GÜÍMAR

El pleito por la plaza de la ermita de El Socorro debe ir a Pleno

El juez obliga al Ayuntamiento a presentar un acuerdo plenario para decidir si la propiedad es municipal o eclesiástica

ERMITA EL SOCORRO
La plaza de la ermita de El Socorro, en pleito judicial. DA

Un juez de Güímar, que debe decidir sobre el contencioso entre el Ayuntamiento y el Obispado por la propiedad de la pequeña plaza de la ermita de El Socorro, ha trasladado al denunciante -el Consistorio- que necesita un acuerdo plenario, y no un acuerdo entre concejales, para determinar qué institución es la propietario del espacio y poner fin a un pleito que abrió una nueva grieta en el grupo del PP en el Gobierno local.

Ante el requerimiento judicial, el grupo de gobierno ha tenido que convocar para mañana la comisión informativa de Régimen Interno para tratar el asunto, que sigue sin tener un consenso entre los ocho concejales populares, que cuando se reunieron a mediados de enero para presentar la denuncia ante el juez, no se pusieron de acuerdo, al estar tres a favor de la propiedad municipal (Juan Delgado, Francisco Amador y Francisco del Rosario) y otros tres en contra (Pedro Pérez, Rosa Pérez y David Román), por entender que la Iglesia tenía razón. Socorro González no estuvo presente ese día y el empate lo rompió la alcaldesa, Luisa Castro, que votó a favor de la postura del Ayuntamiento. “Porque de lo contrario estaría prevaricando”, comentó, aunque se mostró más cerca de las tesis que defiende el Obispado, que a principios de 2015 la escrituró en el Registro de la Propiedad atendiendo al Catastro, según el arcipreste de Güímar, Pedro José Pérez.

En esta ocasión se tendrá en cuenta también la opinión de los ediles de Coalición Canaria en el gobierno, y del PSOE y Sí se puede, en la oposición, para trasladar al juez la votación que tenga lugar en el Pleno y resolver tan singular pleito.

Luisa Castro insiste que “sea cual sea la decisión del juez, la plaza seguirá siendo pública” y reconoce: “Mi impresión es que esa plaza, al igual que la ermita, está registrada por la Iglesia, pero el Ayuntamiento ha tenido que recurrir porque el informe de los técnicos municipales insiste en que el suelo de la plaza es municipal”. La alcaldesa admite que se vio obligada a defender esa postura ante el juez, la misma que defendieron los compañeros del PP menos afines, y en contra de lo que votaron sus más allegados.