sanidad

Los alimentos que se toman cada día en España y que inflaman el intestino y disparan el cáncer colorrectal

La prevalencia del cáncer colorrectal en personas menores de 50 años ha aumentado en las últimas décadas
Los alimentos que se toman cada día en España y que inflama el intestino y dispara el cáncer más común
Los alimentos que se toman cada día en España y que inflama el intestino y dispara el cáncer más común. Shutterstock

DA/ J.A.Gomez.| Las dietas ricas en grasas pueden cambiar las bacterias intestinales y alterar las moléculas digestivas, conocidas como ácidos biliares, que son modificadas por esas bacterias. Así lo han descubierto investigadores del Instituto Salk de la Universidad de California San Diego, en Estados Unidos, en un estudio con ratones. Este mecanismo predispone al cáncer colorrectal, el más común en España.

La prevalencia del cáncer colorrectal en personas menores de 50 años ha aumentado en las últimas décadas. Los científicos sospechan que uno de los motivos es el aumento de la obesidad y de las dietas ricas en grasas.

En el estudio, publicado en la revista Cell Reports y que recoge Europa Press, el equipo descubrió un aumento de los niveles de bacterias intestinales específicas en ratones alimentados con dietas ricas en grasas.

Estas bacterias intestinales, según demostraron, alteran la composición de la reserva de ácidos biliares de forma que causan inflamación y afectan a la rapidez con la que se reponen las células madre intestinales. Los ácidos biliares son moléculas producidas por el hígado y utilizadas por el intestino para ayudar a digerir los alimentos y absorber el colesterol, las grasas y los nutrientes.

“El equilibrio de los microbios en el intestino está determinado por la dieta, y estamos descubriendo cómo las alteraciones en la población microbiana intestinal (el microbioma ) pueden crear problemas que conducen al cáncer”, explica el coautor principal y profesor Ronald Evans, director del Laboratorio de Expresión Génica del Salk. “Esto allana el camino hacia intervenciones que disminuyan el riesgo de cáncer”.

En 2019, Evans y sus colegas demostraron en ratones cómo las dietas ricas en grasas aumentaban los niveles generales de ácidos biliares. El cambio en los ácidos biliares, descubrieron, apagó una proteína clave en el intestino llamada receptor X Farnesoide (FXR) y aumentó la prevalencia del cáncer.

Sin embargo, aún faltaban eslabones de la historia, como la forma en que el microbioma intestinal y los ácidos biliares se modifican con las dietas ricas en grasas.

En el nuevo trabajo, el grupo de Evans se asoció con los laboratorios de Rob Knight y Pieter Dorrestein de la Universidad de California en San Diego para examinar los microbiomas y metabolomas -colecciones de pequeñas moléculas derivadas de la dieta y de los microbios- en las vías digestivas de animales con dietas ricas en grasas. Estudiaron ratones con una mutación genética que los hace más susceptibles a los tumores colorrectales.

Los científicos descubrieron que, aunque los ratones alimentados con dietas ricas en grasas tenían más ácidos biliares en sus intestinos. Además, se trataba de una colección menos diversa, con una mayor prevalencia de ciertos ácidos biliares que habían sido modificados por las bacterias intestinales.

También demostraron que estos ácidos biliares modificados afectaban a la proliferación de células madre en los intestinos. Cuando estas células no se reponen con frecuencia, pueden acumular mutaciones, un paso clave para favorecer el crecimiento de cánceres, que a menudo surgen de estas células madre.

“Apenas estamos empezando a comprender estos ácidos biliares conjugados con bacterias y sus funciones en la salud y la enfermedad”, afirma el coautor Michael Downes, científico del Salk.

También se observaron diferencias sorprendentes en los microbiomas de los ratones con dietas ricas en grasas: las colecciones de bacterias intestinales en los tractos digestivos de estos ratones eran menos diversas y contenían bacterias diferentes que los microbiomas de los ratones sin dietas ricas en grasas. Dos de estas bacterias -‘Ileibacterium valens’ y ‘Ruminococcus gnavus’- eran capaces de producir estos ácidos biliares modificados.

Los científicos se sorprendieron al descubrir que una dieta rica en grasas tenía un mayor impacto en el microbioma y los ácidos biliares modificados que una mutación genética que aumenta la susceptibilidad al cáncer en los animales.

“Hemos descubierto cómo una dieta rica en grasas influye en el microbioma intestinal y modifica el conjunto de ácidos biliares, empujando al intestino a un estado de inflamación asociado a la enfermedad“, afirma la coautora Ting Fu, antigua becaria postdoctoral en el laboratorio de Evans.

Los investigadores creen que las dietas ricas en grasas modifican la composición del microbioma, favoreciendo el crecimiento de bacterias como ‘I. valens’ y’ R. gnavus’. A su vez, esto aumenta los niveles de ácidos biliares modificados. En un círculo vicioso, esos ácidos biliares crean un entorno más inflamatorio que puede cambiar aún más la composición de las bacterias intestinales.

“Hemos desconstruido por qué las dietas ricas en grasas no son buenas y hemos identificado cepas específicas de microbios que se inflaman con las dietas ricas en grasas“, resalta Evans, catedrático de Biología Molecular y del Desarrollo. “Sabiendo cuál es el problema, tenemos una idea mucho mejor de cómo prevenirlo y revertirlo”.

TE PUEDE INTERESAR