Santa Cruz

Santa Cruz ‘castiga’ la circulación de vehículos con una sola persona

La nueva ordenanza de tráfico que llega hoy al Pleno para su aprobación inicial mantiene la prohibición de los aparcacoches, y permite a las ONG que capten socios en plena calle

Las horas puntas de entrada y salida a la capital provocan importantes atascos. / Fran Pallero

El Pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz recibe hoy el texto de la nueva ordenanza de tráfico para ser aprobado de manera inicial. Una norma que viene a sustituir a la actual ordenanza que ya cuenta con 33 años de antigüedad. En su trámite administrativo, la citada norma ha sufrido algunas modificaciones, aunque los principales hitos se mantienen casi inalterados, entre ellos, el de la limitación a la circulación por motivos medioambientales o gran afluencia de vehículos o personas. Sin embargo, aunque en el borrador del texto se apuntaba esa posibilidad, en el que se lleva hoy a aprobación inicial, se introducen algunos matices, como las excepciones a esa prohibición. Así, se establece que, en caso de decretarse esa restricción al tráfico, quedarían exentos de la misma, además de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, el transporte público, los servicios de emergencia o la grúa municipal, los denominados vehículos de alta ocupación, es decir, aquellos que vayan con tres o más ocupantes.

En la práctica, estos matices suponen que, ante situaciones de limitación de tráfico, los coches con una sola persona, la mayoría de los que circulan en la capital, se verían afectados por esa restricción. En general, las excepciones van encaminadas a favorecer el transporte público y facilitar la movilidad de los residentes, que también estarían exentos de esas limitaciones.

Entre las modificaciones que se introducen, también relacionadas con la movilidad, está la referida a las vías pacificadas. Se entiende como tales las calles en las que, a pesar de la presencia de coches, se da prioridad al peatón. Así, se introduce la novedad de que, aquellas vías con un solo carril, su velocidad queda establecida en los 30 kilómetros por hora. También serán consideradas Zonas 30 las proximidades a zonas escolares y hospitalarias, así como las vías con dos carriles en sentidos contrarios cuando no se encuentren específicamente señalizadas con otro límite de velocidad.

Siguiendo con el ámbito de la movilidad, la circulación en bicicletas por las aceras se permitirá siempre que estas tengan un ancho de 3 metros y no existe carril bici habilitado. Además deberán dejar un metro de separación con los peatones, circular en fila de a uno y mantener la velocidad de los viandantes.

ONG

En lo que sí ha habido una modificación es en la prohibición a la actividad de captación de socios en plena calle. En el nuevo texto, aquellas entidades sin ánimo de lucro, podrán seguir ejerciendo esta actividad sin necesidad de solicitar autorización previa siempre y cuando no superen el número de dos captadores a la vez en el mismo punto. De haber un tercero, deberá estar en un punto fijo. También se establece que, entre dos entidades distintas debe haber al menos una separación de 100 metros.

Entre las novedades introducidas también destaca la posibilidad de que los vehículos, cuyo conductor o acompañante disponga de tarjeta para personas con movilidad reducida, puedan estacionar en los reservados para carga y descarga por un tiempo no superior a 15 minutos, permaneciendo el vehículo con las luces de emergencia durante el tiempo de estacionamiento.

La actividad de aparcacoches y la mendicidad en las calles o actividades en los semáforos, se mantienen como actividades prohibidas.

“Somos 205.000 habitantes y tenemos que asumir nuestra responsabilidad en cómo nos movemos”

El desarrollo de esta nueva ordenanza ha sido uno de los principales retos que se marcó la concejal de Seguridad, Zaida González, en este mandato. Tal como ella misma explica, “la ordenanza que presentamos a aprobación inicial es fruto de dos años de trabajo intenso. En ese tiempo, hemos trabajado duro muchas personas para poner al día a Santa Cruz y dotar a la capital de unas reglas de juego en materia de Tráfico, modernas y acordes con los tiempos que corren y que sustituyan a la normativa de 1985”.
González detalla que, además de actualizar la normativa, la ordenanza persigue dos grandes objetivos: “hacer de Santa Cruz una ciudad más habitable para la gente, donde los vehículos y el tráfico se adapten a una mejor convivencia con la ciudadanía; y racionalizar los usos y prácticas relacionadas con la movilidad, de forma que se fomente el uso de otros sistemas de movilidad más respetuosos con el medio ambiente, lo que redunda en una mayor calidad de vida para todos”. “Somos más de 200.000 habitantes -continua- y tenemos que asumir nuestra responsabilidad en cómo nos movemos, cómo nos relacionamos cuando circulamos, cómo y dónde estacionamos, y cómo respetamos la vida en la ciudad, en términos de sostenibilidad, de actividades económicas y de calidad de vida. Ésa responsabilidad es de todos”, concluye.