Los empresarios alertan sobre la pérdida de turistas jóvenes en el Sur por la “insuficiente” oferta de ocio

El sector exige una simplificación de la normativa de las administraciones y teme que a la comarca se le etiquete como un destino “aburrido”, donde la edad media del visitante “ha subido mucho”
Los empresarios entienden que la apuesta pasa por encontrar el equilibrio entre la oferta para el turismo que busca diversión y el que opta por el relax. En la imagen, Playa de las Américas, uno de los núcleos de mayor actividad turística. Esteban Pérez
Los empresarios entienden que la apuesta pasa por encontrar el equilibrio entre la oferta para el turismo que busca diversión y el que opta por el relax. En la imagen, Playa de las Américas, uno de los núcleos de mayor actividad turística. Esteban Pérez

“El sur de la isla de Tenerife corre el riesgo de convertirse a medio plazo en un destino aburrido, orientado a las personas mayores, que no invitaría a volver a visitarlo”. Así lo reconocen a este periódico destacados empresarios de la comarca que, a pesar del excelente momento de ocupación, iniciado hace varios años, empiezan a ver las orejas al lobo en el horizonte, al considerar “insuficiente” la oferta de ocio, tanto diurna como nocturna, en una comarca que recibe más de cuatro millones de visitantes al año, el 80% de los que eligen la Isla para pasar sus vacaciones.

Las cifras revelan una caída de turistas jóvenes, cuya llegada se ha mermado considerablemente, sobre todo si comparamos la actual situación con lo que ocurría en los años 90 y a principios de siglo. Los empresarios consultados temen que esta zona y la Isla en general se terminen asociando al turismo de la tercera edad y se caiga del escaparate internacional de los circuitos donde el visitante busca diversión.

El Círculo de Empresarios del Sur de Tenerife (CEST) considera que el sector del ocio ha sido siempre el “gran olvidado” en materia turística por parte de las administraciones públicas de Canarias. Respecto a la oferta de diversión nocturna, la patronal sureña cree que es “manifiestamente mejorable”, y responsabiliza de esta situación, en gran medida, a la “reticencia” de los ayuntamientos a otorgar licencias para estas actividades. El CEST apoya las salas de espectáculos, bares musicales, cafés-teatro, discotecas y locales que ofrezcan un servicio de calidad, “fundamentales para captar a un turismo de alto poder adquisitivo”. Además, solicita la adecuación de las ordenanzas municipales a las necesidades de la oferta turística en lo referente a ruido, horarios y ocupación de los espacios públicos.

Al Cabildo le reclaman, entre otras medidas, la “simplificación de los trámites burocráticos administrativos que afectan a la actividad del ocio, además de la legalización de la apertura de los casinos privados y la implantación del concepto hotel-casino con sala de espectáculo.

La batería de demandas también afecta al Gobierno de Canarias al que piden, además de la simplificación de la normativa reguladora del ocio, que exija a los ayuntamientos la adecuación de sus ordenanzas de ocupación de espacios públicos, espectáculos y actividades especiales para dinamizar terrazas, calles y demás zonas abiertas. Por último, los empresarios del Sur se dirigen a la demarcación provincial de Costas para que las playas urbanas se puedan utilizar de día y de noche para la organización de eventos de interés turístico.

300.000 menos
Por su parte, el presidente de la Asociación Hotelera y Extrahotelera de la provincia de Santa Cruz de Tenerife (Ashotel), Jorge Marichal, advierte de que el Sur está renunciando a una importante fuente de ingresos con la pérdida de turistas jóvenes, cuya caída cuantifica en más de 300.000 si comparamos las cifras actuales con el boom de estos visitantes hace más de un decenio.

“Hemos perdido muchos jóvenes en los últimos años. La clave pasa por ser capaces de ofrecer divertimento pero con clase. Debemos ser inteligentes, conscientes de que este segmento de visitantes representa una importante porción de la tarta del negocio turístico”, apunta Marichal, “y para eso el Sur necesita más ocio nocturno y también diurno. Debemos trabajar en la línea de los beach clubs (lugares de calidad para tomar copas junto al mar), aprovechando los kilómetros de costa que tenemos. Ahí contamos con un importante espacio donde poder crecer”.

Marichal subraya, no obstante, que esa apuesta debe ser compatible con los turistas de mayor edad que vienen buscando la tranquilidad. “Estamos obligados a satisfacer de forma equilibrada las demandas de quienes vienen a divertirse y de quienes eligen el Sur para descansar, que merecen todo el respeto. Debemos habilitar zonas para unos y para otros, sin olvidar que corresponde a los ayuntamientos y al Cabildo legislar el ocio en las zonas turísticas”, recuerda el presidente de la patronal hotelera.

Jorge Marichal insiste en dar un impulso a la oferta de la comarca, “que es de mucha calidad”, con nuevas actividades, entre las que citó actuaciones musicales. “Actualmente no hay demasiados alicientes para ese turismo más joven. La zona sur necesita ocio para ese perfil de turista, pero la oferta, reitero, debe ser por la calidad y no por el modelo Verónicas, sentencia.

“¿Por qué no un torneo de rugby en la playa de Las Vistas?”

Eduardo Parra, presidente de la Asociación Española de Expertos Científicos en Turismo se muestra partidario de convertir al Sur en un destino “divertido” con una oferta complementaria bien armada e integral que ofrezca múltiples actividades. También es partidario de potenciar los beach clubs, tanto de día como de noche, “como hacen con gran éxito en Valencia o Málaga”. Por último lanza una idea: “¿por qué no hacemos un torneo de rugby-playa en Las Vistas, sabiendo que este deporte es el segundo en Gran Bretaña?” Por su parte, el presidente de la Asociación de Empresarios y Comerciantes de Adeje, Jordi Esplugas, señala que la apertura de hoteles temáticos como el Hard-Rock contribuirán a mejorar el segmento de turismo joven que se ha perdido “especialmente en los últimos 15 años”. “La edad media del turista ha subido, fruto en gran medida de las ordenanzas demasiado estrictas, aunque parece que últimamente se han ido suavizando un poco”.

TE PUEDE INTERESAR