LOS REALEJOS

Manuel Domínguez (PP): “Estoy empeñado en dar a conocer a Los Realejos fuera de nuestras fronteras”

Manuel Domínguez apuesta fuerte por que la ciudad sea conocida a nivel internacional y poco a poco, “gotita a gotita”, lo está consiguiendo

Manuel Domínguez. / Sergio Méndez

Manuel Domínguez apuesta fuerte por que la ciudad sea conocida a nivel internacional y poco a poco, “gotita a gotita”, lo está consiguiendo. Diversas iniciativas que van desde Descubre Los Realejos, pasando por promociones nacionales y una mayor presencia en las distintas ferias de turismo, contribuyen a penetrar en esa política interior y exterior en la que el turismo ha tenido un papel fundamental. Así, por ejemplo, en el ámbito deportivo, Los Realejos se ha hecho notar al ser sede en el último año de entrenamientos y campeonatos regionales, nacionales e internacionales.

-RTVE eligió a Los Realejos para dar las Campanadas de Fin de Año. Mejor promoción para el municipio no se podía esperar. ¿Cómo se preparan?
“La verdad es que fue una grata sorpresa, porque no contábamos con que nos eligiese a pesar de que le habíamos hecho una propuesta hace algún tiempo. Para el municipio significa mucho, porque estoy empeñado en dar a conocer Los Realejos en políticas de turismo local e insular, pero también fuera de nuestras fronteras, y esto es una oportunidad única. El año pasado vieron las campanadas en torno a unos cinco millones de personas, una cifra importante. Que se mencione Los Realejos ese día y que se hable bien de él, para mí como alcalde es una satisfacción”.

-La avenida de Canarias ha sido la obra más importante de este mandato. ¿Le ha supuesto muchos dolores de cabeza?
“Ha sido la peor de este y del pasado mandato. Desde que estoy en el Ayuntamiento no había afrontado una obra con tantos inconvenientes como esta. Es una actuación sobrevenida, que no teníamos planificada y que la afección hacia el comercio y hacia el tráfico ha sido importante, y donde el ciudadano ha sido paciente. Pero soy consciente de que le hemos perjudicado en muchas cosas sin quererlo”.

-¿Las viviendas de la Cruz Santa son una deuda que le queda pendiente?
“Vivire es la única de las cuatro empresas municipales (Realserv, Aquare y Radio Realejos) que no pudimos salvar de la crisis económica por su objeto social. En estos momentos está en liquidación ordenada y con su activo intentamos pagar a los acreedores todo lo que se debe. Estamos esperando que el Gobierno de Canarias responda a nuestra propuesta de adquirir las viviendas”.

-¿Para cuándo la aprobación del Plan General?
“Han sido muchos los obstáculos que se nos han puesto para aprobar un documento sencillo, que persigue tres objetivos: mejorar las condiciones de comunicación terrestre, fomentar la inversión en el municipio y salvar el estado de ansiedad que viven muchos vecinos con sus casas fuera de ordenación. Por lo tanto, sigo sin entender por qué no se ha aprobado y, siendo realista más que optimista, creo que se hará el próximo año”.

-¿No ha renunciado al campo de golf?
“El Cabildo de Tenerife nos ha dado un golpe en los tobillos. Uno es lo que le enseñan de pequeño y a este municipio le enseñaron a ser una ciudad dormitorio, algo a lo que me he negado, y por eso he apostado firmemente por el binomio turismo-deporte, ofertar al turismo de esta Isla, que es mucho, una alternativa deportiva, y para eso necesitamos infraestructuras, y una de ellas es el campo de golf. Pero no he tirado la toalla”.

-Ha recibido críticas por ser uno de los alcaldes con el sueldo más alto de España. ¿La cantidad que percibe es acorde con la responsabilidad que desempeña?
“En primer lugar, yo me someto a la ley que regula el sueldo de los alcaldes. Es falso el ranking que ha salido, porque hay muchos mandatarios que no cobran de un ayuntamiento, pero sí están liberados por una consejería. Invito a que esos sueldos se pongan sobre la mesa y los comparen con el mío o con los de cualquier otro. Por último, no me parece correcto lo que se está pagando en política y esa es la razón por la cual muchas personas no están dispuestas a entrar a trabajar en este ámbito, porque no les compensa”.