La solidaridad también está en los fogones

La solidaridad también está en los fogones

Quince voluntarias de Cáritas se organizan dos veces por semana para cocinar comida caliente que los técnicos de la organización reparten entre 40 personas que viven en la calle