sanidad

Alerta sanitaria en España: Sanidad advierte de la falta de fármacos para la tensión

La Aemps calcula que más de 670 fármacos para la tensión tienen problemas de suministro. Candesartán e Irbesartán son dos de ellos
fármacos para la tensión

La lista de fármacos para la tensión con problemas de desabastecimiento en España sigue aumentando. Si a principios de este mes de enero la Agencia Española del Medicamento (Aemps) notificaba alrededor de 630 fármacos, la lista ahora sobrepasa los 670. Entre ellos, se encuentran dos populares tratamientos para la tensión: candesartán e irbesartán.

Respecto al primero, se trata de candesartán, fabricado por los laboratorios Kern Pharma, de 4 mg, y en presentación de 14 comprimidos. Este medicamento pertenece a los llamados antagonistas de los receptores de angiotensia II y lo que hace es facilitar que los vasos sanguíneos se relajen y dilaten para lograr una disminución de la presión arterial. Además, ayuda a que el corazón bombee la sangre a todas las partes del cuerpo.

Según explica su ficha técnica, este fármaco se emplea para la presión arterial elevada, dolencia conocida como hipertensión, así como para el tratamiento de adultos con insuficiencia cardíaca con función reducida del músculo cardíaco, cuando no es posible utilizar otros medicamentos destinados para tal fin.

La Aemps calcula que los problemas de suministro de candesartán finalizarán aproximadamente el 22 de febrero de este año. No obstante, tranquiliza a sus usuarios señalando que existen otros medicamentos con el mismo principio activo y para la misma vía de administración.

Mientras, irbesartán presenta complicaciones en varias presentaciones. Por un lado, está irbesartán, fabricado por los laboratorios Sun, en presentación de 28 comprimidos recubiertos con película EFG, tanto en su versión de 150 mg como en la de 300 mg.

Al igual que el fármaco anterior, pertenece a la familia de los receptores de la angiotensina-II. Lo que hace irbesartán es impedir la fijación de estas hormonas a los receptores, con el fin de relajar los vasos sanguíneos y reducir la presión arterial.

Según su ficha técnica, se emplea para la presión arterial elevada y también para proteger el riñón en pacientes con hipertensión o diabetes tipo 2, ya que enlentece el deterioro de la función renal.

Para su dispensación de 150 mg, la Aemps calcula que el problema de suministro finalizará el 22 de febrero de este año, mientras que la de 300 mg llegará un poco más tarde, el 15 de marzo. Para la primera, hasta que llegue la solución, el médico del paciente deberá determinar la posibilidad de emplear otros tratamientos comercializados, mientras que para la segunda existen otros con el mismo principio activo y para la misma vía de administración.

Por otro lado, también hay desabastecimiento de irbesartán en combinación con hidroclorotiazida, del mismo laboratorio, en presentación de 28 comprimidos, y en las cantidades 300/12,5 mg y 300/25 mg.

La hidroclorotiazida es un fármaco diurético utilizado para el tratamiento de hipertensión arterial, edema asociado a insuficiencia cardíaca, renal o hepática, diabetes insípida (un trastorno poco común que provoca un desequilibrio de líquidos en el cuerpo) e hipercalciuria idiopática (excreción urinaria excesiva de calcio).

En 2018, causó controversia por su relación con el incremento de riesgo de cáncer cutáneo no melanocítico. Si bien, la Aemps, tras introducir una serie de restricciones en su prescripción, lo considera seguro. Aquellos que lo tengan recetado en combinación con irbesartán podrán volver a adquirirlo el día 15 de marzo para su presentación 300/12,5 mg  y el día 22 del mismo mes para la de 300/25 mg.

TE PUEDE INTERESAR