Arona

Los hoteleros, en pie de guerra contra los okupas de Los Tarajales

La presencia creciente de personas alojadas en un centro comercial abandonado en primera línea de playa en Los Cristianos, muy frecuentada por los turistas, desata la indignación empresarial

El asentamiento okupa de Los Tarajales se encuentra en el paseo marítimo, frente la la playa del mismo nombre, y es un lugar de gran tránsito de turistas. | Sergio Méndez

A los hoteleros del entorno de la playa de Los Tarajales, en Los Cristianos, se les acaba la paciencia. La presencia, cada vez más numerosa, de okupas en los locales abandonados del centro comercial en el paseo marítimo está provocando que se multipliquen las quejas de los turistas que se alojan en establecimientos como el Arona Gran Hotel, Paradise Park, Marisol y H-10 Big Sur, y que transitan diariamente por un entorno que se degrada con el paso de los días.

Tanto en la planta baja del edificio como en el nivel superior se amontonan colchones, mesas y sillas rotas, cartones, restos de basura, carritos de supermercado, tendederos y garrafas de agua por el suelo. Una imagen a la vista de miles de turistas que caminan desde los hoteles donde se alojan hasta el centro de Los Cristianos, y que también ha causado las quejas de las cafeterías, terrazas y bazares situados a apenas unos metros del asentamiento okupa.

“La situación va a peor, hace tres años eran dos o tres personas las que empezaron a vivir ahí, después se llenó la planta baja y ahora no queda un local libre en todo el edificio. Ahí hay más de medio centenar de personas metidas”, afirmó un directivo hotelero de la zona, que confirmó que sus clientes no solo se quejan por la imagen de suciedad, sino que algunos incluso han sufrido insultos cuando se paran a observar el lugar.

Los hoteleros afirman que el movimiento de llegadas y salidas de los locales es frecuente. Sergio Méndez Los turistas no disimulan su asombro al paso por esta zona de camino al centro de Los Cristianos. S. M. Hoteleros y comerciantes denuncian la degradación que ha sufrido el entorno. Sergio Méndez
<
>
Los hoteleros afirman que el movimiento de llegadas y salidas de los locales es frecuente. Sergio Méndez

Quejas frecuentes

“Las quejas son constantes en la recepción del hotel y no olvidemos que son turistas que pagan importantes cantidades de dinero por sus vacaciones en establecimientos de calidad frente al mar; ya incluso nos señalan a nosotros como responsables”, explica el directivo.

Un alto cargo de otro complejo hotelero cercano relató a este periódico la insólita imagen que presenció uno de sus clientes. “Al pasar por delante de los locales ocupados, vio cómo salía un individuo con una garrafa de cinco litros llena de orines y la vaciaba tranquilamente en el mar, justo en la playa de callaos que está delante del edificio, a la vista de todo el mundo y sin cortarse un pelo. Eso no se puede permitir”.

Los locales ocupados del centro comercial Los Tarajales se encuentran en una zona privilegiada, en primera línea de costa. Su acceso está limitado por unas vallas metálicas que han desaparecido en un par de tramos, por donde los okupas, mayoritariamente jóvenes y de nacionalidades extranjeras, entran y salen del recinto.

“Uno de los comentarios que se oyen es que existe una organización que se dedica a alquilar locales por un determinado tiempo; de hecho, de vez en cuando se ve entrar y salir parejas y hasta familias con sus maletas y mochilas, como si fuera un hotel o unos apartamentos”, señaló otra de las fuentes consultadas por DIARIO DE AVISOS.

Desde los establecimientos hoteleros se recuerda que esta isla vive del turismo y se quejan de haber invertido “cantidades millonarias” en reformar sus instalaciones para ofrecer un producto de calidad a los clientes. “Lo que no tiene sentido es que hagamos un gran esfuerzo económico, mejorando zonas comunes, accesos, habitaciones, restaurantes y ofreciendo nuevos servicios como gimnasios, spa o áreas de chill out, para que después se degrade de forma lamentable el entorno, lo cual no deja de ser un contrasentido”, indican los empresarios afectados. “Entendemos que estas personas tienen que vivir en algún lado, pero no ofreciendo este espectáculo en uno de los paseos más transitados de Los Cristianos a la vista de todo el mundo”, señalan.

Pendientes de un litigio judicial para despejar el futuro de la zona

La situación del centro comercial Los Tarajales podría desbloquearse cuando la Justicia se pronuncie sobre el litigio que mantiene el dueño del suelo con el propietario del edificio, que se han denunciado mutuamente, según señaló a este periódico el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Arona, Luis García, que confirmó contactos con ambas partes desde hace más de un año y medio para intentar resolver una situación que no se puede prolongar más en el tiempo. “Los locales no reúnen condiciones de habitabilidad, allí no pueden vivir personas”, manifestó García.

“El Ayuntamiento ya ha procedido a identificar a los empadronados en Arona y poco más puede hacer, eso sí, estamos a expensas de lo que dictamine la Justicia sobre este asunto, que es de ámbito privado, para actuar inmediatamente junto a los propietarios”. El responsable de Urbanismo aronero recordó que en el espacio público de esta zona de Los Cristianos están previstos proyectos que transformarán el entorno dotándolo de mayor calidad.