música

ZA!: “Cuando empezamos a trabajar sobre una idea no sabemos nunca a dónde nos llevará”

Za! vuelve a la carga con nuevo disco, 'Pachinko Plex', con un poquito de sabor canario gracias a la colaboración del grupo barcelonés con el sello Keroxen

Za! y LASAL

Za! vuelve a la carga con nuevo disco, Pachinko Plex, con un poquito de sabor canario gracias a la colaboración del grupo barcelonés con el sello Keroxen.

-Llevan ya 14 años juntos, un buen recorrido. ¿Cómo fueron los inicios? ¿Cómo se unieron Bugamaistah, Spazzfrica Ehd y Papadupau y empezaron a jugar con los sonidos?

“Nos conocimos en la universidad. Bugamaistah tenía la idea de hacer un grupo, habló con Papadupau y empezaron a tocar en el local junto con KyKo. Al año Kyko tenía otros proyectos y un mes antes de hacer la primera grabación Spazzfrica Ehd se unió a la banda”.

-La marcha de Bugamaistah marcó a ZA! musicalmente. Empezar a pensar como dúo y no como trío.

“Por supuesto. Un mes antes de la primera gira larga, Bugamaistah se marchó a vivir al sureste asiático y en cuestión de semanas Spazzfrica Ehd y Papadupau tuvieron que adaptar las canciones para ser tocadas como dúo. Por suerte, Bugamaistah dejó un legado de amplificadores y pedales de efectos que facilitó mucho la conversión de trío a dúo. Ahí fue cuando empezaron los bucles de voces, guitarras, trompetas y más calentismo. Una época de mucho entusiasmo y crecimiento”.

Pachinko Plex parece un nuevo comienzo. Desaparecen las guitarras y entran los sintetizadores. ¿Es una evolución natural, pura curiosidad o querían cortar con el sonido anterior?

“Ha sido una evolución natural que no surge de una decisión premeditada. En 2016 estuvimos trabajando junto con la compañía de teatro físico Loscorderos.sc en una obra de teatro llamada Afasians: The Last Conference. Nuestro punto de partida a la hora de diseñar el espacio sonoro fue hacer toda la música en directo sin utilizar instrumentos, lo que nos llevó a tocar un sofá lleno de micros de contacto como si fuera una batería y que sonaba como una fiesta ravera. A la hora de encarar el material para el nuevo disco teníamos varias ideas basadas en ese sistema que han dado lugar a un único instrumento electrónico, donde Spazzfrica Ehd dispara sonidos al tocar la batería y Papadupau los filtra, distorsiona y loopea en directo”.

-Son un clásico del Keroxen. Cinco años actuando en el espacio cultural El Tanque, en diciembre de 2017 la residencia artística y sacando música con el sello. ¿Cómo definirían su relación con el festival y con Tenerife?

“La relación con el festival es muy cercana, familiar y entrañable. Tenemos la gran fortuna de haber repetido estos últimos años y ya nos sentimos keroxenianos y casi tinerfeños. Pasar unos días en Bajamar, tener tiempo para charlar, beber y compartir con la familia Keroxen es algo que nos nutre el alma. Colaborar y trabajar con ellos se ha convertido en algo muy natural. De hecho, el sello del Keroxen coedita Pachinko Plex”.

-En Pachinko Plex decidieron meter precisamente el resultado de la residencia artística, Ochate. ¿Ha tenido que ver con el cambio de 180º en el sonido?

“Gracias a la residencia pudimos tener tiempo para acabar de componer y entender mejor el resultado de las ideas nuevas. Para nosotros fue genial tener esa semana junto al artista visual canario Lasal en un espacio tan peculiar como es El Tanque para tomar decisiones, cerrar canciones y dar forma a la grabación del disco. El Tanque tiene muchísima personalidad como espacio, y estamos convencidos de que ha sido un elemento clave en la sonoridad del disco”.

-¿Cuando estaban haciendo la residencia con Lasal ya tenían en mente utilizar el resultado como videoclip o lo decidieron después?

“Fue algo que surgió a posteriori. Trabajar con Lasal en la residencia fue realmente fácil, tiene mucha experiencia y, como dirían en Brasil, sabe hacer jogo bonito. Desde un primer momento tenía claro por dónde tenía que ir la cosa y por dónde no, siempre teniendo mucho margen para jugar y probar. Si nuestra idea era hacer un único instrumento tocado por dos personas, Lasal supo meter su aportación de tal forma que los visuales eran la traslación natural de ese instrumento, ya que los movimientos y las imágenes iban 100% sincronizados con nuestros sonidos. Nos gustó tanto lo que Arístides sacó en la residencia que tenía mucho sentido para nosotros que el primer videoclip fuera suyo”.

-¿Cuando empiezan a componer saben cómo va a terminar el tema, hay una estructura, o siempre hay hueco para la improvisación?

“Cuando empezamos a trabajar sobre una idea no sabemos nunca a dónde nos llevará. Y nos encanta que sea así. Utilizamos la improvisación en el local para entender mejor por qué esa idea nos resulta interesante, para sentir cómo debe avanzar, hasta cuánto debe durar o para verla desde diferentes ángulos. Una vez la canción está hecha, solemos tener espacios dentro de ella que se estiran o se acortan y es donde improvisamos en directo. Llevamos menos de 10 conciertos tocando el nuevo disco y algunas canciones en directo ya han cambiado muchísimo”.

-El disco salió a la venta el 11 de mayo. ¿Cómo ha sido el recibimiento?

“De momento, en los conciertos que estamos haciendo estamos recibiendo muy buena acogida. Después de los tres, cuatro primeros conciertos, que para nosotros han sido como un salto al vacío, vemos que este nuevo set es muy divertido de tocar y de compartir con la gente que está en el concierto. El último sitio donde hemos tocado ha sido en el Moers, el festival de free jazz más importante de Alemania, y ha sido muy interesante ver cómo el público purista del free jazz ha digerido nuestra propuesta entre el entusiasmo y la polémica. Respecto al disco, estamos felices de poder coeditarlo con amigos de diferentes lugares del mundo y también de compartirlo con la gente que de alguna manera u otra ha tenido interés en nuestra música”.

-¿Estará Za! en Keroxen 2018?

“Estaremos durante el 2018-2019 girando el disco. Este verano estaremos en algunos festivales nacionales y salas, y también saldremos a tocar fuera. ¿Keroxen 2018? No estamos autorizados a hablar de ello. De hecho hay una cláusula de nuestro contrato que nos impide desvelar la fecha en la que dejaremos de tocar en el festival. Así que lo que podemos decir a día de hoy es que vendremos a presentar el disco, pero no podemos decir cuándo dejaremos de volver una y otra vez”.