sociedad

La realidad del suicidio, la principal causa de muerte no natural en España

El Ministerio de Sanidad puso en marcha hace un mes la línea 024 para prevenirlo, que ha recibido más de 600 llamadas diarias
realidad-del-suicidio

Por Doris Carballo. El Ministerio de Sanidad puso el marcha el pasado 10 de mayo, hace hoy justo un mes, una línea gratuita, pública y confidencial de prevención a la conducta suicida. Se trata del teléfono 024, gestionado por la Cruz Roja, con el objetivo de proporcionar ayuda las 24 horas del día, todos los días del año, a personas con pensamientos suicidas y a sus familias. Esta es la realidad del suicidio.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2020 se quitaron la vida 3.941 personas en España, es decir, cada día 11 personas fallecieron por esta causa, un 7,4% más que en 2019, a lo que hay que añadir otros 220 que lo intentaron y no lo lograron. Hay que recordar que el suicidio es la principal causa de muerte no natural en España desde que en 2008 superó los decesos por accidente de tráfico.

De esta forma, la línea 024 se inició después de numerosas demandas por parte de asociaciones y colectivos que luchan por mejorar la atención a la salud mental en este país, una situación que se ha visto incrementada como consecuencia del deterioro que ha ocasionado la pandemia de la COVID, incluso afectando a menores. Según un estudio sobre el impacto del suicidio en adolescentes, liderado por la Universidad de La Rioja y el Consejo Nacional de la Psicología, el 19% de los jóvenes de entre 14 y 19 deseó morir en el último año, un 7% lo planificó y un 4,6% intentó suicidarse. El mismo también apunta que un 15,5% de los jóvenes encuestados ha tenido ideas de quitarse la vida y el 8,5% lo ha comentado con otras personas.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, detalló que el teléfono de atención al suicidio, el 024, atendió en las primeras tres semanas de vigencia un total de 9.609 llamadas, con una media diaria de entre 600 y 700. “Los datos de la puesta en marcha hablan por sí solos, son muy relevantes”, subrayó Darias, quien insistió en la necesidad de concienciar sobre la salud mental y de la existencia de ayuda para prevenir el suicidio. Atendiendo a estos datos, de las 9.609 llamadas recibidas, 502 se derivaron al 1-1-2, que gestionan las comunidades autónomas. Asimismo, se identificaron 241 suicidios en curso.

Los expertos sostienen que el suicidio puede afectar a cualquier persona, sufra o no una enfermedad mental, y diversos estudios confirman que hasta la mitad de la población piensa en él a lo largo de su vida. “Es muy común, porque entra dentro de la realidad humana planteárselo cuando estamos mal y es algo que a todos nos puede pasar”, cuenta la psicóloga Sara Bote, entrevistada por DIARIO DE AVISOS. “Basta que se vengan abajo los pilares de tu vida, sufrir algún problema de salud crónico o una enfermedad incurable, arrastrar algún problema del pasado o padecer estrés o falta de sueño, sin olvidar de personas que lo tienen todo (apoyo, salud, trabajo) y se sienten vacías”.

Especialistas ante la realidad del suicidio

Como recuerdan los especialistas, reconocer las señales de riesgo es una cuestión de vida o muerte. Los estudios indican que la mayoría de las personas que se quitan la vida lo han comentado abiertamente y un alto porcentaje de ellas acudió a su médico de cabecera en el último año. Sin embargo, la experta destaca que “hay casos que se pueden prevenir y otros que no”. Además, añade que “esto no es un problema de que la familia haya actuado de una manera de otra, es una cuestión mucho más profunda, como consecuencia de una sociedad que está fallando en bastantes cosas, como en el ritmo de vida o en lo que entendemos por éxito o felicidad”.

Sara Bote recomienda “escuchar sin juzgar” como primer paso para desactivar un sufrimiento que, reconoce, esconde demasiados enigmas. Igualmente, pide más planes preventivos, mayor seguimiento a los pacientes y una apuesta decidida por la formación especializada y aconseja a quienes estén pensando en quitarse la vida “contarlo a alguien que les acepte incondicionalmente” y buscar lo antes posible un especialista. Desde su experiencia profesional, pero también como superviviente y víctima, recalca que “cuando te sientes acogido, como mínimo aplazas la decisión, porque, como solemos decir los psicólogos, para ‘eso’ hay siempre tiempo”.

TE RECOMENDAMOS