santa cruz de tenerife

El futuro PGO deberá limitar el aumento de alturas edificables en las zonas de patrimonio histórico

El Consejo Rector de Urbanismo del Ayuntamiento capitalino inicia la evaluación ambiental de la modificación del Plan General, Barrio de los Hoteles-Pino de Oro y Antiguo Santa Cruz
Vista área del conjunto histórico Barrio de Los Hoteles-Pino del Oro de la capital tinerfeña. DA
Vista área del conjunto histórico Barrio de Los Hoteles-Pino del Oro de la capital tinerfeña. DA

El Consejo Rector de Urbanismo del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha solicitado a la Comisión Municipal de Evaluación Ambiental el inicio del procedimiento medioambiental en la modificación del Plan General Ordenación (PGO) en vigor, que se corresponde con la adaptación básica del de 2005, con la que se pretende actualizar el planeamiento y adaptarlo a las necesidades del municipio hasta que se cuente con un nuevo PGO, que se encuentra en elaboración en estos momentos.

También se ha cursado la solicitud de evaluación ambiental para el Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico Barrio de los Hoteles-Pino de Oro, así como la del Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico del Antiguo Santa Cruz. En ambos casos, aunque el trámite administrativo de ambos de cara a su aprobación inicial se encuentra en distintas fases, dicha evaluación puede ir tramitándose de forma independiente y sumarse luego al expediente final.

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento capitalino tuvo ayer conocimiento de esta decisión aprobada en el Consejo Rector, con la que se da continuidad a los procedimientos iniciados por la Gerencia para actualizar el planeamiento de Santa Cruz. Avance en los distintos trámites administrativos relacionados con el planeamiento de la ciudad que para el alcalde, José Manuel Bermúdez, “es fundamental para la ordenación urbanística de nuestro municipio y, por tanto, una buena noticia para la ciudad”.

Respecto a los documentos sobre los planes especiales, actualmente en tramitación, se ha tomado como referente el estudio realizado por la Comisión Autonómica de Evaluación Ambiental de la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias, en el que se insta al Ayuntamiento a incorporar a los objetivos del Plan Especial “la protección y conservación de los valores patrimoniales, de forma que se posibilite la armonización de los mismos con el fomento y el uso de los espacios del conjunto histórico, teniendo como objetivo la unificación del diseño del espacio urbano colectivo”.

En este sentido, el Gobierno hace hincapié en que “la silueta irregular del paisaje urbanístico constituye una de las características propias a conservar de los conjuntos históricos, por lo que se deben establecer criterios de diseño para cada espacio atendiendo a los valores de cada uno de ellos”. Así, respecto a las nuevas propuestas sobre futuras volumetrías, alturas y edificabilidades en estos espacios patrimoniales, matiza que “habrá que estudiar caso a caso, parcela a parcela e inmueble a inmueble para garantizar la adecuada percepción visual de los valores patrimoniales”.

El documento también subraya que se deberán identificar todos los bienes declarados como BIC y concretar la propuestas de accesibilidad para poder evaluar las afecciones ambientales. Igualmente, las alternativas consideradas deben detallar las especies vegetales que formarán parte de los distintos espacios ajardinados en estas zonas especiales. Para ello, considera necesario crear un programa de vigilancia ambiental en el que se describan las medidas previstas para el seguimiento.

Según resalta el texto, el Estudio Ambiental Estratégico debe incluir “acciones destinadas a prevenir, reducir y, en la medida de lo posible, compensar cualquier efecto negativo importante en el medio ambiente de la aplicación del plan, incluyendo aquellas para mitigar su incidencia sobre el cambio climático y permitir su adaptación al mismo”. Medidas referentes a accesibilidad, mobiliario urbano, plantación de vegetación autóctona, señales informativas y rotulación adecuadas, eliminación de aparcamientos, etcétera.

En cuanto a los planes especiales del Antiguo Santa Cruz y del Barrio de los Hoteles-Pino del Oro, el documento aboga por la posibilidad de contar con un equipo multidisciplinar especialista en materia de patrimonio histórico, así como con un órgano colegiado asesor de carácter técnico. Además, sugiere, respecto a los grados de protección, “modificar la actual terminología” asignada acorde con lo establecido en la Ley de Patrimonio Histórico de Canarias”. Y alerta de “que la categoría de protección Documental podría admitir la demolición de inmuebles catalogados”.

En lo relativo al Barrio de los Hoteles-Pino del Oro, pide valorar, en cuanto a patrimonio, “los efectos de la propuesta de aumento de edificabilidad sobre las alturas existentes”, mientras que en el de paisaje considera que se “deben evaluar desde el punto de vista de la percepción visual, la consideración de supermanzanas dentro del conjunto histórico. Al permitir circulación rodada a su alrededor, se deberán articular fórmulas para no segregar y fragmentar en pequeños barrios este espacio.

En cuanto a vegetación, subraya “las posibles interferencias de especies arbóreas de gran porte con la percepción visual de los inmuebles catalogados”, así como preservar “las arboledas de Laureles de Indias ubicadas en La Rambla y los ajardinamientos de la plaza Weyler, incluidas en el Catálogo de Patrimonio Natural del Plan General”.

Por su parte, el documento de alcance del PGO, destaca realizar un análisis de la geomorfología, hidrología y climatología, en el que se determinen los puntos conflictivos del municipio teniendo en cuenta la peligrosidad de los procesos naturales (inundación o desprendimientos). Propone tres ámbitos en los barrancos ubicados en las zona Suroeste, central y Anaga. Además, que se tenga en cuenta los objetivos de protección fijados en el Plan de Gestión de la Zona Especial de Conservación de Anaga y de la Reserva de la Biosfera del Macizo de Anaga.

Aprobación

La concejala de Urbanismo, Zaida González, manifestó que el inicio de estos procedimientos certifica el cumplimiento de los compromisos del área para la aprobación del planeamiento de A su vez, señaló que se ha remitido tanto el borrador como el documento ambiental estratégico al órgano ambiental del Ayuntamiento de Santa Cruz y recordó que “la aprobación de los proyectos de instrumentos de ordenación urbanística cuya aprobación definitiva o provisional corresponde al pleno del Ayuntamiento”.

El PGO de Santa Cruz, que fue anulado en 2020 tras una orden judicial de 2017, ha mantenido hasta la fecha el planeamiento urbanístico de la capital basándose en una adaptación básica del de 1992, que fue aprobada en 2005. Esta paralización ha afectado al desarrollo de planes especiales como la ordenación del Barrio de los Hoteles-Pino del Oro, el Antiguo Santa Cruz o la playa de Las Teresitas.

TE PUEDE INTERESAR