santa cruz

La Amargura y Jesús Nazareno emocionan de nuevo a Santa Cruz

La procesión del Encuentro, que culminó en la plaza del Príncipe, junto al Cristo de Medinaceli, que volvió a desfilar por la Rambla capitalina, convirtieron al miércoles santo en un día para el recuerdo

Solo habían pasado unos minutos de las nueve de la noche cuando se produjo el emocionante encuentro, el de la Virgen de la Amargura y Jesús Nazareno en la plaza del Príncipe de Santa Cruz. La procesión del Encuentro volvió a despertar toda la emoción y devoción que estos dos pasos tienen en un Santa Cruz que retoma su Semana Santa, con el objetivo puesto en devolverle el brillo anterior a la pandemia.

Ayer, cientos de personas, muchas menos de las que habitualmente arropan a estos dos pasos, disfrutaron del recorrido por las calles del centro de la capital con fe y devoción, para contener la emoción en el momento en que ambas imágenes se cruzaron en la plaza del Príncipe, donde una coral le dio un marco único al encuentro. La Virgen de la Amargura partió de su templo, la iglesia de San Francisco de Asís, a las 20.00 horas, y el Nazareno hizo lo propio a la misma hora desde la iglesia de la Concepción.

A diferencia de otras partes de España, en Santa Cruz la procesión del Encuentro no es una escena de la Resurrección, sino una de las del Viacrucis, en la que se produce un encuentro entre la Santa Mujer Verónica y Jesús Nazareno. En estos casos, la representación no es gozosa, sino dolorosa.

Rambla

Anoche, en Santa Cruz, tuvo lugar otra procesión que también ofreció un momento único, y que, desde hace 49 años, no se producía: la imagen del Cristo de Medinaceli procesionando por la Rambla de Santa Cruz. Y es que la parroquia de San José recuperó en esta Semana Santa una procesión cuyo último registro data de 1973. El recorrido comenzó a las diez de la noche desde la iglesia ubicada en Méndez Núñez para recorrer el paseo central de la Rambla, seguir por San Martín y regresar al templo.

Hoy, en Santa Cruz no habrá procesiones. Y es que las restricciones por la pandemia, aunque ya se han levantado, no han permitido que los cofrades de la virgen Macarena y Jesús Cautivo, que cada Jueves Santo procesionan por la capital, pudieran ensayar para salir con ambos pasos. Aún así, se les podrá visitar en la iglesia de la Concepción.

TE RECOMENDAMOS