Tacoronte

El Ayuntamiento encargó un estudio sobre el impacto de la plaga de termitas

El Consistorio espera los primeros datos preliminares del estudio para que una empresa especializada pueda actuar con eficacia

El Ayuntamiento de Tacoronte encargó a un biólogo especializado la realización de un estudio detallado del impacto de la plaga de termita subterránea oriental o del este (Reticulitermes flavipes), que afecta a unas 100 viviendas en el municipio, confirman fuentes municipales a DIARIO DE AVISOS, que destapó esta grave amenaza el pasado domingo.

Se está a la espera de los datos preliminares de este informe para que una empresa especializada en el control de este tipo de plagas pueda actuar con la máxima eficacia en el corto, medio y largo plazo, dado que se trata de una especie muy destructiva, que, además de la madera, se come los viñedos.

Si bien el principal foco está en Tacoronte, y en concreto en la zona de Tagoro y El Pris, el voraz insecto ya se ha expandido a Valle de Guerra (La Laguna) y Los Cristianos (Arona), donde se ha detectado un caso en un centro comercial, donde puede haber llegado en un trasvase de plantas desde un vivero de la zona norte de la Isla.

El Ayuntamiento mantuvo el 7 de noviembre una reunión con el consejero insular de Medio Ambiente, José Antonio Valbuena, para coordinar las actuaciones entre los ayuntamientos, el Cabildo y varias áreas del Gobierno de Canarias.

Están pendientes en los próximos días nuevos encuentros y en ellos el Consistorio espera que se puedan concretar las medidas que se han de tomar y se determinan cuáles son las zonas de actuación prioritarias.

Los biólogos David Mora y David Hernández, expertos en este problema, coinciden en que es un tema grave en el que hay que actuar de inmediato, ya que se trata de una especie que puede habitar en casi toda la Isla, porque le encanta el agua y soporta temperaturas de hasta cuatro grados. Debido a ello, supone una seria amenaza para el patrimonio histórico de Tenerife, los bosques de laurisilva, que constituyen un hábitat ideal para esta termita, y los viñedos.

Valbuena también expresó a este periódico su preocupación por este tema y recordó que desde el Gobierno regional se prometió tomar cartas en el asunto, “y aún no lo ha hecho”.