la orotava

Agustín González: “Las Fiestas Patronales hacen de la Villa de La Orotava un patrimonio de la humanidad”

El director de DIARIO DE AVISOS, Agustín González, recuerda en su pregón las noticias más relevantes acontecidas en el municipio en los últimos 500 años y su relación directa e indirecta con los festejos
Villa de La Orotava

El director de DIARIO DE AVISOS, Agustín González, leyó ayer un emotivo y original pregón en el que, haciendo honor a su oficio de periodista, del que se confesó “un apasionado”, recordó las 12 noticias e hitos históricos más relevantes que acontecieron en La Orotava en los últimos 500 años, “como si se tratara de hojear un periódico de cinco siglos” y su relación directa e indirecta con las fiestas patronales en honor al Corpus Christi, San Isidro Labrador y Santa María de la Cabeza, que han convertido al municipio “en un auténtico patrimonio de la humanidad”.

En realidad, habló de doce “más una”, un misterio que desveló al final de su discurso. Aclaró que de su lista quedaban fuera muchas noticias importantes, pero esperó que su selección sirviera “para animar a los villeros a refrescar su memoria histórica”, ya que “somos el resultado de nuestro pasado, de nuestra cultura y de nuestras costumbres”.

En un salón de plenos abarrotado de gente, el pregonero entremezcló los acontecimientos elegidos con algunos recuerdos y vivencias personales. Se definió como “mitad villero y mitad portuense”, porque su padre era de La Orotava y su madre, del Puerto de la Cruz. “Yo nací justo en la frontera, en la Casa Azul, en la calle que separa los dos términos municipales, pero en la acera portuense, como un presagio de lo que iba a ser mi vida: siempre a caballo entre estos dos pueblos vecinos del Valle”.

Sin embargo, La Orotava “ha marcado mi vida por completo”, añadió. Vivió, estudió, jugó al fútbol en clubes locales, se casó en La Concepción y sus dos hijos “son villeros de pura cepa”.

El director del Decano aludió a la construcción de esta última iglesia en el año 1498, alrededor de la cual se estableció el núcleo urbano inicial; la declaración como Villa Independiente y la fundación del Jardín de Aclimatación de La Orotava, el 17 de agosto de 1788.

Recordó cómo su padre los llevaba con frecuencia a él y a sus hermanos a visitarlo, “toda una aventura”, porque “nos transportaba a una selva misteriosa, presidida por el árbol de Tarzán, como llamábamos al imponente ejemplar que había -y sigue habiendo- justo en el centro del jardín”.

Cuidadosa selección

En su cuidadosa selección, incluyó al “voraz” incendio que el 20 de abril de 1801 destruyó el convento de San Lorenzo, que, debido a su suntuosidad, fue conocido como El Escorial de Canarias; al nacimiento de la tradición de las alfombras de flores en honor al Corpus Christi, y al vendaval que en 1867 derrumbó el Drago de Franchy.

En 1892, el hecho más destacado fue la fusión de las fiestas de San Isidro y del Corpus Christi, dando lugar al nacimiento de las fiestas patronales, y en 1894, lo fue la llegada del alumbrado público, convirtiéndose el municipio en el segundo de Canarias y en el primero de Tenerife que se adentraba en la modernidad.

En décimo lugar situó la decisión de la Sociedad Cultural Liceo de Taoro de hacerse cargo en 1936 de la que se considera “la madre de todas las romerías de Canarias”, por su antigüedad, sus dimensiones y por su especial cuidado del tipismo y el respeto a las tradiciones. Le siguieron la declaración del Teide como parque nacional y en 2012, la de Villa universitaria, con la implantación de la Universidad Europea de Canarias.

El director del Decano apuntó a una noticia que denominó la “doce más uno y no por superstición”, sino porque todavía no ha ocurrido: la declaración de La Orotava como Patrimonio de la Humanidad, para la que ya se han presentado todos los trámites que justifican la candidatura, aunque habrá que esperar hasta el año 2027 para aspirar a este reconocimiento.

No obstante, “con declaración o sin declaración de la Unesco, lo que tenemos claro todos los que conocemos y amamos a La Orotava es que esta Villa ya es de hecho un patrimonio de la Humanidad, un lugar único por sus valores históricos, paisajísticos y culturales”.

Y las fiestas del Corpus y San Isidro, como intentó demostrar con las noticias elegidas, “han ayudado a construir esta Orotava próspera, hermosa y única en la que hoy vivimos, y la han convertido en un auténtico patrimonio de la humanidad”.

TE RECOMENDAMOS