medio ambiente

Jane Goodall elogia la lucha de los tinerfeños para proteger a los animales

La prestigiosa primatóloga británica visita el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre La Tahonilla y hoy impartirá una conferencia en la Universidad de La Laguna: “Nos enfrentamos a dos amenazas, el cambio climático y la pérdida de la biodiversidad”
Jane Goodall elogia la lucha de los tinerfeños para proteger a los animales

El Centro de Recuperación de Fauna Silvestre La Tahonilla, en el municipio de La Laguna, recibió ayer la visita de Jane Goodall, etóloga británica y activista ambiental reconocida mundialmente, fundadora del Instituto Jane Goodall (IJG) y que ha revolucionado la ciencia desde 1960 por sus descubrimientos sobre la conducta de los chimpancés salvajes en Gombe, Tanzania. A sus 89 años sigue trabajando intensamente en la protección de los ecosistemas, la biodiversidad y por la educación ambiental, viajando por el mundo en su labor como activista de la conservación y que ahora le ha llevado a Tenerife, isla que ya ha visitado con anterioridad.


Así, la reputada primatóloga se encuentra desde ayer en la Isla participando en distintas reuniones y actividades con grupos e instituciones, en el marco de una gira que ha sido organizada por el Consejo de Colegios de Veterinarios de Canarias y el Instituto Jane Goodall, y que ha contado con la colaboración de la ULL, el Cabildo y el Gobierno de Canarias.


La presidenta del Cabildo, Rosa Dávila, recibió ayer a Jane Goodall en el centro La Tahonilla, donde pudo conocer el trabajo que se realiza en esta instalación que recibe a los animales silvestres accidentados para tratarlos y proceder a su posterior rehabilitación al medio natural.


Durante el recorrido por las instalaciones, Dávila y Goodall estuvieron acompañadas por la consejera insular de Medio Natural, Blanca Pérez; los directores de Medio Natural y Residuos, Pedro Millán y Alejandro Molowny, respectivamente; representantes del Colegio de Veterinarios de Santa Cruz de Tenerife; técnicos del área de Medio Natural, y personal del centro, junto a integrantes del programa educativo del IJG, Raíces & Brotes, fundado en 1991 por la misma doctora Goodall.


Allí, el personal del centro le explicó a la científica el trabajo que realizan para el cuidado y rehabilitación de los animales accidentados que les llegan, como las tortugas, le contaron sobre la campaña de recogida de pardelas y hablaron sobre las especies endémicas de la Isla y de la biodiversidad del parque rural de Anaga. Goodall se mostró muy interesada y realizó diversas preguntas sobre el trabajo.


Antes de proceder al recorrido por las instalaciones, la científica descubrió una placa en conmemoración de su visita y agradeció dicho reconocimiento, así como el trabajo del personal del centro. Goodall contó una anécdota, a través de su traductora, sobre la primera vez que estuvo en Canarias en 1957, durante una parada en un viaje desde Reino Unido con destino a África, y donde junto con otras jóvenes probaron una copa de licor de plátano que les sonó “delicioso” pero que “para nuestra sorpresa” estaba “muy cargado”, bromeó.

Posteriormente, recorrió el centro y conoció sus diversos espacios, como las nuevas instalaciones para la rehabilitación de tortugas, donde le puso el nombre de Goja a una que será liberada hoy en la playa de El Porís, lo que calificó de un “grandísimo honor”. Así se lo contó posteriormente a la gran cantidad de medios de comunicación presentes, explicando que Goja le surgió de la unión de las dos primeras letras de su apellido y nombre.


“Venir a lugares así, en los que se ha salvado la vida de tantos animales y ver a esas personas que le dedican tanto esfuerzo, me da esperanza”, afirmó, a través de su traductora. La reconocida científica recordó que “nos enfrentamos a dos amenazas, el cambio climático y la pérdida de la biodiversidad”, lo que “puede ser bastante entristecedor pero en esta isla vemos cómo hay personas que luchan por proteger a los animales”. “Lo mejor que he descubierto alrededor del mundo es que las personas que se preocupa por los animales, no se rinden”, enfatizó.


Goodall puso en valor “la evolución en la percepción de los animales y de que tienen personalidades y emociones como los humanos”.


Por su parte, la presidenta insular, Rosa Dávila, agradeció la visita de la científica y recordó cuando en una conferencia le escucho contar cómo su madre, cuando ella era pequeña, no le cortaba la curiosidad, sino que “la impulsó”. “Con esos pequeños gestos de impulsar a las niñas y niños a tener curiosidad, a seguir explorando, sin darnos cuenta estamos abriendo la posibilidad a cambiar el mundo, así que le quiero dar las gracias a Jane Goodall y su familia que impulsó esa curiosidad, y que ha sido capaz de transformar el mundo y hacerlo mucho mejor”, enfatizó. También destacó su labor en defensa de la biodiversidad insular y la protección de los océanos. La científica terminó la mañana con una simbólica plantación de un árbol en la zona afectada por el último incendio.

TE PUEDE INTERESAR