La Edad de Oro está enterrada, no muerta

El entierro de la edad de oro sucedió en Verogño. Un periodista y director de cine canario tuvo una visión surrealista en Nueva York, y quizás sin saberlo, pero guiado