educación

Cuatro alumnos de la ULL participarán en el ‘Dakar de los estudiantes’ por una buena causa

Recorrerán 2.400 kilómetros en Marruecos con el coche de la madre de uno de ellos, un Volkswagen Polo del 99: buscan patrocinadores y colaboradores
Los cuatro alumnos de la ULL que participarán en el 'Dakar de los estudiantes' por una buena causa

David, Pablo, Hugo y Sergio son alumnos de la ULL (Universidad de La laguna) tanto de Ingeniería Mecánica como Electrónica. Más allá de sus estudios, tratando que la educación superior sea más práctica que teórica y que esta motive a los estudiantes, se les ocurrió participar en el UniRaid, una “aventura humana y solidaria para estudiantes con espíritu emprendedor de entre 18 y 28 años” formando el equipo ULLRaid, pero para ello necesian la ayuda de todos.

La inquietud de estos cuatro estudiantes resultó clave para poner en marcha la idea: “Unos profesores de la ULL crearon una serie de cursos de emprendimiento y nos inscribimo. El planteamiento era el de tener una idea que pudiera llegar al mercado. Como estábamos en un momento de estrés con los estudios, creyendo que la universidad necesitaba un cambio, vimos un vídeo en TikTok sobre el evento y buscamos la forma de adaptarlo a la ULL, a la Ingeniería y, sobre todo, a la solidaridad”.

Con la motivación de ser la primera universidad canarias en participar en el UniRaid, comenzaron a planificarlo todo, a hacer presupuestos, a preparar equipos… El coche que recorrerán 2.400 kilómetros de las rutas del Dakar del 10 al 18 de Febrero 2024 es uno de la madre de Pablo Rodríguez, adaptado y preparado para la cita: “A la cita solo pueden ir coches de más de 20 años y no pueden participar 4×4. Nosotros tenemos un Volkswagen Polo del 99 que tenía mi madre y que queremos llevar lleno hasta los topes entre material de la aventura y material solidario”.

Para llevar 40 kilos de material para los habitantes de aldeas remotas de Marruecos necesitan completar un crowdfunding, o micromecenazgo para el que llevan semanas de reuniones y puestas en común. El objetivo no es sencillo: llegar a casi 5.000 euros: “La inscripción es 2.090 euros, algo más de 700 el barco hasta Huelva y el coche, algunos arreglos, fueron más de 1.000. Tenemos que comprar material como brújulas, radios, caseta de campaña, planchas areneras…”.

La adaptación del coche fue más complicada de lo esperado: “Cada coche es un mundo y al no tener una parte de chasis rígido en la zona delantera, donde va el parachoques, hemos tenido que buscar una solución para que la plancha del cubre cárter quede sujeta. Gracias al taller MD 4×4, de La Cuesta, que nos ayuda, lo hemos solventado. Nosotros lo diseñamos y lo hacemos en cartón para que nos diera el visto bueno”.

Estudiantes de la ULL que quieren dejar un legado

La intención, además de completar la aventura de 2.400 kilómetros es que su experiencia, y todo el trabajo que llevan a cabo para ella, pueda servir a otras generaciones de futuros ingenieros: “El coche podrá servir para que se pueda usar para futuras ediciones del UniRaid, además de ser utilizado para clases prácticas para futuros estudiantes de la ULL. Queremos demostrar que aquí se pueden hacer cosas divertidas, prácticas e interesantes”.

El llegar a dar a conocer su intención, entender que se trata de algo que va más allá de una cita automovilística y encontrar apoyos ha sido uno de los aspectos más complicados: “Animamos a la gente a que se una, entre en la página de mecenazgo, donde ofrecemos los retornos que tendrán según la cantidad que aporten, para poder llevar a cabo el proyecto”.

David Toro y Pablo Rodríguez, en el coche con el que acudirán a la cita

Por el momento cuentan con el apoyo de la Cátedra Fundación Cepsa de Transición Ecológica e Innovación, Libbys, Sarao Gastro Lounge Music, La Típica, Alumni ULL, APP Informática, Cátedra Fundación DISA de Jóvenes Emprendedores, Litografía Romero, Café Lupita e Impercanarias La Atalaya.

Hay un aspecto en este grupo de alumnos de la ULL que hay que destacar y es que los cuatro, David Tort, Pablo Rodríguez, Sergio de la Rosa y Hugo Aguiar, trabajan codo con codo y día a día aunque solo los dos primeros acudirán a Marruecos, ya que el presupuesto para dos vehículos se disparaba.

Si crees que puedes ayudarlos, no lo dudes.

TE PUEDE INTERESAR