ARONA

Crece la preocupación en el Sur por la detección de especies exóticas e invasoras

Los abandonos y fugas de animales se convierten en un problema para los ecosistemas locales; Arona, pone en marcha un servicio específico pionero de detección, control y retirada de fauna no autóctona

Mapache localizado por un vecino de Las Rosas (Arona) en el jardín de su casa el pasado mes de junio. Fundación Neotrópico.
Mapache localizado por un vecino de Las Rosas (Arona) en el jardín de su casa el pasado mes de junio. Fundación Neotrópico.

Un mapache, un murciélago, un dragón barbudo, un diamante mandarín, un camaleón, dos cotorras kramer, dos galápagos americanos… Son algunas de las especies exóticas que se han recogido en Arona en los dos últimos años y que reflejan un fenómeno creciente en las Islas, la importación y uso, tanto legal como ilegal, de ejemplares procedentes de otras latitudes que acaban abandonadas, generando a su vez otro problema silencioso: los daños en la flora y fauna autóctona, la alteración del equilibrio del ecosistema y la afección al patrimonio cultural e histórico.

El pasado mes de junio, un vecino del núcleo aronero de Las Rosas, descubrió un Procyon lotor -un mapache- en el jardín de su casa después de realizar una labor de vigilancia durante la noche ante el extraño y creciente consumo por parte de sus gatos de la comida con la que los alimentaba normalmente. El hallazgo de esta especie no era el primero. En 2012 ya se había localizado otro ejemplar.

El mapache puede parecer la anécdota. El listado de apariciones tanto en el Sur como en el conjunto de la Isla incluyen especies como la serpiente rey de California, la conocida como tortuga de Florida, iguanas, arañas y hasta algún puma que logró entrar en Tenerife siendo un cachorro con los papeles que se usan para el tránsito de los gatos.

La importación de especies exóticas genera graves perjuicios al conjunto de la sociedad. El crecimiento de muchas de esas pretendidas mascotas que fueron adquiridas siendo cachorros o la llegada de épocas como el verano, disparan su abandono. Una vez quedan a su libre albedrío ponen en riesgo la flora. Además, su asentamiento trae otra consecuencia: el desplazamiento de las especies autóctonas, de las que se convierten en predadoras.

Otras cambian los entornos, modificando los ecosistemas, dañando al ganado, los cultivos, y provocando que determinados ámbitos como los barrancos se resientan, lo que aumenta, por ejemplo, el riesgo de avenidas de agua.

Para hacer frente a esta situación, el Ayuntamiento de Arona se ha convertido en uno de los municipios pioneros en la Isla en poner en marcha un servicio para la detección, el control y la retirada de animales de especies invasoras y de carácter exótico mediante un convenio que mantiene con la Fundación Neotrópico y que se prorrogó la semana pasada. Su objetivo es preservar las especies y hábitats propios de Canarias y del municipio, la prevención de daños a personas, cultivos y ganado y la preservación del patrimonio cultural e histórico, espacios públicos e infraestructuras que se pueden ver modificados por la acción de estos animales. El servicio es gratuito y se presta a través del teléfono municipal 010.

El alcalde de Arona, José Julián Mena, destacó que “llevamos tres años de mandato poniendo en marcha acciones de sostenibilidad y de conservación del entorno del municipio y este convenio es fundamental para garantizar la preservación de los hábitats propios de Arona, por no hablar de evitar cualquier peligro a nuestros vecinos o daños en los cultivos, ganado o espacios públicos. Sabemos que la aparición de especies invasoras es un fenómeno creciente en Canarias y en Arona le hacemos frente”.

Por su parte, tanto el concejal de Medio Ambiente como la responsable de Servicios Públicos, José Luis Gómez y Yurena García, respectivamente, subrayaron que “la importancia de detectar y retirar esas especies es fundamental, de ahí que prestemos este servicio que nos permite estar vigilantes ante su aparición y su retirada con todas las garantías”.

Fuentes municipales confirmaron a este periódico que, si bien el hallazgo de los mapaches y un puma pueden ser los más llamativos, los casos más frecuentes son las apariciones de iguanas, arañas, algunas clases de serpientes y pájaros, entre los que se encuentran las cotorras, incluida la última novedad, la de cabeza negra. La serpiente rey de California se ha convertido ya en un serio problema en Gran Canaria.

Neotrópico lleva 18 años atendiendo la fauna exótica

La Fundación Neotrópico, que preside Jaime de Urioste, nació en el año 2000 y es el único centro de fauna exótica en Canarias con certificación de nivel 3 de Bioseguridad. Su labor se centra en el rescate de mascotas exóticas, animales confiscados por tráfico ilegal y especies invasivas retiradas del medio natural, rural y urbano.