CD Tenerife

Un nuevo Tenerife derrota de manera brillante al Nástic

Suso y Jorge marcaron en el día en que Lasso y Racic pusieron en pie al Heliodoro

Suso marca ante el Nástic.
Suso marca ante el Nástic.

Estamos ante un nuevo Tenerife, un Tenerife diferente. Es el Tenerife de Lasso y Racic, dos jugadores superlativos llamados a aumentar el nivel de un grupo que promete hacer una gran segunda vuelta. Los dos nuevos refuerzos fueron titulares y lograron que el Heliodoro se enamorase de ambos desde el comienzo. Ambos resultaron determinantes para que su equipo diese buena cuenta de un pobre Nástic, llamado a descender a final de temporada. Sin embargo la gloria de los goles se las llevaron Suso y Jorge.

No tuvo demasiados reparos José luis Oltra en alinear de inicio a dos de los cuatro refuerzos que acaban de llegar a su vestuario. Mientras que se quedó en el banquillo el delantero argentino Coniglio, partieron de inicio el mediapunta sevillano Lasso y el centrocampista serbio Racic. Además, Héctor ocupó el lateral izquierdo que dejó vacante el lesionado Camille, mientras que Luis Pérez volvió al derecho. Cabe destacar que tanto Naranjo como Cámara ocuparon un puesto en el banquillo en el inicio del choque.

Tras unos minutos de análisis, los locales empezaron a tomar las riendas de la situación a partir del minuto diez. Solo necesitó siete minutos más para que el Nástic empezara a temer por su futuro en el partido. Fue en el minuto 17 cuando un servicio medido de Suso lo cabeceó Jorge. El defensa vio tan claro y franco el remate, que hasta llegó a confiarse un poco y colocó la pelota un poco centrada. Respondió a la perfección Bernabé con una mano milagrosa.

Un minuto después, Borja Lasso estuvo a punto de consagrase en el Heliodoro en su primer partido. El sevillano cargó su zurda y lanzó un misil que hizo estremecerse la portería tarraconense. El larguero repelió el balón de Borja.

En el minuto 26 le pasó lo mismo a Luis Milla, pero esta vez el centrocampista se estrelló con el palo de le meta de un Bernabé que no se creía la suerte que estaba teniendo.

Pero resultaba inevitable que este nuevo Tenerife marcase más pronto que tarde. Y así fue. Minuto 27. Otra vez apareció en escena Lasso, esta vez disfrazado de asistente. Tras recibir del Malbasic, el ex de Sevilla vio desmarcado a su capitán en el segundo palo y para allí fue el balón. El de Taco se lanzó con ganas a por el esférico y, de cabeza, logró superar a Bernabé, convirtiendo así el más que merecido 1-0, que llegó después de que los de Oltra tuvieran tres oportunidades claras para marcar.

La segunda parte arrancó con la primera ocasión entre los tres palos del Nástic. Un contragolpe del cuadro tarraconense acabó con un disparo desde la frontal de Pipa. Dani respondió con una parada en dos tiempos.

Pero esta ocasión fue un espejismo. El Tenerife siguió a lo suyo y pronto tuvo la ocasión de ampliar diferencias. Un buen centro desde la derecha de Suso lo remató fuera Racic. Otra ocasión clara que se fue al limbo.

Pero no podían los blanquiazules tardar demasiado en ampliar ventajas. El resultado de 1-0 era demasiado corto y en cualquier descuido, el rival se podía confiar. Para evitarlo volvieron a entrar en escena los dos recién llegados: Uros Racic y Borja Lasso. El segundo centró y el primero asistió a la llegada de Jorge desde atrás. El defensa solo tuvo que poner el pie para marcar el 2-0.

Pero a pesar de que el partido estaba más que sentenciado, Racic estaba empeñado en dejar su marca en el partido. Suyo fue el disparo que nuevamente se estrelló con el larguero. Tercer balón que los blanquiazules estrellan en el palo de la portería catalana.

Oltra esperó hasta el minuto 76 para hacer el primer movimiento de su banquillo. Retiró a Montañés y dio entrada a Naranjo. El segundo cambio supuso el debut del delantero argentino Coniglio, quien sustituyó a Suso, quien se llevó una gran ovación de despedida del público. El tercero fue la despedida de Uros Racic del terreno de juego. Partidazo del serbio. Tanto que el Heliodoro s se pudo en pie para despedirlo. Soberbia actuación.

El poco tiempo que quedó tras las sustituciones, el Tenerife lo dejó pasar, pero siempre controlando la pelota. Así el Tenerife logró la victoria sin pasar apenas apuros.