los realejos

El miedo y la diversión se apoderan de Los Realejos

Grandes y chicos disfrutan de una de las jornadas más esperadas y participativas de las carnestolendas
Maquillaje y vestimenta terrorífica para un carnaval de miedo. Isidro Felipe Acosta
Maquillaje y vestimenta terrorífica para un carnaval de miedo. Isidro Felipe Acosta

El miedo, la alegoría de este año y la diversión, un elemento que no puede faltar en el Carnaval, se unieron ayer en el Coso Apoteósico de Los Realejos, una de las jornadas más esperadas y participativas de las carnestolendas que disfrutaron grandes y chicos.

Como viene siendo habitual, la comitiva partió pasadas las 17.00 horas desde el entorno de Tigaiga, continuó por el Realejo Bajo en dirección hacia San Agustín hasta concluir en los aledaños de la Casa de las Artes.

Tras finalizar el recorrido, se inició el baile en la plaza de San Agustín con la música en directo de Grupo LD y la Orquesta Corinto Band. En las proximidades de la calle La Virgen, Vamos y la liamos fue la encargada de ambientar la zona joven, donde la música se prolongó hasta la noche.

El Ayuntamiento organizó un gran despliegue técnico en materia logística, especialmente comandado por la Concejalía de Fiestas, a la que se sumaron, entre otras, el área municipal de Seguridad y Emergencias, con efectivos de Policía Local, así como de los cuerpos voluntarios de Protección Civil y Bomberos de la localidad, además de personal de la empresa de servicios municipales Realserv, implicada también en los preparativos, desarrollo y posterior vuelta a la normalidad.

El lunes de Carnaval es un día especial en Los Realejos, donde llegan muchos vecinos de otros municipios que se transforman por un día en una diversidad de personajes para ambientar el Coso Apoteosis, que, además de ser el primero, se ha convertido en un referente.

TE PUEDE INTERESAR