Adeje

La Declaración de Adeje clausura el primer Congreso de la AMTC

El documento elaborado por integrantes de la Asociación de Municipios Turísticos de Canarias es fruto de las mesas de trabajo e intervenciones en los dos días de conferencia

La conferencia se clausuró con la firma por los cinco alcaldes de la AMTC de la llamada Declaración de Adeje. DA
La conferencia se clausuró con la firma por los cinco alcaldes de la AMTC de la llamada Declaración de Adeje. DA

La I Conferencia de Municipios Turísticos de Canarias concluyó ayer tras su segunda jornada de trabajo. Las intervenciones de los cinco alcaldes de la Asociación de Municipios Turísticos de Canarias (AMTC), Adeje, Arona, Guía de Isora, Mogán y San Bartolomé de Tirajana, en el plenario fueron complementadas tanto por siete mesas de trabajo, integradas por representantes del sector, como por la intervención de otras personalidades, como el alcalde portuense, Lope Afonso; el expresidente de la Fecam Ramón Miranda y la exconsejera del Gobierno canario Milagros Luis.

Para el presidente de la AMTC, José Miguel Rodríguez Fraga, “esta primera conferencia ha puesto de manifiesto la necesidad que tenemos los municipios turísticos de trabajar unidos en la misma dirección, hay que insistir en la idea de la sostenibilidad social, económica y ambiental como pilares fundamentales de la mejora del destino, así como profundizar en el hecho de que el turismo es un eje vertebrador de la convivencia, del empleo y la riqueza. No podemos olvidar la necesidad que tenemos en la formación e inmersión lingüística, así como el reparto equitativo de recursos”. La Declaración de Adeje recoge las aportaciones hechas por integrantes de la AMTC, personas expertas de reconocido prestigio, representantes empresariales y sindicales del sector turístico y dos universidades canarias. El eje central de la declaración es el cambio de época por el que atraviesa el sector. Para sus firmantes, Canarias debe apostar por un nuevo modelo turístico basado en la calidad, diversidad y sostenibilidad. Objetivos que solo son posibles con una nueva gobernanza del turismo, con planificación, gestión integral y participación de todos los actores del sector.

La competitividad de Canarias como destino pasa por apostar por un crecimiento sostenible que, ineludiblemente, significa contener el consumo de suelo turístico, mejorar la calidad de la planta alojativa existente y la diversificación de la oferta en búsqueda de nuevos perfiles de clientes de mayor poder adquisitivo.

La declaración incluye también la exigencia de un nuevo Plan de Infraestructuras Turísticas con una marcada segmentación, que atienda las necesidades de las siete grandes zonas turísticas de Canarias. Esta exigencia debe ir en paralelo a un pacto por la financiación y fiscalidad justas para el sector y los ayuntamientos.