arona

Un plan para acompañar y escuchar a los mayores de Arona

Arona retoma, tras la pandemia, el programa ‘Pequeños momentos’, que ofrece compañía a los mayores que viven solos para hacer gestiones en la calle o entablar una conversación en casa
Contra el envejecimiento humano: un fármaco que trata la hipertensión podría ser la clave

Evitar situaciones de soledad no deseadas entre los mayores de Arona. Ese es el objetivo del programa Pequeños momentos que ha puesto en marcha el ayuntamiento sureño y que ya cuenta con una veintena de usuarios, aunque se pretende alcanzar el medio centenar a medio plazo, según la previsión del área de Mayores, que asegura disponer del personal necesario para hacer frente al crecimiento de la demanda. La iniciativa se estrenó en 2018 con un gran éxito y, tras verse truncada por la pandemia y la falta de personal, se retoma ahora con todas las garantías.


Desde actividades en las propias viviendas a paseos y gestiones en la calle es lo que ofrece el personal de ayuda domiciliaria a través de un servicio que no solo contribuye a mitigar la soledad de los usuarios y a estimular sus capacidades cognitivas, sino que permite detectar posibles problemas o necesidades de los mayores.


“En el período que lleva en marcha el programa detectamos una gran necesidad de hablar entre nuestros mayores, aun teniendo sus familias; son los grandes perjudicados por el ritmo de vida frenético que llevamos y merecen ser escuchados y atendidos”, manifestó a este periódico Nizamara Domínguez, responsable del área de Mayores, Dependencia y Discapacidad del Ayuntamiento de Arona.


Su departamento ha realizado un estudio en todo el municipio para detectar los puntos donde residen mayores que viven solos, un fenómeno que se percibe en mayor medida en los núcleos de El Fraile y Las Galletas. “Les acompañamos a la farmacia, al supermercado, al centro de mayores o a la biblioteca a leer algún libro”, explicó Nizamara, que subrayó lo “enormemente agradecidos” que se muestran los usuarios con el servicio.


Los expertos insisten en que las personas mayores son particularmente vulnerables a la soledad por factores comunes en esa etapa de la vida, como pueden ser la muerte de un ser querido (sobre todo de la pareja), la pérdida de roles sociales (jubilación o emancipación de los hijos) y una mayor prevalencia de enfermedades crónicas o incapacitantes, lo que limita las actividades y la movilidad.


Desde el área de Mayores del Ayuntamiento de Arona se subrayan las ventajas del programa Pequeños momentos, entre ellas, mejorar la calidad de vida de los usuarios, promover su autonomía, facilitar la relación y comunicación en su domicilio, intentar mantener las capacidades físicas intelectuales, apoyar en el acceso a los recursos sociales, ayudar en las tareas cotidianas y detectar cualquier necesidad que presente indicadores de vulnerabilidad social.


La concejala Ruth Lorenzo recuerda que “la acentuación del individualismo y la indiferencia hacia las personas que viven a nuestro alrededor, con la idea de no te metas donde no te llaman, lleva a que muchos de nuestros mayores permanezcan en el anonimato, y ese proceso de aislamiento es mayor con la pérdida de sus parejas, amigos o conocidos, la dificultad de las familias para hacerse cargo y el deterioro cognitivo o físico”.


Por su parte, el alcalde de Arona, José Julián Mena, destacó la importancia de “mitigar un fenómeno como el de la soledad, que va en aumento conforme pasan los años y que, por tanto, afecta de una forma muy importante a los mayores del municipio”. A su juicio, “una sociedad se mide por cómo trata a los más vulnerables y, en ese sentido, este programa es una acción de justicia para quienes nos han dedicado sus mejores años”.

TE PUEDE INTERESAR