carnaval

Tercera fase con R de Redoblones y Retorciditos

La última fase de Infantiles cerró un concurso que fue de menos a más en una noche en la que se conocerá el veredicto y en la que todas las murgas estuvieron a la altura
Concurso de Mugas Infantiles
Foto: FRAN PALLERO

Y la tercera fase logró el milagro: el Recinto Ferial a la mitad de su capacidad en su inicio para ver en directo a Retorciditos, Guachipanduzy, Redoblones, Sofocados y Triqui Traquitos, que actuaron en ese orden. Pese a que el hecho de que el veredicto esté previsto al término de la noche ayudó a esa notable mejoría de asistentes, la realidad es que este año se han dejado ver en el Recinto caras conocidas de las murgas adultas, que han servido de ejemplo para otros componentes de los grupos de los mayores, lo que puede haber ayudado a que en esta tercera fase hubiera notablemente más público en las otras dos fases.

Con Diablos Locos, primer premio de interpretación del Concurso de Murgas Adultas, comenzó puntual la última cita de los más pequeños. Las aficiones, que no dudaron en aplaudir la actuación de los de la Calle La Noria, se mantuvieron expectantes escuchando a cada una de las murgas infantiles que concursaron, que mantuvieron un gran nivel y que demostraron que les quedan ganas e ilusión para rato. Tras el pase de Diablos Locos comenzó el tiempo de concurso con una fase que destacó por su gran calidad y en la que, al término, se conoció a los premiados de esta edición.

Retorciditos (2009)

Los representantes del sur llegaron de la mano de Amanda Conde, directora de la murga e hija del fundador Fran Conde -El Platanito-. Con su pasacalles y su grito de guerra “ay, súbela” arrancaron una actuación de la que el público espera mucho.

En su tema Vengo a cantarte por amor al arte comenzaron dando contexto con el escenario a oscuras. Al encenderse cada niño iba caracterizado como un cuadro de arte diferente, con luces incluidas. Al ir nombrando los diferentes cuadros como la Mona Lisa o el Grito de Munch aprovecharon para criticar. Con un juego de palabras sacaron a colación el mínimo de 20 niños por murga que el OAFAR puso este año para las Murgas Infantiles para reclamar que los murgueros más pequeños son el sustento del Carnaval. “Valora el arte, el arte de verdad” cantaron para darle importancia a los artistas callejeros. Siguieron rindiendo homenaje a Sabotaje al montaje para terminar presentando unos murales con caras conocidas del Carnaval como protagonistas “un homenaje a su ayuda”.

La excelencia en la puesta en escena la trajo Retorciditos, jugando con luces, cuadros y colores. Aunque con alguna falta de dicción, hicieron una gran actuación digna de ser expuesta en cualquier museo. Sensacionales abriendo esta fase.

Guachipanduzy (1991)

En su 31 aniversario, que casi cuenta más como 30 teniendo en cuenta el parón del año pasado, la murga de uno de los últimos locales del Mercado de Murgas estrenó en su pasacalles como directora a Raquel Coello, hermana de la que hasta ahora había sido su directora habitual: Lara Coello.

En su tema se caracterizaron como científicos para utilizar aparatos como una máquina de la verdad, con la que “entrevistaron” a Bermúdez para llamarlo mentiroso y criticar la gestión de los patinetes en Santa Cruz. Siguieron homenajeando las trompetas. Tras esto sus inventos: gafas con rayos X o una silla váter para la periodista Fátima de Televisión Canaria. Emocionaron al inventar una máquina que cambia hambre por abundancia, racismo por empatía o pena en Carnaval.

Protagonizaron un paso por el concurso divertido e ingenioso a partes iguales. Su directora fue sensacional y se lo pasaron muy bien en el escenario. La letra de Víctor Asensio consiguió emocionar y divertir. Gracias por no olvidar nunca las trompetas.

Redoblones (2017)

Al ritmo de Quédate conmigo comenzó Redoblones su emocionante presentación. Tras su entrada, Joel Arias, uno de los directores más carismáticos -que ha aprendido todo de su hermana Tati Arias, exdirectora de infantiles-, dio paso a su pasacalles con unas voces espectaculares.

En su tema, caracterizados de vulcanólogos y con linternas frontales en la cabeza comenzaron a oscuras proyectando en la pantalla el volcán de La Palma contando que se iban a la isla bonita: “Les llevo mi ayuda”. “Llegaron” a la isla y narraron su visión como niños. Hicieron humor con los turistas que se acercaron a ver al volcán. De ahí a contar anécdotas divertidas y otras más duras “los perros pasaban hambre” para emocionar con un efecto Zeta-Zetas y hacer una “videollamada” con sus amigos de La Palma, que se vieron en pantallas y luego aparecieron sobre el escenario para cantar junto a la murga un agradecimiento a los bomberos, protección civil, ejército o Guardia Civil. Terminaron cantándole al niño palmero: “Tu lucha y coraje no voy a olvidar” y recordando eventos míticos de la isla como Los Indianos o Los Enanos de La Palma, a los que subieron al escenario.

Con unos movimientos cuidados y trabajados, los de Joel Arias firmaron una actuación que se resume en una palabra: bonita. Buenas voces, una letra infantil y emocionante y una gran puesta en escena y efecto sorpresa. Espectaculares.

Sofocados (1984)

Los de María Jiménez comenzaron su actuación con Paola Tosco al frente dirigiendo una presentación emotiva con la que presentaron su bonito disfraz. Tras la entrada, su pasacalles, bailado y reconocido por todos los presentes: “Es por ti que soy Sofocado hoy”.

Con su tema trajeron “los piques” al Recinto Ferial. Comenzaron recordando los piques de pequeños con sus hermanos para criticar que no pudieron ir a las playas de Anaga durante la pandemia porque estaban los semáforos de aforo en rojo. Invitaron al público a participar en su canción completando sus frases con la palabra “sofocado” y jugando con el propio nombre de la murga y el significado de la palabra. Apagaron los focos y con linternas invitaron al público a picarse con ellos y mover también sus linternas. Siguieron con el histórico pique entre Tenerife y Gran Canaria con estrofas como “Tengo playas mejor que tú” o “Tuvimos a Celia en la Plaza España” para reivindicar unidad entre islas capitalinas para apoyar a La Palma. Terminaron recriminando los piques entre padres por sus hijos, pidiéndoles comprensión: “Vivamos sin piques, luchar por la unión”.

Divertidos, ingeniosos, interactivos, constantes en voces e infantiles. Sofocados sacó el sello de la casa a pasear para enamorar al púbico: letras originales. Gran trabajo y esfuerzo de Dulce Rodríguez, presidenta, y Alberto Déniz, letrista y director musical.

Triqui Traquitos (1984)

Cerrando el concurso llegaron los niños de la casa del show y la diversión con un disfraz bonito e infantil, creación de Daniel Pages. Con el carismático Emilio López al frente se inspiraron en el Rey León para su presentación, que dio paso a su pasacalles.

Tras un bonito rescate a la histórica frase: “con su permiso nos quitamos el tocado”, Triqui Traquitos arrancó con Mi sesión, su tema a concurso. Comenzaron caracterizados como Dj’s para hacer humor y hacer un recorrido por los diferentes formatos y equipos de música. De ahí a poner los temas: educación para hacer una crítica a La Laguna y los botellones en el Cuadrilátero; Solidaridad para que no se olvide a La Palma o sacarle a Bermúdez el “tema” de las patinetas. Siguieron criticando desde los ojos de un niño la pandemia y las medidas adoptadas: “¿Dónde está el aforo para los mayores?”. Finalizaron con un rajazo a Alfonso Cabello, concejal de Fiestas, para reclamarle que olvida a las murgas infantiles.

Críticos y divertidos por igual demostraron que tenían ganas de Carnaval y de volver a ver a su afición desde el escenario. Esta murga histórica también rescató los pitos en su equilibrado repertorio. El esfuerzo tiene recompensa, y consiguieron estar pese a las adversidades.

TE RECOMENDAMOS