sur

Casi 20.000 musulmanes celebran desde hoy en el Sur el Ramadán

La numerosa comunidad islámica residente en la comarca inicia un riguroso ayuno durante las horas del día que se prolongará a lo largo de un mes de “misericordia, caridad y perdón”

Según los datos de la Federación Islámica de Canarias, en las Islas residen 75.000 musulmanes, 23.000 de ellos en Tenerife, la mayoría en el Sur. E. Press

Casi 20.000 musulmanes que residen en el sur de Tenerife celebran desde hoy el Ramadán, el mes sagrado de la religión islámica en el que sus fieles se abstienen de comer, beber, fumar o mantener relaciones sexuales desde la salida a la puesta de sol. Con la llegada del noveno mes del año lunar, la tradición del ayuno, uno de los cinco pilares del Islam, tiene carácter obligatorio para los adultos con plena conciencia y que no estén de viaje. Menores, enfermos, ancianos y mujeres embarazadas están exentos.

La comunidad musulmana del Sur, que representa al 75% del total de la que vive en Tenerife -la comarca cuenta con 10 de las 12 mezquitas que existen en la Isla- aumentará el número de visitas a lo largo de los próximos 30 días a los centros de oración y también se prevé un mayor número de encuentros entre imanes. Mezquitas como la de Adeje promoverán la recogida de productos de primera necesidad entre niños y adultos musulmanes que serán entregados al Banco de Alimentos para distribuirlos entre las familias canarias más necesitadas. Asimismo, se estudia la convocatoria de un rezo conjunto para celebrar el fin del mes sagrado.
“El Ramadán es un mes de perdón y misericordia, pero también una escuela de aprendizaje, donde el musulmán recibe una educación para todos los ámbitos de su vida, comenzando desde el plano espiritual”, explicó a este periódico, Tijani El Bouji, expresidente de la Federación Islámica de Canarias y actual asesor de la comunidad musulmana. “El ayuno es también para el corazón, que en este periodo no siente maldad, rencor ni envidia porque Dios abre las puertas del paraíso y se cierran las puertas del infierno. A lo largo de este tiempo hay más oportunidades de hacer el bien y realizar acciones positivas, tanto individualmente como para la sociedad”.
De hecho, la comunidad islámica “prepara sus corazones” un par de días antes para entrar “limpios” en el mes del perdón y “acercarlo a Dios”. El Bouji recuerda que el ayuno permite a quien lo practica ponerse en la piel de los más desfavorecidos. “Cuando no comes durante el día sientes el hambre de los pobres y eso aumenta la voluntad de ayudar. El Ramadán aporta beneficios sociales y para la salud individual”, relata este marroquí de 39 años residente en Adeje, que califica como una “alegría” el período que se inaugura hoy, “porque es una gran oportunidad para conocer el beneficio de pedir perdón después de 11 meses de errores”.

El final del mes sagrado se celebra con una gran fiesta

Tijani El Bouji recuerda que, después de 30 días de ayuno, el fin del ramadán dará paso al Eid El Fitr, una de las grandes fiestas del año musulmán. La otra gran cita es el Sacrificio del Cordero (Eid Al-Adaa), que coincide con la masiva peregrinación a La Meca.