GUÍA DE ISORA

El proyecto del puerto de Fonsalía lleva casi un cuarto de siglo encallado

El Gobierno canario ultima la respuesta al informe negativo del Estado para la construcción del puerto, cuyo coste supera los 200 millones. Se cumplen 24 años de las primeras reuniones

Costa de Fonsalía, en el municipio de Guía de Isora
Costa de Fonsalía, en el municipio de Guía de Isora. DA

El próximo año se cumplirá un cuarto de siglo desde que se celebraron las primeras reuniones técnicas para construir el gran puerto del suroeste de Tenerife, en Fonsalía. A fecha de hoy no se ha movido una piedra. El proyecto llamado a convertir la costa de Guía de Isora en la gran referencia en las conexiones marítimas entre Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro forma parte del listado de las obras malditas de la Isla. El puerto de Fonsalía sigue encallado en los despachos.

El último varapalo lo comunicaba el consejero regional de Obras Públicas, Pablo Rodríguez, el 29 de enero, al asegurar en el Parlamento de Canarias que el Gobierno central emitió a finales del año pasado un informe desfavorable, que es preceptivo y vinculante, sobre la solicitud de adscripción de dominio público terrestre. El consejero llegó a afirmar que este nuevo pronunciamiento del Estado devolvía el puerto de Fonsalía “a la casilla de salida”.

Desde entonces, Canarias prepara una respuesta ante la Dirección General de Costas que estará lista a finales de este mes. El pasado día 12, Fernando Clavijo aseguró en un pleno parlamentario que el Ejecutivo que preside “desmontará punto por punto” el informe negativo del Ministerio para la Transición Ecológica contra la construcción del puerto. El Gobierno de Canarias quiere que el puerto de Los Cristianos, que hoy presenta graves problemas de congestión marítima y terrestre, pase a ser de titularidad autonómica y que el de Fonsalía quede en manos del Estado.

RECOGIDA DE FIRMAS

Una de las voces más críticas con el retraso histórico del puerto isorano es la del diputado de ASG y presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo, que cuando conoció el informe contrario de Costas anunció el “inicio de un camino sin precedentes” y la recogida de firmas “para que todos los canarios se pronuncien y así nadie se esconda bajo unas siglas, y en Madrid digan una cosa y en Canarias la contraria”.

El PSOE niega que haya variado su postura y subraya que lo que verdaderamente hay detrás es la petición del Gobierno canario al Estado para que financie la construcción del puerto, cuya inversión supera los 200 millones de euros. El PP apunta que la ausencia de un informe medioambiental es lo que ha parado el pronunciamiento favorable del Estado, por lo que pide al Gobierno regional que trabaje para cambiar el sentido del informe. Nueva Canarias demanda que la obra “la haga quien la tenga que hacer” para facilitar la conectividad entre islas, y que Madrid y Canarias “dejen de jugar al ping-pong”. El único partido que no oculta su satisfacción con la paralización del proyecto es Podemos, que considera innecesario el muelle, por lo que celebra el informe negativo “que evita que se pueda destrozar un poco más el litoral”.

El alcalde de Guía de Isora, Pedro Martín, ha expresado en reiteradas ocasiones que ha llegado la hora de “desatascar” el proyecto. “O el Estado lo cede al Gobierno de Canarias por fin y arrancamos o lo hace la Administración central. Lo que no podemos es seguir de esta manera, sin nada”, manifestó en una reciente entrevista concedida a este periódico.

Desde la patronal de la construcción Fepeco se pide “valentía” a los políticos para defender infraestructuras como el puerto de Fonsalía y advierte de que se pueden analizar sus dimensiones, “pero nunca la posibilidad de no construirlo”.

Su presidente, Óscar Izquierdo, recuerda que desde 2010 ha habido “numerosos informes y contrainformes por ambas partes, pues el Gobierno central siempre se ha opuesto con argumentos que muchas veces parecen excusas” y el Ejecutivo regional “tratando de subsanar y contrarrestar el argumentario” del primero.