Granadilla de Abona

‘El milagro de la lluvia’, nueva escultura en el parque Gernot Huber de Granadilla

Justo cuando se estaba construyendo un árbol de acero con garrafas de agua, volvió a llover después de 13 meses en Granadilla de Abona

Hacía 13 meses que no llovía en el sur de Tenerife. En el parque de esculturas Gernot Huber las plantas se estaban secando, incluso las opuntias, y, lo nunca visto, las tabaibas, cuyas hojas salen en otoño, no las tenían en febrero.

Esta situación no dejaba pegar ojo al fundador del parque, Gernot Huber. Por ello, hace un mes pensó en invocar al dios de la lluvia con un árbol de acero. E increíblemente, al comenzar con la creación, este correspondió en los siguientes días con abundante lluvia, llegando así a los 90 litros por metro cuadrado. La creación es una imponente estructura de acero con garrafas de agua que se mueven con el viento y con unas dimensiones de 5x5x6 metros, que fue bautizada como El milagro de la lluvia.

A los pocos días de llover, floreció la vegetación alrededor de las 100 esculturas que se encuentran en el parque. Hasta las lavandas volvieron a brotar. Solo la vegetación autóctona es capaz de resistir una sequía tan larga.
Como durante toda la temporada de invierno, el parque se puede visitar sin cita previa cada segundo domingo del mes. Mañana abrirá, por tanto, de 14.00 a 17.00 horas.