GUÍA DE ISORA

“Lo del cura de Guía de Isora es indecente, y el obispo lo sabe”

Una cofrade de Nuestra Señora de la Luz se suma a las críticas de Chirche al párroco por “su mal comportamiento” y denuncia que “utiliza el presbiterio para amenazar y criticar; todo menos predicar”

Ángel Jesús González Yanes, el día que tomó posesión, en agosto de 2014, como párroco de Guía de Isora. DA
Ángel Jesús González Yanes, el día que tomó posesión, en agosto de 2014, como párroco de Guía de Isora. DA

“No solo pasa en Chirche, lo que está ocurriendo con el cura en Guía de Isora es indecente y el obispo lo sabe”. Así de rotunda se manifiesta una representante de la Cofradía Nuestra Señora de la Luz, patrona del municipio, que ha querido guardar su anonimato, sumándose a la denuncia del colectivo vecinal de Chirche por lo que consideran “autoritarismo” del párroco Ángel Jesús González Yanes, quien, a pesar de sentirse dolido por esas críticas, mantiene su silencio, al igual que el Obispado, que se ha dado por enterado, pero no opina.
Tras la carta enviada al Obispado por la Asociación de Vecinos San Felipe Neri de Chirche el pasado día 4, en la que se relatan una serie de comportamientos protagonizados por el párroco, como negarse a un recorrido de la procesión o cambiar la cerradura de la iglesia de Chirche, ahora se suma a la ristra de críticas la Cofradía de Nuestra Señora de la Luz, en el mismo casco de Guía de Isora.

Una de sus representantes, que mantiene su anonimato ante el temor a las represalias del cura, comenta que “lo que está pasando con él en el municipio es indecente, porque lo que ha hecho en Chirche no es un caso aislado, lo ha hecho en otros lugares de Guía de Isora”, afirma.
“En Guía echó a Melín, el sacristán de toda la vida -relata la cofrade-, y lo hizo de malas maneras. También ha echado a la presidenta de la Cofradía a la que pertenezco y le ha pedido entregar todo el ajuar de la Virgen, cuando nuestra presidenta se elige democráticamente por las cofrades cada cuatro años. Añade que “también en Tejina quitó a Yaya, la camarera de la Virgen de El Rosario, y en Vera de Erques amenazó con llevarse el Santo Sacramento”. La cofrade denuncia asimismo que en Aripe no hay misas y que la última amenaza del párroco ha sido la de instalar cámaras, “con la finalidad de grabar conversaciones en las que se le critique y utilizarlas para denunciarnos ante la Guardia Civil; palabras textuales de él”. Agrega que “utiliza el presbiterio para amenazar y criticar; de todo menos predicar”, subraya la cofrade, casi con lágrimas en los ojos.

De igual modo, asegura que “el día del Corpus ya presentó -presuntamente- una denuncia a una concejala llamada Lucía, perteneciente a una parroquia de Tejina, y en Las Higueritas se enfrentó -al parecer- a la comisión de fiestas por pedirles 100 euros para el seguro de la procesión, algo que siempre ha pagado el Obispado”.

“La gente tiene miedo, no va a misas ni a actos religiosos, y estamos cansados de que nos llame lenguas grandes desde el altar. Apelamos al buen hacer del reverendísimo señor obispo para que tome cartas en el asunto, porque esto se está poniendo cada vez peor”, termina el relato de “una isorana cristiana que nunca había visto algo igual en nuestro pueblo”.