ecoactualidad

Cría a mano: una práctica útil para la conservación

En Loro Parque nacen una media de 1000 ejemplares al año, muchos de ellos de especies en peligro de extinción
Cría a mano: una práctica útil para la conservación

La cría a mano se ha convertido en un elemento auxiliar pero importante para la conservación de loros. El saber que se obtiene sobre estos animales bajo cuidado humano es fundamental para conocer a las especies y posteriormente desarrollar a tiempo acciones de conservación efectivas. 

Los profundos conocimientos con los que cuentan los profesionales de Loro Parque Fundación permiten que estos puedan prestar apoyo técnico en los trabajos de conservación in situ que desarrolla la Fundación junto a otras instituciones locales en todo el mundo. 

“En un proyecto que estamos llevando a cabo en Guatemala los biólogos pueden acceder a los nidos y alimentar complementariamente a las crías que habitualmente suelen fallecer en la naturaleza por falta de recursos de los padres”, explica Rafael Zamora, biólogo y director científico de Loro Parque Fundación.

El comercio legal, clave para luchar contra el tráfico de especies 

En Loro Parque nacen una media de 1000 ejemplares al año, muchos de ellos de especies en peligro de extinción. La Embajada Animal, junto con Loro Parque Fundación, cuenta con la mayor reserva genética de loros del mundo, donde viven unos 4000 ejemplares de entre  350 especies y subespecies. Esta reserva es un tesoro para la preservación de estas aves, ya que actúa como red de seguridad para sus congéneres en la naturaleza.

Una de las mayores amenazas a las que se enfrentan en el medio natural es el tráfico ilegal de especies. En este sentido, el comercio legal de aves es esencial para frenar esta problemática, ya que suponen una  alternativa idónea que ataca de forma efectiva la caza furtiva de aves en la naturaleza.  “Las especies más comunes que no están en peligro grave de extinción se encuentran en el mercado especializado de mascotas, y son ejemplares que superan chequeos de salud exhaustivos, contando con la documentación correspondiente”, explica Zamora.

Caso de éxito de la cría a mano: el guacamayo de Lear 

El manejo experto con la herramienta auxiliar de la cría manual, por parte de los profesionales de la Fundación ha dado sus frutos en los 30 años de historia de la ONG. Nada más y nada menos que 12 especies de loros se han salvado de la extinción gracias al trabajo de la entidad. Una de ellas es el Guacamayo de Lear, que ha pasado de tener unos 200 ejemplares censados en la naturaleza en el año 2001, a más de 1000 en la actualidad. “Nos hemos convertido en referencia mundial en la conservación de este guacamayo, logrando reproducir a 42 ejemplares en nuestras instalaciones, siendo referencia para el manejo de esta especie, dada la alta dificultad que existe para su reproducción”, concluye Rafael Zamora.

TE PUEDE INTERESAR