SOCIEDAD

La salud mental sale a la calle más fuerte que nunca

Las personas diagnosticadas celebran hoy por primera vez en España el Día del Orgullo Loco

Ruth Reyes, a la derecha, conduce el 'Espacio Violeta' de Radio Himalia. | Foto: Sergio Méndez
Ruth Reyes, a la derecha, conduce el ‘Espacio Violeta’ de Radio Himalia. | Foto: Sergio Méndez

Hoy domingo, 20 de mayo, la “locura” se hace visible en España gracias a la llamada de más de veinte colectivos de todo el país que por primera vez se han puesto de acuerdo para celebrar el llamado Día del Orgullo loco, con el objetivo de dar visibilidad a la diversidad mental y acabar con los estigmas y prejuicios que tiene la sociedad ante los problemas relacionados con la salud de la mente y las personas que los sufren. En el ámbito internacional son muchos los países que acogen desde hace años eventos de carácter multitudinario dentro del movimiento conocido como Mad Pride, que surgió el 18 de septiembre de 1993, en Toronto (Canadá), como Día del Orgullo del Superviviente Psiquiátrico’.

El lema escogido por los organizadores españoles de esta iniciativa sin precedentes ha sido “El orgullo lo cura”, un juego de palabras que busca apropiarse de un término habitualmente utilizado de modo despectivo y dañino contra este colectivo, con el fin de darle un nuevo sentido.

Canarias también se ha sumado a la celebración de este día con diversas actividades en las islas capitalinas. La asociación tinerfeña AFES Salud Mental ha promovido esta acción entre los reclusos con problemas de salud mental del centro penitenciario Tenerife II, quienes han elaborado una lista de reivindicaciones y pancartas alusivas, además de la puesta en marcha de actividades lúdicas en torno a este tema.

En opinión de Enrique González Camacho, presidente de la Junta Directiva de AFES Salud Mental, “es muy importante que este domingo celebremos el Orgullo loco”. “Creo que hay que quitarle esa connotación negativa del ‘orgullo’, y también esa controversia en torno a la idea de enorgullecernos de algo que supuestamente es malo, que es una enfermedad, o como se quiera llamar”, añade. “Es una forma muy sana de apropiarse de una experiencia negativa que hayas podido tener y de tomar fuerza una persona, agarrando las riendas de su proceso, dándole el significado que cada cual quiera darle y no el que se impone por parte de la sociedad o del sistema”.

Comparte esta idea Alicia Silva, directora gerente de la asociación, para quien se trata de “un paso importante para visibilizar las necesidades de las personas con problemas de salud mental y, especialmente, para normalizar.  ¿Quiénes mejor que quienes tienen experiencia propia para contarlo?”. AFES Salud Mental impulsó la puesta en marcha en octubre de 2016 de un programa radiofónico presentado y conducido en primera persona por un grupo de locutores y locutoras que han vivido historias de sufrimiento por motivos de salud mental, con el objetivo de difundir su realidad y luchar contra los mitos y prejuicios que existen a su alrededor, demostrando que los afectados por problemas de salud mental pueden llevar una vida normalizada.

Enrique González, presentador de Radio Himalia, asegura que la responsabilidad de ser portavoz de un colectivo le ha ayudado mucho en su recuperación. | Foto: Andrés Gutiérrez
Enrique González, presentador de Radio Himalia, asegura que la responsabilidad de ser portavoz de un colectivo le ha ayudado mucho en su recuperación. | Foto: Andrés Gutiérrez

Radio Himalia llegaba ayer a los 60 programas emitidos a nivel regional a través de Canarias Radio, y sus dos últimas entregas han sido precisamente dedicadas a hablar abiertamente del orgullo loco. El propio Enrique González es el presentador del programa que cuenta con el patrocinio de la Consejería de Empleo, Políticas sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias.

“Son 60 horas de grabación, pero son muchas más de preparación, de reuniones, de búsqueda de contenidos, por parte de todo el equipo. Pero por desgracia aún nos queda mucho por hacer, en el sentido de que todavía le queda mucho a la locura para desmitificarse”, explica. “Hasta que esto no cambie, hasta que la gente no viva su sufrimiento con normalidad, esta lucha seguirá siendo necesaria. Y esta idea no nos puede hacer desfallecer, sino todo lo contrario, nos tiene que animar a seguir trabajando para que cada persona que pueda escucharnos pueda sentir que no está sola, que hay mucha gente que ha pasado por situaciones similares a la suya”, apunta.

Alicia Silva apuesta por la continuidad del programa en tanto que “Radio Himalia ha conseguido que las personas que la han integrado crezcan personalmente, contribuyendo a generar confianza en sus participantes y generando esperanza en otras personas. Además, ha habido un aprendizaje importante en herramientas de comunicación, en temas de interés general, en la diversidad de otros colectivos en exclusión social, en trabajo en equipo, en autoconocimiento”. “Las personas que la integran son voluntarias, no son profesionales de la comunicación y pueden estar de forma temporal en el proyecto, emprendiendo luego otras etapas”, destaca Silva.

Cabe, asimismo, poner de relieve el caso de Ruth Reyes, una de las patas de Radio Himalia. Comenzó leyendo un poema como cierre de cada programa y en la segunda temporada estrenó una sección propia, Espacio violeta, que consiste en conversaciones con otras mujeres sobre temas diversos pero siempre desde una perspectiva de género, e incluso ha sido presentadora suplente de Enrique González durante sus vacaciones.

En palabras de Ruth: “Hace unos años no hubiera podido imaginar que estaría donde estoy hoy en día, y desde luego nunca pensé que haría radio. Ha sido un gran reto, y ahora sé que me puedo enfrentar a cada grabación con toda mi ilusión”. “El Espacio violeta es para mí muy especial, lo siento mío y me siento muy orgullosa y libre de tratar temas que interesan tanto a hombres como a mujeres. Quiero poner mi granito de arena para lograr la igualdad”, añade la locutora, quien también forma parte de la Junta Directiva de AFES, como secretaria.

En la foto, Ruth Reyes, Patricia Villena, Enrique González, José Herrera y Juan Mosquera. | Foto: Andrés Gutiérrez
En la foto, Ruth Reyes, Patricia Villena, Enrique González, José Herrera y Juan Mosquera. | Foto: Andrés Gutiérrez

“Quienes trabajamos por la salud mental con la mirada puesta en la recuperación, sabemos que el empoderamiento no es un fin en sí mismo, sino un camino por el que ir avanzando. En el primer programa de Radio Himalia recuerdo pensar que, ese día, arrancaba una nueva etapa en el camino de las personas que lo iniciaban”, afirma Patricia Villena, directora de comunicación e influencia social en AFES, sin olvidar todo el trabajo que hay detrás de cada programa “el cual no sería posible sin el esfuerzo de todo un equipo de soporte, gestión y coordinación; el grupo humano de AFES Salud Mental ha prestado desde el principio todo su apoyo para facilitar que los locutores y locutoras desarrollasen los contenidos y contasen con los recursos necesarios para poner en marcha este proyecto de sensibilización en primera persona”. Además, asegura que “gracias a las redes sociales podemos llegar a un tipo de público al que difícilmente llegaríamos de otra manera. En un año hemos duplicado el número de seguidores en Facebook, nos siguen personas de España y Latinoamérica que nos escriben para agradecernos un proyecto como éste, con el que se sienten “menos solas” porque escuchan a otras que han pasado por su misma experiencia. En Twitter nos mencionan para ponernos en contacto con personas a quienes les podríamos servir de ayuda, y de este modo se han acercado a Radio Himalia. E igual de importante es estar en Ivoox y en radiohimalia.com, donde también pueden escucharse nuestros podcasts”.

Y del mismo modo este 20 de mayo “una parte del movimiento de personas afectadas por la psiquiatría en España da otro paso al frente, saliendo, como quien dice, del armario de la locura, tomando la palabra por sí mismos, organizándose de manera colectiva para poner en valor la propia identidad y dignificar la locura, como paso previo el objetivo final: reivindicar en primera persona un cambio en la forma en que se afronta la salud mental en España”, resalta Villena.