ciencia

España ahonda en el conocimiento de los fondos submarinos de Canarias

El buque oceanográfico Ramón Margalef lleva a cabo otra campaña de investigación para saber más sobre el estado ambiental, entre 100 y 1.000 metros de profundidad, de las cuatro islas occidentales
fondos submarinos de Canarias

Hace ya lustros que la geopolítica planetaria fijó su interés en los aún inexplorados recursos de los fondos submarinos, y el interés económico que guía a los gobiernos de los distintos países ha conllevado al respaldo de las investigaciones al respecto desde la perspectiva científica. No en balde, sus descubrimientos resultan esenciales a la hora de sostener las distintas reivindicaciones ante Naciones Unidas para que sean reconocidos sus derechos a la explotación de los mismos, como ocurre en el caso de España respecto a zonas como Canarias.

Por eso no es de extrañar que un equipo científico del Instituto Español de Oceanografía (IEO-CSIC) haya llevado a cabo una nueva campaña de investigación, cuyo objetivo ha sido, en esta ocasión, evaluar el estado ambiental de los fondos marinos de las islas de la provincia tinerfeña entre los 100 y los 1.000 metros de profundidad.

Expertos

Han sido los especialistas del buque oceanográfico Ramón Margalef, que atracó en la mañana de ayer en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, quienes han recorrido durante 20 días las islas de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro para tomar imágenes y muestras de los hábitats profundos, incluso en algunas áreas inexploradas hasta la fecha. Es obvio que, como dice el refrán, lo que pasa, conviene.

En esta campaña ha participado un equipo científico multidisciplinar compuesto por biólogos y geólogos de los centros oceanográficos de Canarias, Cádiz, Málaga y Vigo, y en cada zona se llevó a cabo, en primer lugar, un estudio de la geomorfología y composición del fondo a partir de métodos acústicos, que permitieron obtener cartografías de muy alta resolución.

Una vez identificadas las zonas con potencial para la presencia de hábitats de interés para la conservación, se utilizaron vehículos submarinos con el fin de obtener imágenes de los fondos, para, posteriormente, realizar la identificación taxonómica de las especies y evaluar las presiones de origen antrópico a las que dichas comunidades puedan estar sometidas, como la presencia de basuras marinas.

Por otro lado, en los fondos sedimentarios se obtuvieron muestras con dragas tipo box-corer para analizar la composición del fondo y la presencia de sustancias contaminantes y microplásticos.

Una labor impagable: desde detectar el telurio hasta resolver crímenes

Es lo bueno que tiene apoyar a la Ciencia desde las administraciones públicas, y hace tiempo que Canarias contrajo algunas deudas impagables con la Oceanografía española. Sus avances han permitido confirmar, por ejemplo, hallazgos como lo de la reserva de telurio (mineral raro donde los haya y de interés esencial para el desarrollo de las nuevas tecnologías) en los montes submarinos situados al sur del Archipiélago.

Pero también a la hora de aportar pruebas fundamentales para resolver crímenes tan espeluznantes como el de las niñas de Santa Cruz de Tenerife asesinadas por su propio padre, como lograron gracias a su admirable determinación por aportar su ciencia que llevaron a cabo los tripulantes del buque Ángeles Alvariño.

Difícil

Respecto a la nueva campaña, el investigador del IEO y jefe de la misma, Carlos Hernández, detalló al respecto que “las dificultades técnicas y logísticas que conlleva el estudio de los fondos marinos profundos hacen que, aún a día de hoy, se desconozcan muchos de los hábitats en ellos presentes, las especies que los caracterizan y el estado de salud de los mismos; de ahí la importancia de actividades de investigación como las que hemos llevando a cabo durante la campaña Circan 2023 en aguas de Canarias”. Sin duda, por estos lares siempre son bienvenidos.

TE PUEDE INTERESAR