arico

A la parte de Las Eras de Arico le gustaría pertenecer a Fasnia

La alcaldesa, Elena Fumero, recuerda que ya se hizo el proyecto de urbanización y el jueves se explicarán las cuantías tan elevadas que deberán pagar cada comunero

Las Eras es un núcleo costero que está dividido por el barranco del mismo nombre y que delimita los municipios de Fasnia y Arico desde 1795. Desde mediado del siglo pasado comenzó el asentamiento poblacional a base de autoconstrucción, con la diferencia que la parte fasniera está recepcionada por el Ayuntamiento y la de Arico no. No es nuevo, pero en los últimos días, ha vuelto a crecer la demanda y el deseo en los que viven en la parte ariquera de pertenecer a Fasnia.

La alcaldesa de Arico, la nacionalista Elena Fumero, alega la falta de inversión en esa zona porque las tres calles de tierra que hay no son de titularidad municipal, aunque anuncia ahora que el proyecto de urbanización ya está terminado y este jueves será expuesto, junto al consejero insular de Política Territorial, Miguel Ángel Pérez, y el equipo técnico redactor, a los vecinos para hacerse saber “las cuantiosas cantidades” a las que tiene que hacer frente cada comunero por las obras de urbanización para que sean recepcionadas por el Ayuntamiento, cantidades que van desde 20.000 euros a 57.000 por vivienda.

El origen de Las Eras de Arico data de mediados del siglo XX, con el abandono y reconversión de una finca dedicada al cultivo del tomate, según recoge el historiador Octavio Rodríguez, que pasó a ser terreno para construcciones ilegales que con el paso del tiempo fueron legalizándose, reorganizándose en Fasnia a través del Ayuntamiento, y “abandona”, como dicen sus vecinos, las cuatro calles al sur del barranco, ya dentro del término municipal de Arico.

No es de extrañar que los vecinos ariqueros de Las Eras hagan su vida en la parte fasniera y quieran integrarse en ella. Apenas disponen de unas cuantas calles trazadas, donde son visibles los socavones llueva o no y sin ninguna instalación comunitaria de carácter social o deportiva, todo lo contrario que al otro lado del barranco -que en época estival y Semana Santa sirve de aparcamiento de las autocaravanas, pese al peligro que eso conlleva- Las Eras cuenta con todas sus calles asfaltadas y bien señaladas, alumbrado público que funciona, centro sociocultural, un plaza y una iglesia. Un barrio que crece, que cuenta con su asociación de vecinos, que hace fiestas singulares y que es el objeto del deseo de la olvidada parte de Arico.

TE PUEDE INTERESAR