sanidad

Lorraine, la matrona tinerfeña que aboga por el parto respetado: “La cesárea y el instrumental tienen que cambiar”

La experta en obstetricia abrirá en la Isla el primer centro de atención integral a la maternidad y la mujer en Canarias: 'By Lorraine tu matrona'
Lorraine, la matrona tinerfeña que aboga por el parto respetado

Sofía llegó al mundo hace 8 años sin ser consciente del cambio tan vital que supondría su nacimiento para la vida de su madre. No solo por el hecho de descubrir la maternidad sumida en una depresión -de la que poco se habla y tanto ocurre-, sino por convertirse también en el punto de inflexión de su carrera profesional. Lorraine González era enfermera de la Sanidad canaria hasta que su experiencia personal la empujó a centrarse en acompañar y atender el embarazo y, sobre todo, el posparto. Esta güimarera descubrió hace apenas unos años su pasión por la obstetricia, pero su sensibilidad y vehemencia a la hora de transmitir sus conocimientos revelan en cuestión de minutos la que siempre fue su vocación.

En la Semana Mundial del Parto Respetado, la matrona tinerfeña asegura que las mujeres del Archipiélago “pueden estar tranquilas” porque a día de hoy el nacimiento en los hospitales canarios es poco intrusivo a pesar de que “aún quedan muchos aspectos que cambiar”. El traslado del proceso natural, que siempre se llevó a cabo en los hogares, a los centros hospitalarios, con el propósito de minimizar los riesgos, medicalizó el alumbramiento con protocolos inflexibles que, con el paso del tiempo, demostraron que poco tenían que ver con la evidencia científica. “Nuestras madres no tenían ni voz ni voto en las salas de paritorio, donde se aislaba al acompañante, se separaba al recién nacido de la madre, se alimentaba con leche artificial o se administraba enemas de forma indiscriminada”, cuenta la experta, que admite que afortunadamente se está volviendo a adaptar el proceso a su esencia. “Ha sido necesario que las mujeres entreguen un plan por escrito para que sean escuchadas”, agrega.

Lorraine, la matrona tinerfeña que aboga por el parto respetado. | Fran Pallero
Lorraine, la matrona tinerfeña que aboga por el parto respetado. | Fran Pallero

Lamentablemente, continúan existiendo asignaturas pendientes, como la cesárea y el parto instrumental. En relación a este último, “la mujer debe ser informada y ser consciente de las prácticas a las que será sometida, como el uso de fórceps, ya que no es lo mismo que se explique su empleo correctamente a decir que se va a realizar una ayudita”, infantilizando así la intervención. A su vez, destaca el relevante papel del acompañante -padre o madre-, que sigue siendo relegado en ambas situaciones. “Esto también es parte de la violencia obstétrica porque privan al hombre o la mujer de presenciar el nacimiento de sus hijos, y ahí empieza una paternidad o maternidad diferente”, puntualiza Lorraine. De hecho, aclara que las experiencias del parto son tan trascendentales que hay personas a las que les cuesta reconocer a sus hijos: “Precisamente, vengo de tratar a una madre que ha admitido que ya no siente que su pequeña sea una extraña tras casi una semana de haber dado a luz”.

En alusión a la cesárea, Lorraine indica que en la mayoría de las ocasiones se trata como una cirugía mayor de forma exclusiva. “La mujer necesita sentir que no le han robado nada y eso puede conseguirse modificando los protocolos: permitir el acompañamiento, colocar mejor los electrodos sin las manos atadas, mejorar el trato sanitario o que la madre pueda ver a su hijo llegar al mundo”, enumera la matrona en base a la evidencia científica, que recoge los beneficios tanto para el bebé como la progenitora.

Lorraine, la matrona tinerfeña que aboga por el parto respetado. | Fran Pallero
Lorraine, la matrona tinerfeña que aboga por el parto respetado. | Fran Pallero

La especialista en obstetricia también hace hincapié en el respeto al parto espontáneo, sin desmerecer el inducido siempre y cuando se precise por factores de riesgo: “Si todo va bien, siempre según la ciencia y los protocolos actualizados, hay que dejar que el embarazo continúe hasta que se desencadene el proceso de manera natural”. Lamentablemente, en los hospitales de la Isla apenas se permite que las mujeres sobrepasen la semana 41.

Al ser preguntada por la formación de los profesionales de la Sanidad en el Archipiélago, Lorraine admite que se hacen esfuerzos por instruir y actualizar a los sanitarios, “pero no son suficientes”. En este sentido, incide en la importancia de la comunicación entre compañeros y las consecuencias negativas que acarrean las opiniones dispares. De hecho, la matrona rememora con tristeza la situación de una familia que obtuvo el “peor resultado obstétrico: el fallecimiento de su bebé”. Intervino en el caso cuando, tras pasar por un periodo tan delicado como un aborto o una pérdida prenatal, decidieron volver a ser padres: “Después de meses de tratamiento con una evolución favorable -refuerzo continuo de pensamientos positivos-, les comunicaron durante su última consulta en el hospital que iban a provocarle el parto por sus antecedentes, pese al buen desarrollo de esta última gestación. Y ante la duda de la pareja, que estaba correctamente informada, le espetaron que si le pasaba algo al bebé, como al anterior, era su culpa. Obviamente, toda mi actuación fue en vano”.

Primer centro de atención a la maternidad en Canarias

Lorraine confiesa que disfruta escuchando, acompañando y cuidando a las madres y sus bebés. Tanto que en marzo de 2020, cuando la pandemia de coronavirus impidió el desarrollo pleno de su labor, decidió emprender. “Quise colaborar con los Ayuntamientos de forma altruista, pero por aquel entonces los recursos municipales se destinaban a combatir el virus, por lo que me animé a abrir una cuenta divulgativa en Instagram”. Ahora, tras más de dos años acudiendo a los domicilios de la Isla, la matrona tinerfeña abrirá en el municipio de Güímar el primer centro de atención integral a la maternidad y la mujer en Canarias: By Lorraine tu matrona. El espacio contará con un equipo multidisciplinar de fisioterapeutas, especializados en todas las etapas de la mujer; psicólogos, centrados en maternidad; logopedas… Con ello, busca abarcar las deficiencias que suelen existir en los centros hospitalarios debido a la “escasez de matronas, contratos pésimos o listas de espera interminables”.

La amante de la obstetricia reconoce que este último año ha sido bastante duro porque “esta apuesta profesional ha sido como tener otro hijo, y compagino mi faceta laboral con ser madre y estudiar un posgrado”. Sin embargo, existe algo innato en Lorraine que la impulsa a seguir avanzando porque, en lo más profundo de su ser, ella siente que “este siempre ha sido mi camino”.

TE RECOMENDAMOS