POLÍTICA

Luisa Castro no se achanta: “Si Santa Cruz no lo quiere, me traigo a Güímar el Monumento a Franco”

La alcaldesa sureña mantiene su discurso y, lejos de amedrentarse ante las críticas recibidas por mostrarse en contra de la exhumación de los restos de Franco, se atreve a proponer a su municipio como posible ubicación para la ‘polémica’ obra de Juan de Ávalos

Carmen Luisa Castro propone ahora que el conocido como Monumento a Franco sea trasladado a Güímar, en el caso de que finalmente Santa Cruz quiera desprenderse de él. Fran Pallero
Carmen Luisa Castro propone ahora que el conocido como Monumento a Franco sea trasladado a Güímar, en el caso de que finalmente Santa Cruz quiera desprenderse de él. Fran Pallero

“Si Santa Cruz insiste en tirarlo, me traigo el Monumento a Franco a Güímar”, afirma Carmen Luisa Castro, alcaldesa del municipio sureño, en su penúltimo asalto en la batalla mediática que ha protagonizado, incluso a nivel nacional, a raíz de una entrevista concedida a DIARIO DE AVISOS, en la que calificó de “dictador” a Pedro Sánchez por querer exhumar por decreto los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos, un monumento que ella considera de “gran atractivo turístico”.

La alcaldesa popular de Güímar declaró que “ese monumento (junto al que se fotografió) podría instalarse perfectamente en la entrada del municipio -al lado del cementerio, se ha propuesto- como símbolo de la paz y la concordia”, destacando que “se trata de una obra de gran valor patrimonial y de un gran artista como Juan de Ávalos”. El Monumento a Franco, como se le conoce popularmente, fue construido en la década de los sesenta (1966) con el nombre de La Victoria, aunque posteriormente, ya en la etapa democrática fue rebautizado como Monumento a la Paz. Desde hace unos años se viene debatiendo en el Ayuntamiento de Santa Cruz la posibilidad de retirarlo o resignificarlo, sin que haya un consenso entre las fuerzas políticas municipales, entre ellas el Partido Popular, la formación de Luisa Castro, que se remite a lo que digan los estudios encargados al Cicop y Bellas Artes.

Luisa Castro no entiende el alboroto que se ha montado a nivel nacional por sus declaraciones a este periódico, afirmando que “me asombra que una ciudadana española no pueda opinar sobre el franquismo. Soy clara y transparente y lo único que he dicho es que es un error de Pedro Sánchez remover el odio entre los españoles, después de 40 años”.

La alcaldesa reconoció que el domingo, tras la polémica entrevista en DIARIO DE AVISOS, la llamó Manuel Domínguez, presidente insular del Partido Popular: “Solo me dijo que estuviera tranquila”, detalló. Sobre las voces que se han oído pidiendo su dimisión, tanto de partidos políticos como por parte del Foro Canario de Víctimas del Franquismo, Castro comentó que “en mayo decidirán los habitantes de Güímar si debo cesar o no como alcaldesa”, en referencia a las elecciones municipales, aunque también aspira a presentarse a los comicios insulares.

Piden al PP que tome medidas con Castro y le anime a estudiar historia

Podemos Canarias pide a la dirección del PP que tome medidas con la alcaldesa de Güímar y la anime a estudiar historia. “No sé qué nivel cultural o de formación tiene la señora Luisa Castro, pero, desde luego, sus declaraciones son un disparate. Ha conseguido su minuto de gloria y de vergüenza ajena”, espetó la diputada de Podemos Canarias María del Río.

 

Monumento a los Caídos en Güímar. / DA
El Monumento a los Caídos en Güímar, modificado en 1979, sigue en la plaza del Ayuntamiento. / DA

En la plaza del Ayuntamiento existe aún una cruz de un “solo bando”

Güímar dispone todavía de un monumento franquista, en la misma plaza del Ayuntamiento, justo delante de lo que hoy es la Casa de la Cultura, sin que ningún partido de los que han gobernado el municipio haya impulsado su retirada.

Según cuenta Octavio Rodríguez, cronista oficial de Güímar, “ese monumento fue construido en 1941 por el prestigioso escultor Tomás Machado Méndez y Fernández de Lugo” y en el mismo, como en casi todos los que se construyeron por esa época en otros pueblos y ciudades de España, se colocaba una placa con la leyenda Por Dios y por la Patria y, a continuación, la relación de los caídos, que siempre comenzaba con José Antonio Primo de Rivera y luego los vecinos caídos en el campo de batalla, que en el caso de Güímar fueron 31, todos en esta caso del denominado bando nacional. Ni los muertos del bando republicano ni los represaliados después aparecen en ese monumento que en 1979, ya en democracia, el Ayuntamiento de Güímar, del que Octavio Rodríguez era concejal de Cultura, ordenó rebautizar con la coletilla en el frontal Güímar, a sus fallecidos durante la Guerra Civil 1936-1939.

Recuerda Octavio Rodríguez que el primer fusilado en España como consecuencia de la Guerra Civil fue el teniente de asalto de origen güimarero Alfonso González Campos (1904-1936), muerto cuando trató de defender, como otros, entre ellos Santiago Cuadrado, quien hoy tiene una calle en la capital tinerfeña, al gobernador civil en la sede entonces de la plaza de la Candelaria de Santa Cruz de Tenerife.

La alcaldesa Carmen Luisa Castro insistía ayer, además, para aquellos que la han tachado de franquista, en que “un alcalde socialista como Pedro Guerra antes lo había sido con Franco, y yo ni viví esa época ni soy franquista, y lo digo porque estamos en democracia”.

fp Carmen Luisa Castro 08 Carmen Luisa Castro, frente al monumento a Franco en Santa Cruz. / FOTO: Fran Pallero fp Carmen Luisa Castro 01 fp Carmen Luisa Castro 05 fp Carmen Luisa Castro 11 fp Carmen Luisa Castro 13 fp Carmen Luisa Castro 16 fp Carmen Luisa Castro 17 fp Carmen Luisa Castro 18 fp Carmen Luisa Castro 19
<
>
Luisa Castro, con su visita el lunes al Monumento a Franco, quiso demostrar que está dispuesta a llevárselo a Güímar si Santa Cruz decide desprenderse de él. Fran Pallero