violencia de género

El presunto asesino de Romina abandona Canarias tras salir de la cárcel

Raúl Díaz Cachón fue liberado de prisión el pasado viernes debido a una serie de fracasos institucionales
Achacan a la huelga de los LAJ que se paralice la causa por el presunto asesinato de Romina

Raúl Díaz Cachón, acusado del asesinato, descuartizamiento y quema del cuerpo de Romina Celeste, fue liberado de prisión el pasado viernes debido a una serie de fracasos institucionales. Según publica este domingo el diario EL PAÍS, ese mismo día se dirigió al aeropuerto de Lanzarote y cogió un vuelo con destino a Madrid.

A pesar de la impecable investigación policial y la primera parte de la instrucción judicial en tiempo récord, la pandemia, las maniobras dilatorias de la defensa y un juzgado poco diligentes permitieron que el presunto asesino de Romina fuera liberado.

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias ha abierto una investigación para determinar las causas del retraso en el juicio, el cual todavía no tiene fecha establecida.

Asesinato en Costa Teguise

Romina Celeste Núñez murió el 1 de enero de 2019 en su casa de Costa Teguise. Su marido reconoció ante la juez de Instrucción que quemó su cuerpo, lo descuartizó y lo arrojó a diferentes puntos de la costa de Lanzarote, pero hasta la fecha siempre ha negado haberla asesinado, ya que sostiene que se encontró muerta a su mujer al regresar a casa de madrugada y que se asustó, porque temía que le culpasen a él (Romina ya lo había denunciado por malos tratos).

Según la Fiscalía, que reclama para Raúl D.C. una condena de 20 años de cárcel, en su relación con Romina Celeste hay al menos otros episodios previos de malos tratos: el 8 de agosto de 2018 en un hotel de Arrecife, cuando la propia joven denunció ante la Policía que la había “golpeado en repetidas ocasiones”, y el en torno al 29 de diciembre de 2019, día en el que ella se presentó de madrugada en el Hospital de Lanzarote con lesiones.

Sin embargo, ningún médico llegó a verla aquel día, porque Raúl D.C. acudió al centro sanitario y se llevó a Romina antes de que eso ocurriera. Cuarenta y ocho horas más tarde, perdió la vida.

El cadáver de Romina Celeste Núñez nunca se recuperó, lo que impide a las acusaciones ser más precisas sobre cómo la mató su marido, según su tesis. Pero sí se recuperaron algunos restos de tejido que el mar devolvió a la costa, identificados gracias al ADN, circunstancia en la que se basan los cargos de homicidio.

TE PUEDE INTERESAR