xxxvii premios de gastronomía

Llegan los XXXVII Premios de Gastronomía Diario de Avisos

Los reconocimientos se entregarán en una gala que se celebrará el próximo día 4 de julio en el Auditorio de Tenerife Adán Martín
premios-gastronomia-diario-de-avisos

Los XXXVII Premios de Gastronomía de DIARIO DE AVISOS se entregarán en una gala que se celebrará el próximo 4 de julio en el Auditorio de Tenerife Adán Martín, en la capital tinerfeña. Estos galardones, que concede la Fundación DIARIO DE AVISOS, son los más antiguos que entrega un medio de comunicación español y nacieron con la vocación de reconocer el trabajo, la dedicación, el talento, el esfuerzo y la creatividad de aquellas personas e instituciones que luchan por sacar adelante el sector de la restauración, muy castigado por la pandemia de la COVID y considerado vital para el desarrollo económico, social y cultural de esta comunidad autónoma.

El Jurado de estos galardones, que preside José Luis Conde, ha decidido otorgar en esta edición los siguientes reconocimientos:

Premio Manuel Iglesias a Erlantz Gorostiza (M.B); Premio Mejor Cocina Internacional a restaurante Kiki; Premio Mejor Restaurante Nacional, La Tasquita de Enfrente de Juan López Bedmar; Premio Mejor Restaurante #CONSUME CANARIO, Taste 1973; Premio Mejor Labor en Vinos a Bodega Los Loros; Premio Mejor Labor en Repostería a Alejandra Hernández Díaz (El Aderno); Premio Mejor Restaurante Tradicional a La Posada; Premio a la Difusión de la Gastronomía, a Pablo Albuerte (Gipsy Chef) y Premio Cocina sin Combustión a Umiaya x Germán Ortega, en Maspalomas (Gran Canaria).

Los patrocinadores de los premios son Philip Morris, Turismo de Islas Canarias, Binter, Cabildo de Tenerife, Cajamar, Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, Ayuntamiento de Adeje, Ayuntamiento de Arico, Ayuntamiento de Arona, Ayuntamiento de La Laguna, Gestión del Medio Rural de Canarias y Spring Hoteles.

1. Premio a la mejor labor en repostería: Alejandra Hernández Díaz

A Alejandra Hernández Díaz le entraron pronto ganas de trabajar. Tal es así que a los 16 años entró a formar parte del equipo de El Aderno, eso sí, con la correspondiente autorización de su madre ya que no podía ser de otra manera. Esta joven, nacida en Buenavista del Norte allá por 1982, empezó a destacar y a formarse para integrarse en el equipo de pastelería de este obrador ubicado en ese municipio del Norte de la isla.

El jurado de los XXXVII Premios de Gastronomía de DIARIO DE AVISOS ha otorgado el reconocimiento a Mejor Labor de Repostería a Alejandra Hernández quien es hoy la jefa de partida del chocolate de El Aderno, del chef y propietario Teobaldo Méndez.

Alejandra Hernández ha compaginado su trabajo en el obrador con cursos de formación con grandes profesionales de la pastelería y el chocolate como son Paco Torreblanca, Frédéric Bau, Pedro Rodríguez, Yan Duytsche, Pierre Hermé, Oriol Balaguer y un largo etcétera.

Además, es una pieza imprescindible en la elaboración de los Bombones de Autor, que este año cumplen su undécima edición, proyecto de Teobaldo Méndez que aúna gastronomía y arte y por el que han pasado artistas de la talla de Maribel Nazco, Gonzalo González, Luis Kersch, Fernando Álamo, Adassa Santana, Sergio Gil, Enresto Válcarcel, Idaira del Castillo, Carlos Matallana, Karina Beltran y, el útimo, Santiago Palenzuela.

Teobaldo Méndez, quien mejor conoce el trabajo que realiza Alejandra Hernández, señala que “no hay nadie que toque el chocolate como ella”, y además destaca que “lo hace de manera artesanal”.

La mayor dificultad, según Alejandra Hernández, es “atemperar el cacao para conseguir que el bombón sea brillante”. Y afirma que “el mejor chocolate es el negro, cuanto más cacao tenga, mejor”. Luego, las posibilidades son casi infinitas: bombones, trufas, mousses, huevos de Pascua, piruletas… Y de lo que más orgullosa se siente es de las elaboraciones que ella crea desde cero, por ejemplo, un huevo de Pascua pintado a brochazos.

El jurado ha reconocido con este galardón el esfuerzo constante, el talento y el sacrificio de Alejandra Hernández, quien ha compaginado el trabajo con los cursos de formación para convertirse en jefa de partida de chocolate. Y su especial sensibilidad para plasmar la obra de los artistas en la colección de Bombones de Autor, un trabajo que han reconocido luego los propios autores al ver reflejada su obra en los bombones.

2. Premio a la mejor labor a la difusión de la gastronomía: Gipsy Chef

Pablo Albuerne, más conocido como Gipsy Chef, ha revolucionado el mundo de las recetas gastronómicas en las redes sociales y portales gastronómicos con sus propuestas que, aparte de sabrosas y originales, transmiten buen rollo, canalleo a tope y energía para gastar sin límites. El escenario de sus platos puede ser una cocina, como lo hace en Bestial en RTVE, pero también le da igual una playa, la terraza de una cafetería o cualquier rambla de nuestro país. Albuerne provisto de muy pocas herramientas de la cocina, su minipimer es un bote de conservas, mezcla ingredientes que a priori pueden producir rechazo, hasta elaborar platos que le dejan a uno salivando.

Albuerne, que nació en 1976 en Oviedo, iba para fotógrafo -formación que le sirvió después para contar historias con imágenes-, pero un día de madrugada con 20 años se topó con un libro del ya fallecido Santi Santamaría que le hizo despertar el amor por la cocina y el recuerdo de su abuela, que con cinco ingredientes elaboraba grandes platos que aún hoy no olvida.

En seguida movió hilos para ir a trabajar en El Racó de Can Fabes, tres estrellas Michelin, con Santamaría, donde permaneció un año.

Pero la idea de crear Gipsy Chef surge tiempo más tarde cuando trabajaba de chef a bordo del yate de un millonario que le propuso dar la vuelta al mundo durante tres años cocinando para ellos. Lo primero fue el nombre. A Pablo, en su Asturias natal, sus amigos le llaman gitano, un concepto más nómada y libertario, y le añade chef que presupone más estructurado y con normas. Así se quedó.

Pablo Albuerne, o lo que es lo mismo Gipsy Chef, confiesa en su libro ‘Mi mundo en 40 recetas bestiales’, que para él “cocina es el acto de amor más grande que existe. “Soy un tipo peculiar, disfrutón y afortunado. Extremo en la pasión, enamorado de lo que hago y muy feliz viendo a la gente disfrutar cuando come”. “Solo tiene un límite, un regla de oro irrompible: hacerlo solo si me pone y lo disfruto de verdad, sin postureos ni mandangas”, señala este chef que ha sido distinguido como Mejor Labor de la Difusión de la Gastronomía por el jurado de los XXXVII Premios de Gastronomía de DIARIO DE AVISOS.

3. Premio cocina sin combustión: Umiaya x Germán Ortega

El galardón Cocina sin Combustión, que patrocina Philip Morris Spain, de los XXXVII Premios de Gastronomía de DIARIO DE AVISOS, que entrega la Fundación DIARIO DE AVISOS, ha recaído en esta edición en el restaurante Umiaya x Germán Ortega, ubicado en la avenida Gran Canaria número 80 de Maspalomas, en Gran Canaria.

La transformación que lleva a cabo Philips Morris para alcanzar un futuro sin humo ha motivado que la compañía en las Islas Canarias apoye los espacios gastronómicos que apuestan por una cocina sin combustión. Los chefs, en la elaboración de sus platos, evitan las altas temperaturas, logrando prescindir del humo y favoreciendo que se mantengan todas las propiedades y esencias de los alimentos.

En esta edición han participado en el concurso Taste 1973, en el hotel Villa Cortés, de Arona; Sargo Carbón (Garachico); Izakaya LO, en la plaza del V Centenario de La Orotava; San Sebastián 57, en Santa Cruz de Tenerife; Cuernocabra, en el Espacio Gourmet de El Corte Inglés, de Las Palmas de Gran Canaria; Tabaiba, en Las Palmas de Gran Canaria; The Hook, en Las Palmas de Gran Canaria y Umiaya, en Maspalomas (Gran Canaria).

El jurado de los Premios de Gastronomía ha valorado que los chefs basen sus creaciones culinarias en productos frescos, poco procesados y de kilómetro 0 y se evaluó el uso de la tecnología y técnicas empleadas además de la experiencia durante la degustación y presentación e innovación en cada plato.

El restaurante Umiaya, que abrió sus puertas en junio de 2021, es propiedad del también chef ejecutivo Germán Ortega, quien cuenta con una estrella Michelin en La Aquarela, en el municipio cercano de Mogán. En este restaurante defiende la cocina el grancanario Drazen-Alkazandear Sosa Alfonso, y en la sala la especialista en vinos Alba Bernal.

4. Premio a la mejor labor de cocina internacional: Kiki

La palabra Kiki en japonés tiene dos significados y muy alejados del más popular español. Kiki tiene el doble sentido de peligro pero también de oportunidad. Este restaurante, que ofrece una innovadora combinación de platos tradicionales japoneses junto a novedosas propuestas que completa una oferta de gran calidad, abrió sus puertas poco antes de la aparición de la pandemia de la Covid que podría haber puesto en peligro su existencia, pero supo reconvertir esta circunstancia en una oportunidad para ofrecer una cocina que destaca por la buena materia prima, local y de importación, y un alto nivel en la cocina y en la sala.

El jurado de los XXXVII Premios de Gastronomía de DIARIO DE AVISOS ha decidido reconocer el trabajo como Mejor Labor de Cocina Internacional al restaurante Kiki, que está ubicado en el hotel Urban Anaga de Santa Cruz de Tenerife. Al frente de las cocinas se encuentra Berni Guitiérrez y en la sala destaca Lolo Crusellas, ambos procedentes de Kazan, otro japonés de la capital que logró alcanzar la ansiada estrella Michelin.

Si algo caracteriza a este restaurante es el acierto en la compra de la mejor materia prima, bien sea local o de importación, para adaptarla a la realidad urbana, sofisticada y mestiza de la capital tinerfeña, y por extensión de la isla, y convertirla en una experiencia culinaria inspirada en el Sol Naciente.

Kiki llegó a Santa Cruz con la mirada puesta en lograr reconocimientos que poco a poco les han ido llegando, pero sobre todo el boca a boca ha sido un factor decisivo para llenar este restaurante con murales inspirados en el mundo nipón y una barra de sushi, desde donde se aprecia el buen oficio de los cocineros.

La cava del establecimiento es otra firme apuesta de este restaurante donde los mejor vinos nacionales y extranjeros conviven con una propuesta, bien seleccionada, de las bodegas canarias. Además hay una barra de coctelería que hace las delicias de los comensales ofreciendo numerosas y variadas alternativas para una experiencia altamente recomendable.

Algunos platos recomendables en la visita a Kiki son los sashimi (atún, atún rojo, salmón, pulpo, y gambas); el usuzukuri de vieira gallega con mahonesa de chipotle; el cangrejo real a la robata con mahonesa de miel de trufa, el salmón noruego con mahonesa de parchita, aguacate y crujiente de spring roll , el atún toro con crema de aguacate y los nigiri de vieira braseada con mantequilla de trufa blanca.

5. Premio restaurante tradicional: La Posada

Hablar del restaurante La Posada, sito en la calle Méndez Núñez, número 61 de Santa Cruz, es referirse a una casa de comidas que se ha convertido en un referente en la capital tinerfeña y en el que el relevo generacional de los comensales se ha convertido en una constante. Isabel Rodríguez Calvín, chef y propietaria del restaurante desde hace 3 décadas, que se dice pronto, nació en Taramundi (Asturias), a dos kilómetros de Galicia, y llegó a Tenerife en el año 1992 de la mano de su hermano y abrió este establecimiento especializado en la cocina de su tierra natal.

Desde entonces Isabel Rodríguez ha estado siempre al frente de los fogones de esta casa de comidas, un expresión que se debería recuperar en el sector, al menos no recuerdo ni un día que fuera a comer que no estuviera trajinando en estas cocinas.

El jurado de los XXXVII Premios de Gastronomía de DIARIO DE AVISOS ha decidido otorgarle a La Posada el reconocimiento a mejor restaurante tradicional como homenaje a esas cocinas de las abuelas que tan bien elabora Isabel Rodríguez. El público, siempre fiel, disfruta con una carta sencilla pero bien elaborada con el mejor género del mercado. Son recomendables, la fabada, las fabes con almejas, la tortilla de papas, tartar de atún, los fritos de rape y merluza, el bacalao, el atún, el buen jamón, o las carnes premium. Además, el local cuenta con una cava acristalada con unas 800 referencias vinícolas regionales, nacionales y extranjeras.

El éxito de La Posada está basado primero en la compra del mejor género y ya luego en las cocinas con unas elaboraciones que priman los sabores, texturas y aromas del producto sin enmascararlos. Aquí todo es cocina de producto, con recetas que también se han ido actualizando.

Isabel Rodríguez, que ha sabido rodearse de un buen equipo en la cocina y en la sala, ha sido una luchadora en un mundo complicado como es la restauración, virtud que le inculcó su madre que sacó adelante a la familia con un negocio tras morir su marido. Este marcado tesón, las ganas de mejorar y el convencimiento de que el comensal es lo más importante y viene a disfrutar y a reunirse en familia o con amigos, han convertido a La Posada en un restaurante que por muchas veces que lo visites no sales defraudado jamás.

6. Premio mejor restaurante nacional: La Tasquita de Enfrente

El Jurado de los XXXVII Premios de Gastronomía de DIARIO DE AVISOS ha decidido otorgar el reconocimiento a Mejor Restaurante Nacional a La Tasquita de Enfrente de Madrid, del propietario y chef Juanjo López Bedmar, quien ha sabido conectar con el comensal con unas elaboraciones que no tienen más de tres ingredientes, que son productos de temporada, preparados al momento con lo mejor de cada día, y lo más fresco. Con estas palabras se resume el éxito de este restaurante, ubicado en la calle Ballesta, que ofrece dos menús: uno basado en el amor y respeto por el producto y la sencillez y otro la experiencia Tasquito inspirado en las locuras más irreverentes de Juanjo López, siempre primando el producto de temporada.

Juanjo López no descubrió su vocación de restaurador hasta los 40 años pese a que se crió en una familia donde su padre, Serafín López, durante más de 30 años, regentó una casa de comidas que llamó La Tasquita en una de las zonas más castizas de Madrid y donde los parroquianos habituales disfrutaban de platos como las patatas a lo pobre o los callos, hoy rebautizados como Callos Gaona.

López empezó su andadura laboral en el mundo del sector de los seguros, llegando incluso a ser director general de una importante compañía. Hasta que un día decidió coger los cuchillos y el delantal y tomar las riendas de La Tasquita de Enfrente.

Dos décadas después, Juanjo López sigue al frente de este negocio apoyado en Nacho Trujillo, del que dice que “es un gran jefe de cocina, además es humilde y amigo”. Entre ambos salen adelante con una cocina honesta, con alma, basada en la experiencia y en la confianza que da trabajar con buenos proveedores. Entre sus platos más destacados figuran el mejillón de roca infusionado con apio, carabinero en papillote, cococha de merluza con salsa de tinta de calamar, ensaladilla y un largo etcétera que depende del producto de temporada y el mercado.

El chef también ha abierto otra casa de comidas, casera, pero actualizada, llamada La Cocina de Frente, y ubicada en la calle Ibiza, número 40 de Madrid, donde propone platos como el pisto manchego, el jarrete de ternera, la codorniz en escabeche, pero donde, sobre todo, quieren realizar un homenaje al cocido madrileño.

Juanjo López ha sido un defensor de la cocina de mercado y además de los productos de la isla de Tenerife, lugar adonde viene con frecuencia para desconectar, somo son las papas, los quesos o la miel de palma.

7. Premio Casa del Vino: Bodega Los Loros

La tradición manda en el Valle de Güímar y ya se sabe que todo aquel que tiene una finca, cultiva un viñedo y al final termina embotellando vinos, sobre todo blancos que son los que más aceptación tiene entre el público. Algo así ha ocurrido con el galardonado en esta edición de los XXXVII Premios de Gastronomía de DIARIO DE AVISOS, en la categoría Casa del Vino que patrocina la Fundación Tenerife Rural, que ha recaído en la marca de Vinos Los Loros, que saca adelante Juan Francisco Fariña, y que se ha posicionado con fuerza en el mercado de EE. UU. donde vende el 40% de la producción.

Los orígenes de la marca Los Loros están vinculado al abuelo y al padre de Juan Francisco Fariña quienes cultivaban su pequeño viñedo en el valle de Güímar, hasta que un año se registró una buena cosecha y decidieron abrir un restaurante, El Borujo, en la carretera de Los Loros, y además de vender el vino ofrecer cocina tradicional.

Juan Francisco Fariña, en 2008, decide formar parte de la Denominación de Origen Valle de Güímar y empezar a embotellar. Luego vino la decisión más difícil que no fue otra cosa que optar entre “el restaurante familiar, que quita mucha vida sobre todos los fines de semana que es cuando la gente sale a comer fuera de casa, o la bodega. La decisión ya la sabemos. Fariña, que había cursado estudios de vitivinicultura, decidió empezar una nueva etapa baja la marca de El Borujo, hasta que en 2012 apostó por una nueva denominación y otro modo de hacer vinos.

Así empezó con Los Loros, cuidando la viña que es la única manera para que llegue la uva sana a la bodega y que el fruto dé lo mejor de sí mismo. Trabaja en su mayoría la listán blanco, pero también la marmajuelo, el albillo, la vijariego blanco, la moscatel, que produce mucho para los afrutados, y para el tinto, la listán negro y la negramoll.

Juan Francisco Fariña precisa que “todos los vinos parten de una elaboración tradicional, fermentan en espontáneo. No hay levaduras comerciales, no hay enzimas para clarificar, ni nada. Prácticamente el 80 o el 90% del trabajo viene del viñedo y cuando la uva llega aquí prácticamente viene sana y camina sola. No utilizo sulfurosos en las elaboraciones ni en la crianza, solo empleo una pequeña dosis a la hora de embotellar para proteger el vino”. Y defiende que “el vino canario no es caro, pero sí es caro producirlo”, afirma.

8. Premio mejor restaurante #ConsumeCanario: Taste 1973 Hotel Villa Cortés

La investigación vinculada al producto canario no es algo que ocurra de manera frecuente en los restaurantes canarios. Este el caso del restaurante Taste 1973, ubicado en el hotel Villa Cortés, de Arona, con el chef Diego Schattenhofer, quien ha sido capaz en los últimos años de complementar su actividad como cocinero con un grupo de trabajo, denominado Gastrosinapsis, que le ha llevado a investigar sobre productos canarios como la tableta, un pescado que se captura a unos 300 metros de profundidad en aguas de El Hierro; la cabra y sus distintos subgéneros en cada isla canaria o sobre los quesos, concretamente uno de cabra que se elabora en Granadilla, para lograr su punto más óptimo de consumo en sus diferentes etapas.

Destacan los últimos estudios científicos sobre la cabra concretamente la palmera, majorera y tinerfeña que han permitido averiguar que su momentos gastronómicos más óptimos es los tres años de edad, 90 kilos de peso y un mínimo de 122 días de maduración. Los lomos, bajo y alto, se sirven luego con salsa de queso fresco y mojo antiguos.

El restaurante Taste 1973, que abrió sus puertas el 4 de enero de 2019, con Diego Schattenhofer, nacido en Argentina pero que lleva 20 años afincado en Canarias, ha conseguido transformar estas investigaciones en platos deliciosos, sugerentes y sabrosos. Además, la vajilla está basada en gánigos, hay platos inspirados en los utensilios empleados por los guanches además de una cubertería realizada con piel de cabra y conchas de lapa. Además, estos platos pueden ser degustados con una buena representación de los vinos canarios que se aprecian en la cava acristalada.

Diego Schattenhofer es un cocinero inquieto, más bien muy inquieto, con una cabeza en constante estado de reflexión y de búsqueda de respuestas a las múltiples preguntas que se le presentan en el día a día.

Algunos de los platos que se pueden degustar en Taste 1973 son el atún patudo, acompañado de caviar; el choco con aguachile, la gamba con erizo de mar y leche de tigre; la tableta con papa borralla; el lomo alto y bajo de cabra o una cata vertical, algo inédito, de quesos de cabra.

Taste 1973 ha sido galardonado en los XXXVII Premios de Gastronomía de Diario de Avisos en la categoría #ConsumeCanario que patrocina Gestión del Medio Rural de Canarias por este proyecto gastronómico, donde además de poder degustar nuestros productos, ahonda en la recuperación de estos manjares, algunos de los cuales, como la cabra, están comenzando a desaparecer de la gastronomía de la islas.

9. Premio Manuel Iglesias: Erlantz Gorostiza

El jurado de los XXXVII Premios de Gastronomía de DIARIO DE AVISOS ha decidido otorgar el galardón Manuel Iglesias al chef Erlantz Gorostiza (1982, Getxo, Bizkaia) por su labor al frente del restaurante M.B (Martín Berasategui), ubicado en The Ritz Carlton Abama, en Guía de Isora, y que cuenta con dos estrellas Michelin y dos soles de la Guía Repsol. El jurado ha destacado, entre otras virtudes del chef, el perfeccionismo e inconformismo, una filosofía basada en la calidad, el servicio y la creatividad y la dedicación, principios que transmite a sus comensales.

Erlantz Gorostiza, como buen vasco, descubrió pronto sus afición por la gastronomía que fue apoyada por su familia. Empezó estudiando panadería y pastelería, pero pronto le pareció insuficiente y amplió estudios de dirección de cocina, que compaginó con el trabajo en restaurantes como Aretzondo y Andra Mari. Luego vinieron experiencias que marcarían su futuro en locales como Quique Dacosta, tres estrellas Michelin, o su trabajo en El Celler de Can Roca con los hermanos, Joan, Josep y Jordi Roca donde forjó en la filosofía de la humildad, el cariño y la unidad de equipo, valores que todavía permanecen arraigados en la personalidad del chef.

En el año 2005 Erlantz tiene la ocasión de disfrutar de lo que ha definido como “la mejor comida de su vida, en el restaurante de Lasarte de Martín Berasategui, donde pide hacer prácticas. Aquí empieza un idilio, que aún sigue hoy en día, con Berasategui, mentor, amigo, “a veces padre” en esta que es su segunda casa.

Luego trabaja con Manuel de la Osa (Las Rejas) y el pastelero Paco Torreblanca, pero siempre sin olvidar a Martín Berasategui quien le reclama en 2010 para ponerse al frente de los fogones de M.B de Guía de Isora, que ya tiene su estrella Michelin. Ya en 2009 el restaurante recibió, en los XXIV Premios de Gastronomía de DIARIO DE AVISOS, el galardón a Mejor Cocina de Hotel.

Erlantz, hombre de equipo, se apoya en su mano derecha Tomás Regalado para sacar adelante este proyecto ilusionante, y ya en 2014 reciben el segundo reconocimiento de la guía francesa. En 2016 el chef vasco también se hará cargo de los restaurantes Txoko by Martin Berasategui y de Las Terrazas del Abama, nuevos espacios gastronómicos del hotel.

Erlantz Gorostiza, de origen vasco, aunque ya con fuerte arraigo en Tenerife, ha trasladado esta amor por la isla con un compromiso inequívoco con los productos de la tierra, lo cuales respeta y cuida para que mantengan en todo momentos sus cualidades y sabores.

TE RECOMENDAMOS