reportaje

“Para mí el reguetón ni es música ni es nada”

Ni 1 Pelo de Tonto y Delokos. No hay fiesta que se precie que no disfrute con la presencia de estos conjuntos de rock
David Amador, líder de Ni 1 Pelo de Tonto y Delokos. Foto: Sergio Méndez/DA

David Amador (Santa Cruz, 1973) es el líder de dos bandas que arrasan y con sus agendas de actuaciones hasta los topes: Ni 1 Pelo de Tonto y Delokos. No hay fiesta que se precie que no disfrute con la presencia de estos conjuntos de rock. Él primero versiona canciones que han interpretado e interpretan los más famosos cantantes españoles y del mundo y el segundo toca temas propios, siempre dentro de la cosa animadita; me refiero al rock and roll. De vez en cuando se ponen románticos, aunque es raro. Cuatro discos ha grabado la primera banda citada y dos la segunda, el último de ellos a punto de aparecer, producido y arreglado por el famoso Candy Caramelo. En su primer disco, Delokos versionó una canción del legendario grupo tinerfeño Palmera, ya extinguido, inédita, llamada Sol de Medianoche. “Tomás Pacheco”, me dice David Amador, “permitió que la incluyéramos en el disco y fue un éxito; la gente nos la pide constantemente”. Aclaro que los dos grupos están formados por los mismos músicos (cuatro), pero en Delokos se incluye a un componente más, hasta los cinco. Delokos, en su segundo álbum, también cuenta con la participación, los arreglos y la producción de Candy Caramelo, que ha trabajado con Tino Casal, Miguel Ríos, Manolo Tena, Jaime Urrutia, Fito&Fitipaldis, etcétera. “Un crack”, según David, que tiene muchas esperanzas puestas en este grupo, que interpreta canciones propias de sus miembros, incluyendo al propio David Amador, que le envía los acordes de guitarra necesarios a Candy Caramelo y éste deja la melodía preparadita para lanzarla al mercado del disco y a los escenarios. Así da gusto.
-Miras mucho el móvil. ¿Ansiedad?
“Bueno, es que si ves el planning (me lo muestra) entenderás que estamos ya en dos o tres actuaciones por semana. No paramos”.
-¿Has renunciado a tus orígenes con Ni 1 Pelo de Tonto, creando Delokos?
“No, esos no fueron mis orígenes. Antes de nacer Ni 1 Pelo de Tonto yo tocaba a dúo con mi hermano. Como los dos éramos calvos nació, partiendo de la lógica, un nombre para el grupo, que está en toda su plenitud”.
-¿Y?
“Pues que Delokos se creó para dar a conocer nuestros temas propios y también ha pegado fuerte. Siempre dentro del mismo estilo del rock, que ha vuelto porque las cosas buenas no mueren jamás”.
-Tus orígenes son de barrio.
“Sí, en casa éramos seis hermanos, yo soy el pequeño, y nuestra vida giraba en torno al picú, como los canarios llamábamos –y llamamos– al pick up. Ahí nací para la música. Mi padre trabajaba en la agencia de aduanas Núñez y la verdad es que nunca nos faltó de nada, con las apreturas propias de cada época. Pero, sí, soy de barrio. He conocido una y otra cara de la sociedad canaria, sé lo que ocurre en los dos lados y me quedo con el barrio, con Chimisay”.
-¿Cómo se edita ahora la música, todavía en cedés? Todo ha cambiado.
“No, el disco actualmente en producción saldrá en pen drive y habrá una edición especial de unos cien ejemplares, numerados, en vinilo, que ya sabes que ha resucitado. Queremos volver a darle valor al vinilo, que es una forma fantástica de presentar la música, ahora con mucha más calidad”.
-Oye, David, ¿y si te hablo de reguetón?
“Me horrorizo, no le doy ningún valor. Allá ellos quienes se lo den. No aporta nada a la música, no es música ni es nada”.
-No eres músico, en su sentido estricto y academicista, pero compones. ¿Es usual?
“Pura intuición, naturalmente con la ayuda de mis músicos y mis productores, pero Bob Marley, Cat Stevens y Simon and Garfunkel, entre otros, no sabían música, en ese sentido estricto de la expresión, y mira lo que compusieron, lo que tocaron y lo que cantaron”.
-¿Cuándo compones, con tanta actuación?
“Mi mujer, Pilar Figuero, que lo es todo en mi vida, junto a nuestros hijos, se ha dado cuenta de que determinados movimientos que hago de noche en la cama dan a entender que no estoy soñando, sino que estoy componiendo. Lo cierto es que por la mañana me despierto con la melodía en la cabeza. Tú creerás que me lo estoy inventando, pero te aseguro que ocurre tal y como te lo cuento”.
-¿Cómo empezó todo?
“Pues hace años yo tocaba y cantaba con mi hermano Esteban. Un amigo que tenía una tasca nos escuchó y nos invitó a probar. Lo hicimos y tuvimos un cierto éxito. Luego, poco a poco, vino todo lo demás. Así nació Ni 1 Pelo de Tonto”.
-Que tiene, lo mismo que Delokos, unas rígidas normas de comportamiento, según me han dicho.
“¿Y cómo te has enterado? Efectivamente, están terminantemente prohibidas las drogas, cualquier tipo de ellas, y el alcohol. Damos el trescientos por ciento en el escenario, nos excedemos siempre en el tiempo contratado en los conciertos y de ahí el éxito de nuestras actuaciones y, sobre todo, que se nos respete”.
(Su mujer regenta un restaurante, en el que a veces actúan los dos grupos o algunos de sus miembros, como solistas. Se llama Picú. Es muy conocido en Santa Cruz. Todo queda en familia: su hijo es el maestro arrocero. Y yo le pregunto a David si la música da más dinero que la gastronomía, o al revés)
“No, no, la música es mucho más rentable y eso que nosotros nos dosificamos porque de lo contrario acabaríamos sonados como maracas y yo con contracturas, porque los saltos que doy en el escenario superan en mucho el metro y medio de altura. Me los piden. Pierdo alrededor de dos kilos por actuación y ten en cuenta que hacemos dos, tres, conciertos por semana”).
-Es curioso verlos interpretar temas de Rocío Jurado, de Nino Bravo o de Hombres G en un ritmo muy cañero.
“Pues, sí, cuando versionamos a artistas como ellos a ese ritmo a la gente le encanta. Yo, cuando interpreto temas de Rocío Jurado a ritmo de rock, disfruto. Y el público también, así que estamos encantados de hacerlo”.
-Incluso han caído algunos premios.
“Ganamos en Cuba , en el género de rock, el Cubadisco 2023, y también en España el Hard Rock Rising; hemos participado en los concursos de canciones para el Carnaval; hemos grabado con la Orquesta Sinfónica de Tenerife el Himno del Tete de Los Huaracheros; hemos hecho muchas cosas”.
-Y lo que queda.
“Sí, seguramente sí, pero a mí no me interesa hablar mucho del pasado, ni rememorar recuerdos. A mí me interesan más el presente y el futuro”.
-Cada hombre, bueno, y cada mujer, tienen un lema en su vida que intentan cumplir. ¿Cuál es el tuyo?
“Pues el mío es ser sencillo y natural. En torno a estos dos conceptos gira todo. Este lema dio el título a nuestro primer disco”.
-¿Cuál es la canción que rompe, en una actuación de Ni 1 Pelo de Tonto?
“No te lo vas a creer, pero es Como una ola, compuesta por Pablo Herrero y José Luis Armenteros para Rocío Jurado. Es una locura tocarla y cantarla a ritmo cañero. Yo creo que esto no se nos ocurre sino a nosotros. Esa canción arrasa en todos nuestros conciertos”.
-¿Y con Delokos?
“Dame rock and roll”.
-¿Queda mucho fantasma en la música actual o se van yendo a casa, David?
“Mira, mucho collarcito, mucho peinadito, mucho cuento pero hay bandas y solistas que ni cantan, ni tocan, ni saben actuar. A mí el reguetón, por ejemplo, me produce una especie de urticaria y cada vez que escucho un tema me estoy rascando todo el día y no puedo parar. Eso ni es música ni es nada”.
-¿Y con quién te quedas de la música de hoy?
“Con muchos, con Carlos Tarque, con José Mercé, con Carlos Goñi (Revolver), Pasión Vega, Mariza. Pero hay más, lo que pasa es que si te los cito a todos se te quedan las páginas pequeñas”.
(Cuando le digo que conocí a Nino Bravo y que almorcé con Rocío Jurado se emociona. No digamos cuando le comento que soy amigo de Noelia Afonso, que inspiró la canción Noelia a Nino Bravo. La llamo por teléfono y no la encuentro, pero luego me telefonea ella y le paso el móvil a David. “Se me ponen los pelos de punta”, me confiesa, al escucharla y poder hablar con la que fue la segunda Miss Europa tinerfeña, en 1971, en un concurso celebrado en El Pireo (Atenas). La primera tinerfeña en lograr el título fue Alicia Navarro, en los años veinte del siglo pasado, en el balneario de Torquay, en el Reino Unido. Dos hitos que pueden considerarse históricos en el entorno social de Canarias y más concretamente de Tenerife).
-Además, has sido futbolista.
“Ah, sí, jugué en el famoso Juvenil Regla. Mi tío, que nunca abrazaba a nadie, me abrazó a mí dos veces en su vida. Una de ellas fue cuando me sacaron tarjeta roja en un partido del Regla”.
-Me han dicho que has introducido el tardeo en Tenerife. En Madrid y otras capitales ha pegado fuerte.
“Bueno, parece que sí. Se trata de pasar las tardes escuchando música en el Picú, a veces en vivo; en otras ocasiones hago de pinchadiscos. Es bueno pasar el rato con la música de los sesenta y setenta, que es la mejor que se puede escuchar, comiendo pinchos y tomando algo”.
-Menos tú, que no bebes ni una gota. Además, antes estabas como un tonel y ahora pareces un atleta.
“Llegué a la conclusión de que tenía que cuidar mi alimentación, por estética y por salud. Y he conseguido esta figura a fuerza de ejercicio, de correr y de algo de gimnasio”.
-Y de saltar.
“Sí, ya te he dicho que adelgazo entre un kilo y medio y dos kilos por actuación”.
-¿Cómo surgió la idea de Delokos, que es tu proyecto más reciente?
“Fue gestándose todo durante el confinamiento. En esa época tuvimos una gran oportunidad de estar a solas con nosotros mismos. No había fiestas, no actuábamos. Entonces me dediqué a componer. Yo creía que no sabía cantar y a lo mejor no sé cantar, pero me escuché y creí oportuno dar un giro a nuestra carrera, es decir, versionar menos y tocar más temas propios. Somos versátiles y nos piden ambas variantes de nuestros grupos, así que creamos una segunda banda y actuamos de acuerdo con la demanda”.
-¿Fue muy duro para los músicos el covid?
“No me hables de eso, pero también sirvió para hacer una pausa en nuestras vidas. Para mirar hacia adentro y para que cada uno de los músicos de la banda de Ni 1 Pelo de Tonto investigara, creciera y no dudara de sus aptitudes artísticas. Y así fue naciendo una nueva banda, Delokos, que no sustituye a la otra porque es completamente distinta, a pesar de que cuenta con los mismos músicos. Bueno, más uno. Y, además, logramos el lujo de poder contar con Candy Caramelo, que nos ha aportado, entre otras cosas, un sonido auténtico y enérgico y unas versiones de nuestros temas muy exitosas entre el público”.
-Pues enhorabuena, David.

TE PUEDE INTERESAR