Plaza de La Paz, y las Avenidas Benitez de Lugo y Sor Soledad Cobián y en la que también participó el alcalde de Santa Úrsula, Juan Acosta.

“Desde el grupo de gobierno entendemos y compartimos que la obra tenga que ajustarse a criterios de seguridad vial pero también que hay que buscar otras alternativas que no supongan la de talar los árboles que se encuentran en la zona y en el caso de la araucaria que se encuentra en el paseo que lleva el nombre de esta especie vegetal, mucho más porque se trata de un ejemplar de gran porte”, declaró Narciso Pérez.

Ese fue uno de los requisitos que el gobierno villero puso sobre la mesa antes de iniciar los trabajos debido a la preocupación trasladada tanto por la Mesa del Árbol como por el grupo de la oposición Asamblea por La Orotava, “y encontró bastante receptividad por parte del Cabildo” a la hora de proteger este ejemplar.

“Con otros árboles que están en torno del Mirador de Humboldt y que según los técnicos del Cabildo no cumplen la distancia de seguridad conforme a los criterios de seguridad vial que hay que aplicar en una carretera de este nivel, el planteo es el mismo”, dijo Pérez. En este sentido, entiende “que hay que cumplir con toda la normativa de seguridad vigente pero también que hay que buscar formas para salvaguardar las especies vegetales que hay en la zona. En este caso estamos hablando de algunos pinos, eucaliptos y una palmera Washingtonia que inicialmente estaba previsto talar”.

Por el contrario, la propuesta del Consistorio fue poner a disposición una parcela de titularidad municipal contigua al parque de Opuntia para poder trasplantarlos. “Terrenos que son parte de la expansión del parque y un lugar idóneo para que se puedan desarrollar”, subrayó.

El edil aseguró que el lunes envió al Cabildo una propuesta con planos y coordenadas UTM supervisada por los técnicos municipales. “Evidentemente, eso supone un sobrecoste económico sobre la ejecución de la obra que la Administración insular está dispuesta a asumir”, aseguró Pérez.

Sin embargo, Tomás Félix García matiza que “el Cabildo encargará un estudio técnico para estudiar si existe la posiblidad de trasplantar los árboles afectados por la obra estudiando como posible ubicación la propuesta del Ayuntamiento y en función de ello se soperarán las posibles soluciones”.

En el caso de Santa Úrsula no hay ningún ejemplar afectado.

Asamblea por La Orotava presenta alternativas al proyecto

Asamblea por La Orotava presentó el lunes un escrito al Ayuntamiento y al Servicio Administrativo de Carreteras y Paisaje del Cabildo que contempla una serie de medidas a incorporar al proyecto para evitar la tala masiva de una importante masa de arbolado urbano, a la vez que se mejora la seguridad peatonal y vial.

Entre ellas, se encuentra el delimitar un espacio para peatones, colocar bandas sonoras y elementos reflectantes, ampliar el arcén sin eliminar los árboles de gran envergadura, redireccionar el tránsito peatonal hacia las vías secundarias, que son de competencia municipal, y reducir los límites de velocidad.

TE RECOMENDAMOS