viruela del mono

Viruela del mono: Madrid estudia si hay vínculo entre los casos de la capital y Canarias

La Consejería de Sanidad del Gobierno canario argumentó este sábado que no se puede afirmar por ahora que el segundo foco español del virus apareciera en las Islas
viruela-del-mono-en-canarias
Lesión provocada por la viruela

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha informado este domingo de que el número de positivos en la región por la viruela del mono “no ha subido”, por lo que siguen siendo 39 casos confirmados y 40 sospechosos, y ha explicado que lo que están buscando ahora es “si existe vínculo” entre los contagios detectados en una sauna, considerada el principal foco de casos, y en Canarias.

“Hay que valorar las fechas de cuándo se produjo la fiesta en Canarias, que es de donde parece que parte, y luego en la sauna madrileña”, ha dicho el consejero en declaraciones a los medios antes de participar en la graduación de los alumnos de Medicina, Enfermería y Genética de la Universidad CEU San Pablo en Boadilla del Monte.

En cualquier caso, la Consejería de Sanidad del Gobierno canario argumentó este sábado que no puede, en esta fase aún preliminar de estudio de los casos, confirmar las informaciones periodísticas que sitúan en el Gay Pride de Maspalomas el segundo foco español del virus del mono tras el detectado en Madrid.

Sanidad vincula solo un caso de viruela del mono al Gay Pride

Fuentes de este departamento del Gobierno canario manifestaron a Efe que sólo uno de los dos casos de viruela del mono detectados en Canarias está vinculado con el Gay Pride de Maspalomas y que “es posible” que este evento, que llegó a congregar en sus actos principales a 80.000 personas en Maspalomas y Playa del Inglés, “haya contribuido a la transmisión del virus”, si bien recalcaron que “aún es pronto para saber el peso con el que haya podido contribuir a la difusión”.

Ruiz Escudero ha añadido que ahora lo más importante es “el trabajo de vigilancia epidemiológica” y ha aclarado que “se busca exactamente cuáles son los nexos, cuáles son los contactos” entre los dos núcleos de contagios y las personas contagiadas para establecer la trazabilidad de cada caso.

Y ha insistido en la importancia de hacer seguimiento de los casos porque “ahora es el momento de frenar la transmisión del virus”.

¿Qué es la viruela del mono?

La viruela símica apareció por primera vez en los seres humanos en 1970 en la República Democrática del Congo (denominada en aquel entonces Zaire) en un niño de nueve años, en una región en la que la viruela se había erradicado en 1968.

Desde entonces, la mayoría de los casos notificados proceden de regiones rurales de la selva tropical de la cuenca del Congo y el África occidental, en particular de la República Democrática del Congo, donde se considera endémica. En 2017, Nigeria sufrió el mayor brote documentado, aproximadamente 40 años después de los últimos casos confirmados.

En la primavera de 2003 se confirmaron casos de viruela símica en los Estados Unidos, siendo la primera vez que se detectó la enfermedad fuera del continente africano. La mayoría de los pacientes había tenido un contacto estrecho con perros de la pradera domésticos que habían sido infectados por roedores africanos importados al país.

El periodo de incubación (intervalo entre la infección y la aparición de los síntomas) de la viruela símica suele ser de seis a 16 días, aunque puede variar entre cinco y 21 días. Además, suele ser una enfermedad autolimitada con síntomas que duran de 14 a 21 días. Los casos graves se producen con mayor frecuencia entre los niños y su evolución depende del grado de exposición al virus, el estado de salud del paciente y la gravedad de las complicaciones.

Según la OMS, la tasa de letalidad ha variado mucho en las distintas epidemias, pero ha sido inferior al 10% en los eventos documentados. La mayoría de las defunciones se producen en los niños pequeños y, en general, los grupos de edad más jóvenes parecen ser más susceptibles, indica.

TE RECOMENDAMOS